El alcalde de Chipiona, Antonio Peña, segundo por la derecha, en el futuro Museo Rocío Jurado
El alcalde de Chipiona, Antonio Peña, segundo por la derecha, en el futuro Museo Rocío Jurado - FRANCIS JIMÉNEZ

Museo Rocío Jurado: La guerra familiar de los herederos llega al Ayuntamiento de Chipiona

El museo está construido, pero la falta de acuerdo con Rocío Carrasco impide su apertura

CHIPIONAActualizado:

El Museo Rocío Jurado en Chipiona no termina de arrancar por desavenencias entre los herederos de la cantante y el propio Ayuntamiento. Construido desde hace meses, discrepancias entre la familia -sobre todo con su hija Rocío- y el Ayuntamiento gaditano han impedido su apertura al público. Los últimos desencuentros han consistido en rectificar varios apartados del borrador del convenio que regulará su gestión. Para la corporación municipal era ilegal una serie de exigencias impuestas por la familia Jurado. Rocío Carrasco quería contratar ella misma el personal del futuro museo. Sin embargo, esto era una ilegalidad para el Ayuntamiento, ya que consideraba que había que hacerlo mediante una bolsa de trabajo. Al final Rocío Carrasco dio su conformidad.

Pero donde aún no hay acuerdo es en el tema económico. En el borrador del convenio se refleja que Rocío Carrasco cobraría 30.000 euros anuales más el 50 por ciento del precio de las entradas vendidas. Se escudaba en que esto es lo que se hacía en otros museos nacionales. Este corresponsal ha podido saber la opinión de los grupos políticos representados en el Ayuntamiento de Chipiona, como son el PP, PSOE e Izquierda Unida, cuyos portavoces están estudiando el convenio. Todos están de acuerdo en que el Ayuntamiento chipionero no puede asumir demasiados riesgos económicos en el caso de llevar la dirección del futuro museo. Nadie ve con buenos ojos endeudarse aún más y que el pago mayoritario de los beneficios de dicho museo fuera para los herederos.

En los próximos días las dudas sobre la apertura del museo se verán despejadas. El alcalde de Chipiona, Antonio Peña Izquierdo, manifestó a ABC que los grupos políticos tienen copia del convenio para su estudio y que este mes, una vez que se aprueben definitivamente los presupuestos municipales, abordarán el tema económico del Museo Rocío Jurado. La propia Rocío Carrasco garantizó a ABC que «jamás antepondría el dinero como condición» para la apertura del museo de su madre, ya que ella sería «la primera interesada en verlo abierto», aseguró.

Que el ambiente está tenso lo demuestra la presentación del cartel de la VII Semana Cultural Rocío Jurado, que se celebrará del 22 al 26 de agosto y la apertura de una mini exposición de Rocío Jurado, instalada en los salones del Castillo de Chipiona.

El calendario de actos a celebrar fue fijado previamente por la «mesa pro aniversario de la muerte de Rocío Jurado», compuesta por el Ayuntamiento de Chipiona, familiares de Rocío, Gloria, su hermana, el torero, José Ortega Cano, Gloria Camila y el presidente de la Asociación «Rocío Jurado la más grande», Manuel Jurado Domínguez, entre otros. En la misma se había programado que, con motivo de la VII Semana Cultural de este año, por ofrecimiento de José Ortega Cano y de la hermana de Rocío, Gloria Camila, montar una exposición en Chipiona.

En dicha exposición se mostrarían recuerdos de la cantante y el ajuar que posee el maestro de su matrimonio con Rocío, así como diversos objetos personales pertenecientes a Gloria. Muchos de ellos fueron traídos por el diestro desde su finca extremeña de «La Moheda».

Sin embargo, el problema surge cuando el Ayuntamiento de Chipiona comunica a la heredera universal de Rocío Jurado, su hija Rocío Carrasco, lo que pretende hacer con los objetos propiedad de Ortega Cano y de Gloria.

Nula relación

Dada la nula relación familiar de Rocío Carrasco con su familia, lo único que se le ocurre decir al Ayuntamiento es que será su hija la que elegirá los objetos que se deben poner en dicha mini-exposición. Además, mandará las fotografías de su gusto en un DVD y unos trajes de su madre, al parecer de los que iban a ser expuestos en el museo de Chipiona. En total, 24 fotografías y tres trajes de Rocío; uno de los años setenta, pieza de mucho valor. El Consistorio accede a ello y anula completamente el acuerdo previo de la mesa pro aniversario.

Como consecuencia de esto se crea un gran malestar en la familia de Rocío Jurado. Su hermana, Gloria Mohedano, a través de su marido José Antonio Rodríguez, comunicó a ABC el gran malestar de la familia por este desaire, especialmente el infringido a José Ortega Cano. También a la asociación cultural «RJ la más grande». Hasta hubo que cambiar el cartel anunciador del evento, que ya estaba preparado por otro más del gusto de Rocío Carrasco.

Por otro lado, Gloria Camila, hija de Rocío Jurado, lamentó que se hubiera actuado de esa manera por parte del Ayuntamiento de Chipiona, dando prioridad y voz a su hermana Rocío Carrasco. Recordó que ésta no ha querido saber nunca nada de los actos organizados en Chipiona en homenaje a su madre desde que murió hace diez años, ya que ni ha colaborado con los mismos ni ha asistido a ellos.