Colas en el servicio de licencias de la Gerencia de Urbanismo
Colas en el servicio de licencias de la Gerencia de Urbanismo - ABC
LICENCIAS

Los arquitectos de Córdoba denuncian el desalojo de Urbanismo en horario de consulta de licencias

La lluvia anegó la planta alta y obligó a los funcionarios a salir del edificio el pasado jueves

CÓRDOBAActualizado:

El Colegio de Arquitectos de Córdoba tiene una guerra abierta contra la Gerencia de Urbanismo por el «atasco» del servicio de licencias. Y la meteorología adversa de los últimos días no ha hecho sino agravar el problema: el jueves, los trabajadores de este organismo municipal tuvieron que ser desalojados «por encontrarse anegada la planta alta del inmueble por falta de estanqueidad de su cubierta», según exponen desde el colegio profesional en un comunicado. Esta circunstancia impidió «que se pudiera consultar a los técnicos en el horario establecido de dicho servicio».

Una «anécdota» que, a juicio de los arquitectos, «no hace más que agravar una situación que ya se hace más que insostenible». La situación denota «una falta de mantenimiento del edificio y sobre todo una deficiente gestión de recursos propios y previsión de nuevos recursos», asegura el Colegio de Arquitectos, que recuerda que «se ha ofrecido a colaborar con el Ayuntamiento para encontrar una solución que, entre otras medidas, pasa irremediablemente por aumentar la plantilla del servicio de licencias», que con su dinámica actual «está frenando la recuperación económica de nuestro municipio».

Es cierto que Urbanismo ha realizado recientemente contrataciones para este servicio. Sin embargo, este refuerzo es para el Colegio de Arquitectos «ridículo» y no basta para superar «el bloqueo que denuncian nuestros colegiados». Más allá de estas «tímidas medidas», reclaman «un plan de choque urgente». Los arquitectos denuncian que los días de apertura al público, «solo dos a la semana en franja horaria de dos horas», son «desbordantes» y generan colas interminables todas las semanas, «agolpándonos en un pasillo que ya nos es demasiado familiar». Todo ello dificulta, señalan, el cumplimiento de los plazos establecidos por la ley para la concesión de licencias.