Simpecado de la hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Priego de Córdoba el día de su salida
Simpecado de la hermandad de Nuestra Señora del Rocío de Priego de Córdoba el día de su salida - Javier Tarrias Fotografía
PASIÓN EN CÓRDOBA

El último camino del Simpecado de la hermandad del Rocío de Priego de Córdoba

Más de 130 peregrinos acompañan a esta filial rociera que este año se despide de su «querido Simpecado morado»

CórdobaActualizado:

El pasado lunes, día 3 de junio, la hermandad filial de Nuestra Señora del Rocío de Priego de Córdoba puso rumbo a la aldea almonteña en busca de los ojos de «su venerada Madre», la Virgen del Rocío. Tras la misa de romeros en la parroquia de Nuestra Señora de la Asunción, todo el pueblo prieguense rodeó la carreta del Simpecado morado con petaladas, cantos, vivas y la cariñosa despedida que cada año reciben de los niños de los colegios de la localidad. Este año, son 130 peregrinos y diez carriolas las que pusieron rumbo a La Puebla del Río (Sevilla), donde entre cantos y emoción de lo que está por llegar, hicieron noche.

Su camino continuó el martes por los arrozales hasta la venta El Cruce, camino que comparten con su hermandad madrina, Granada, con la que cada año se dan la bienvenida por la alegría de encontrarse una vez más. Esta tarde, el sesteo tuvo lugar en la cañada Los pájaros para, después, continuar hasta los pinos de Echerena, donde realizan la pernocta del martes.Ya entrados en el miércoles esta hermandad, continuó su camino parando sobre mediodía en el Vado del Quema donde realizan los bautizos rocieros a los nuevos peregrinos, le cantan a la Madre y dan gracias por poder vivir esos momentos especiales un año más.

Los hermanos de la hermandad de Priego celebran una misa en el camino R.P.
Los hermanos de la hermandad de Priego celebran una misa en el camino R.P.

Estos son momentos especiales que continuaron con la subida de los siete escalones ante la hermandad filial más antigua, la de Villamanrique de la Condesa. En el templo de la Magdalena, en esta localidad sevillana, realizan la presentación ante su Simpecado, sobre las 19.30 horas, finalizando con todos estos sentimientos el día en la Dehesa Boyal donde tras el rezo del santo rosario disfrutaron de su última noche de camino antes de llegar a la aldea. El jueves, los romeros de Priego despiertan con el Toque del Alba, celebran la eucaristía y comienzan a andar para llegar hasta la Raya. Su última parada será en Palacios donde comerán y descansarán antes del «último empujón».

A las 20.00 horas esta hermandad hará su entrada por el puente del Ajolí, «dando un gracias un año más por haber llegado hasta allí» y disfrutar de esta «santa devoción junto a la Virgen del Rocío». Especial, aún más si cabe este año, debido a que será el último camino para su querido simpecado Morado que, tras 30 años quedará expuesto en la parroquia donde tiene su sede la hermandad dando paso a un nuevo que está ya confeccionándose. Por otro lado, esta hermandad cordobesa que ha crecido en número de hermanos y peregrinos en los últimos años, «es testimonio del amor hacia la patrona de Almonte y hacia su Hijo, el Pastorcito Divino».