El Expreso a su llegada a Córdoba, donde fue descubierto el crimen
El Expreso a su llegada a Córdoba, donde fue descubierto el crimen - ABC
EFEMÉRIDES

94 años el doble crimen del Expreso de Andalucía que fue descubierto en Córdoba

Dos oficiales de correos que viajaban en el tren correo fueron asesinados por tres atracadores

CÓRDOBAActualizado:

Fue uno de los crímenes más sonados de la época. El 11 de abril de 1924, dos oficiales de correos, Santos Lozano León, de 45 años, y Ángel Ors Pérez, de 30, que viajaban en el Expreso de Andalucía fueron brutalmente asesinados por una banda de atracadores. Su objetivo, toda la correspondencia privilegiada, certificados y pliegos de valores que transportaba el convoy para las capitales andaluzas y norte de África, así como despachos precintados del extranjero llegados de la frontera francesa, vía Hendaya, con destino a Gibraltar y Tánger: en total, más de un millón de pesetas. Los cadáveres fueron descubiertos en la estación de Córdoba.

Reconstrucción de la muerte por garrote de los autores del crimen
Reconstrucción de la muerte por garrote de los autores del crimen- ABC

Los tres asesinos planificaron con detalle el asalto. José Sánchez Navarrete, Antonio Teruel López y Francisco de Dios Piqueras se subieron al tren en la estación de Aranjuez, si bien no llevarían a cabo su plan hasta pasar Castillejo, camino de Alcázar de San Juan. Los criminales acabaron con las vidas de los oficiales sin contemplaciones: a Santos Lozano lo mataron a golpes, utilizando para ello unas tenazas de marchamar; a Ángel Ors, por su parte, le dispararon en el pecho. Antes de llegar a Alcázar de San Juan, saltarondel convoy con su botín. Desde allí, con la ayuda de otros cómplices, fueron a Madrid.

Los cuerpos fueron descubiertos cuando el Expreso de Andalucía llegó a la estación de Córdoba, donde se formó un gran revuelo (tal y como atestigua una imagen de la época publicada por ABC). La investigación llevada a cabo permitió localizar a los autores del delito. Antonio Teruel no llegó a ser detenido, ya que se pegó un tiro en la sien cuando detuvieron a su esposa, que colaboró en el plan. Los otros dos implicados fueron enjuiciados y sentenciados a pena de muerte por garrote vil.