Jesús León, el domingo en un palco vacío de políticos
Jesús León, el domingo en un palco vacío de políticos - Valerio Merino
CRISIS

Córdoba CF | Los políticos también vacían el palco, Jesús León se queda solo

Ningún alcaldable acudió al partido del domingo por los impagos y el descenso del equipo

CórdobaActualizado:

Jesús León se ha quedado solo. Está clarísimo en términos sociales. La afición protestó el domingo con una concentración previa al partido ante el Nástic de Tarragona, pero sobre todo lo hizo de la forma más cruel: el desprecio por su gestión vaciando casi por completo el estadio El Arcángel. Empieza a vislumbrarse también un paso atrás en los políticos cordobeses. Los representantes de los partidos de la ciudad dejaron al presidente del Córdoba huérfano en el palco de autoridades en el partido, primero después de consumarse el descenso a Segunda B y en plena campaña electoral.

El palco de autoridades del estadio era imán hace un año. Ahora se ha convertido en un desierto. Con las caretas retiradas, la situación se ha vuelto insostenible y el ambiente irrespirable. Ninguno de los políticos habituales y, por supuesto, ninguno de los seis candidatos a la Alcaldía de Córdoba de los grandes partidos acudió el domingo al palco de autoridades del estadio. Una zona VIP que estuvo tan vacía como la grada. Quizás más.

La alcaldesa de Córdoba, Isabel Ambrosio (PSOE), no apareció el día después del descenso blanquiverde a Segunda B. Lejos quedan las imágenes junto al presidente del Córdoba para celebrar la salvación tras una remontada espectacular el año pasado.

Más llamativa aún fue la ausencia del primer teniente alcalde de Córdoba, Pedro García (IU), fiel abonado cordobesista y siempre muy vinculado a los círculos peñísticos del club. Prometió que iría siempre a su localidad en la grada en la etapa de Carlos González, tras un encontronazo, pero volvió al palco con la llegada de León, al que le une una estrecha amistad. Sin embargo, el domingo, tras el descenso, tampoco apareció por el palco. La candidata de Podemos, Cristina Pedrajas, no dio señales por la zona noble, a pesar de ser novata en la batalla por la Alcaldía.

En los sillones presidenciales tampoco apareció el candidato del PP, José María Bellido, un clásico del palco en la última década. En el bloque de la derecha tampoco compareció Isabel Albás, alcaldable por Ciudadanos. Al final, todos cumplieron la petición de Vox hace unas semanas, cuando solicitó al gobierno municipal que «suspenda las relaciones institucionales con el Córdoba» hasta que el club se pusiese «al día de los pagos» con sus trabajadores para evitar convertirse en «cómplices» de la situación.

La crisis deportiva, con el descenso a Segunda B; las dudas económicas que se ciernen sobre el presente y el futuro del club, con varias nóminas impagadas a todos los trabajadores; y el distanciamiento social, con la afición en plena fase de protesta y alejamiento por la nefasta gestión de León; han calado en los políticos de la ciudad, que también empiezan a dejar solo al presidente.

La imagen de un palco vacío de cargos públicos de primer nivel es la segunda escenificación del distanciamiento que también se está produciendo entre León y los políticos. La primera llegó hace unas semanas cuando este periódico solicitó varios ediles su opinión sobre los impagos y afearon de forma tibia esa conducta al empresario de Montoro. Ahora, los hechos son más contundentes.

El más duro entonces fue García. El presidente de Urbanismo señaló que le parecía «impresentable» que los trabajadores del club no cobrasen sus salarios. La alcaldesa, previamente, había afeado a León que «a trabajo hecho, trabajo remunerado», en un claro bofetón a la situación blanquiverde.

Además, Bellido señaló que «me solidarizo con los trabajadores del Córdoba CF que están por encima de la solidaridad con la institución» por los impagos. En la misma línea, David Dorado, de Ciudadanos, apuntó que «no es normal que un club como el Córdoba esté en esta situación». Vox solicitó que se rompieran relaciones. Ayer no hubo ningún político en el palco.