Recreación del nuevo Bibo poyectado por el cocinero Dani García para la playa de Valdevaqueros
Recreación del nuevo Bibo poyectado por el cocinero Dani García para la playa de Valdevaqueros - ABC
GASTRONOMÍA

La carrera de obstáculos de Dani García para abrir su «chiringuito» de lujo en Tarifa

El nuevo Bibo tiene dos denuncias de los ecologistas, pese a incluir un plan de reforestación y otro de conservación arqueológica

MarbellaActualizado:

Dani García tiene como reto abrir su nuevo restaurante Bibo Tarifa a primeros de junio, pero para ello está sorteando una dura carrera de obstáculos. Se trata de una inversión que el grupo empresarial que lleva su nombre hace por una «idea romántica» –como dice el cocinero–. Sin embargo, las zancadillas no paran de producirse, empezando porque el proyecto no es un restaurante simplemente, sino que por estar en un paraje del Parque Natural del Estrecho ha tenido que afrontar un proyecto complejo para conservar el lugar. Los primeros problemas surgieron en julio de 2018, cuando la promotora decidió alquilar un solar que estaba ocupado por un asentamiento ilegal de caravanas.

Según informa el Ayuntamiento, un operativo conjunto de agentes del Parque Natural, Policía Local y Guardia Civil procedió al desalojo, tras lo que se sellaron las entradas para evitar la vuelta de los ocupas.

Se pusieron grandes piedras en los accesos y los ecologistas comenzaron a sublevarse. Entonces se desarrolló un proyecto nada común para un chiringuito de playa. Los planes del nuevo restaurante hicieron catas de terreno y descubrieron la degradación del lugar.

Según los documentos a los que ha tenido acceso ABC, se hallaron restos de vertidos de las caravanas hasta 30 centímetros por debajo del suelo, no había vida en el río que discurre por la zona y se detectó que habían desaparecido una gran parte de las especies de lugar.

Antes de comenzar las obras, la constructora que va a hacer el restaurante tuvo que desarrollar un plan de reforestación e incursión de especies autóctonas protegidas. El Parque Natural exigía recuperar el paraje para poder hacer Bibo Tarifa.

Con este plan desarrollado, que también incluye un aula de la naturaleza en el mismo local del chiringuito para poner en valor las especies que hay en esta parte de Andalucía. Las primeras zanjas para los tubos de agua y electricidad descubrieron unos pequeños resto cerámicos que deberán ser conservados. La constructora está supervisada por una arqueóloga, que ha diseñado un plan de acción para los restos que hay fuera de las obras. El Grupo Dani García se ha tenido que comprometer a conservar unas tumbas a 100 metros del restaurante y unas salinas a unos 300 metros de distancia.

El restaurante también incluye un aparcamiento para 400 coches, que debe cumplir con toda la normativa del Parque Natural del Estrecho y también una escuela de deportes náuticos, que irá adyacente a Bibo Tarifa, que es un restaurante totalmente desmontable, ya que no puede haber estructuras fijas en la zona por exigencia de Medio Ambiente. Es la misma tipología de los dos chiringuitos que hay próximos en la zona.

Pese a ello, la obra tiene dos denuncias en Fiscalía. Una es por los restos arqueológicos de la plataforma «Salvemos Valdevaqueros». La otra es sobre un tema urbanístico. El pasado 9 de abril el Seprona de la Guardia Civil estuvo sobre el terreno para hacer un informe sobre la afección de los restos aparecidos en la zanja.

«La obra cumple con todos los requisitos y es totalmente legal. Aquello era una zona degradada y con problemas medioambientales que se van a solucionar», explica a ABC Francisco Ruiz, alcalde de Tarifa, que añade que el restaurante tiene los informes de aguas, Medio Ambiente, Cultura, Patrimonio o del propio Parque Natural «favorables».

Aún así, la plataforma ecologista defiende que el paraje se quede como está y enarbola presuntas irregularidades en la zona, pidiendo incluso medidas cautelares contra las obras. «Soy el primero que si hay algo mal lo para. Si se hace algo ilegal seré el que pida que se pare todo el proyecto», apunta Dani García, que reseña que tienen otros proyectos pendientes en los que se podrían volcar como Bibo Londres, donde se prepara un próximo desembarco.