COFRADÍAS

Una restauración muy esperada

La imagen del Cristo de Expiración se va a retirar del culto y los trabajos para su recuperación comenzarán a principios de septiembre

CÁDIZActualizado:

La cofradía de la Expiración ha comenzado a dar los primeros pasos tras la autorización del obispado de Cádiz para restaurar la imagen del Cristo. Este permiso llegaba recientemente, días después de que la hermandad presentara toda la documentación que se requiere.

La noticia de la autorización ha sido muy bien recibida por toda la junta de gobierno de la corporación. Elisa Montero, hermana mayor de la cofradía del Viernes Santo explica que «estamos muy contentos porque nosotros presentamos los papeles y todo esto se aprobó en julio por patrimonio. Está todo bien. Además al ser Pilar Morillo y Álvaro Domínguez los restauradores pues ya los conocen y saben cómo trabajan». La máxima responsable de la hermandad afirma además que «La junta de gobierno tiene muchísima ilusión en esto porque estábamos deseando que llegara y sobre todo que el Cristo pudiera salir ya restaurado el año del aniversario ya que en 2019 cumplimos 75 años».

Como se recordará, los trámites previos a esta restauración se iniciaron a finales de 2016 cuando los hermanos decidieron respaldar la propuesta para recuperar la imagen. Desde entonces, la corporación se ha centrado entre otras cosas en obtener al menos el 50% del importe del coste del trabajo ya que una de las mayores preocupaciones de la hermandad era disponer de fondos para poder hacer frente a esta restauración. «La verdad es que desde los años 90 ya se estaba hablando la restauración del Cristo. Lo que sucedía es que teníamos el problema de que la cofradía no era propietaria del Cristo sino que lo reclamaban de San Lorenzo porque en un principio estaba allí y la cofradía se fundó allí», comenta Montero.

Fue en el año 1997 cuando se decidió que la cofradía era propietaria del Cristo de Expiración pero se pactó que se realizara uno a cambio para San Lorenzo. Esta imagen se entregó a la parroquia de la calle Sagasta en el año 2002. «Todas estas circunstancias han retrasado el momento de la restauración que es algo de lo que siempre se ha hablado, incluso se le ha hecho un estudio en Sevilla hace tiempo... pero es ahora cuando por fin se va a poder realizar», afirma la máxima responsable de la cofradía gaditana. Tras el proyecto previo elaborado por los restauradores se ha analizado el estado de la talla. La intervención de la imagen será externamente. «La pátina, los repintes, los ensambles de los brazos hay que reforzarlos, es un Cristo del siglo XVIII que no se ha restaurado nunca, se le ha repintado sangre y también la verdad es que por año se le ve más oscuro de las velas de la suciedad que va cogiendo» afirma Elisa Montero.

Los trabajos de restauración van a durar unos cuatro meses en los que el Cristo estará en el taller de Pilar Morillo. Para esto se seguirá el proceso habitual en estos casos y la imagen irá correctamente protegida desde Santa Catalina. Para despedir al Cristo la hermandad celebrará una misa y un besapié. La cruz también se va a restaurar pero será de forma independiente. «La imagen del Cristo ya restaurado será sin duda el gran estreno del próximo Viernes Santo», indica Montero.

75 años de hermandad

La cofradía afronta en 2019 su 75 aniversario. Ante esta efemérides ya se ha creado una comisión. La hermandad quiere contar con todos los hermanos, jóvenes y mayores. Asimismo se va a editar un libro cuyo autor es Miguel García Díaz en el que se narrará la historia. «Sobre los actos previstos estamos trabajando para presentarlos en enero. Queremos la participación de todos para que conozcan la historia... haremos algún acto cultural, también algunos de formación y otros más cofrades.