El músico Pablo Martínez, a la derecha
El músico Pablo Martínez, a la derecha - ABC
ENTREVISTA

Pablo Martínez: «Compongo en el piano y de vez en cuando coloco una estampita del titular, que siempre ayuda»

El joven compositor cordobés verá cómo la Orquesta de Córdoba estrenará su última marcha procesional, «La Expiración»

CÓRDOBAActualizado:

El compositor cordobés Pablo Martínez Recio está viviendo, como suele decirse, un sueño. La Semana Santa de Córdoba 2018 la recordará toda la vida, pues en esta Cuaresma habrá visto cómo su tercera y última marcha procesional, «La Expiración», verá la luz en el Concierto a cargo de la Orquesta de Córdoba. Como hermano de la cofradía, que cumple el centenario refundacional y como músico, todo ha salido rodado y, como dice el propio autor, «para mí es un orgullo, estoy muy contento de que la orquesta de nuestra ciudad interprete una marcha mía», al tiempo que señala que le ha dado «la posibilidad de hacer mi primera instrumentación para orquesta».

Buen momento para mirar atrás y ver quién es Pablo Martínez Recio. Como compositor empezó en 2014, debido, como él dice, a dos factores: «Aunque ya tocaba el clarinete en el conservatorio, empecé a tocar el piano. Además comencé los estudios de armonía y composición en el conservatorio. Todo ello despertó mi inquietud y me llevó a componer mi primera marcha, «Aires de Esperanza».

Actualmente cuenta con tres marchas procesionales dedicadas a hermandades cordobesas. Pero, ¿dónde encuentra la inspiración? «Normalmente cuando empiezo a componer una marcha para una hermandad, busco más información sobre la misma que me pueda ayudar a entender en mayor medida el carácter y el estilo de la hermandad». Añade que «compongo en el piano y de vez en cuando coloco una estampita del titular, que siempre ayuda». Todo, insiste, «influye en la obra, tu estado anímico o incluso tu relación familiar».

Para llegar a este punto no olvida a sus referentes: «La verdad que es un privilegio tener cerca a grandes compositores y grandes personas como son Alfonso Lozano o Rafael Wals». Señala que «me han ayudado mucho y me han guiado para llegar al día de hoy, y se lo agradezco de corazón».