Imagen panorámica de la Bahía de Algeciras, con Gibraltar al fondo
Imagen panorámica de la Bahía de Algeciras, con Gibraltar al fondo - ABC
CONTENCIOSO

Gibraltar denuncia otro «incidente» con un buque de la Armada española

Sostiene que el patrullero «Tornado» intentó echar a dos buques comerciales pero que la Marina británica se lo impidió

GibraltarActualizado:

El Gobierno de Gibraltar denuncia que el patrullero de la Armada española «Tornado» ordenó a dos buques comerciales que estaban fondeados junto al Peñón que abandonaran esas aguas y desistió de su requerimiento tras encontrarse con unidades de la Marina británica, lo que le llevó a navegar para alejarse de esa zona.

Ocurrió el domingo por la noche. Según el Gobierno gibraltareño, el patrullero español ordenó a dos buques civiles que estaban fondeados en la zona oriental de la costa de Gibraltar que abandonaran esas aguas pero estos decidieron mantenerse en su posición después de que la Autoridad Portuaria de Gibraltar se pidiera.

Posteriormente, la Marina británica salió al encuentro del patrullero español que, según el diario 'The Gibraltar Chronicle', navegaba junto a la costa con sus armas descubiertas y con militares operándolas. Un portavoz del gobierno de Gibraltar ha calificado lo ocurrido como «juegos tontos» por parte de quienes «no aceptan la intachable soberanía británica en las aguas en torno a Gibraltar».

La GBC, la radiotelevisión pública de Gibraltar, ha indicado que fueron un escuadrón de la Marina Real, el «HMS Scimitar» y un bote inflable de casco rígido, los que siguieron al buque español, que se alejó lentamente según este medio.

Además, agrega que testigos presenciales han asegurado que los buques de guerra de la Marina británica tardaron más de media hora en llegar a la zona del supuesto incidente.

El diario gibraltareño ha difundido un audio que ha identificado como la conversación entre el buque de guerra español y los barcos civiles «Ivor Accord» y «Great Victor», en la que ha destacado que el patrullero español reprochó a los barcos británicos que estaban «violando la condición de pasaje inocente».