COFRADÍAS

El año de la recuperación

La cofradía del Perdón ha conseguido equilibrar sus cuentas en la mitad del tiempo previsto gracias al apoyo y respaldo de los hermanos

Actualizado:

La recuperación económica de la cofradía del Perdón ya es una realidad. Ha pasado poco más de un año desde la llegada de la junta de gobierno de Manuel Garrido y desde entonces hasta ahora la situación de la corporación ha cambiado notablemente.

El trabajo de los responsables de la cofradía y de todos los hermanos ha hecho posible que se cumpla uno de los objetivos más importantes que era saldar la deuda económica que estaba en torno a unos 12.000 euros. Para ello se solicitó una cuota extraordinaria a los hermanos durante dos años, un tiempo que finalmente se ha reducido ya que se ha cumplido el objetivo en menos tiempo gracias a otras iniciativas. «Teníamos claro que no podíamos dejar el día a día de la cofradía. La bolsa de caridad no se ha tocado por supuesto aunque sí es verdad que algunos proyectos se han dejado en ‘stand by’ ya que teníamos que afrontar los gastos de la salida y los corrientes y gracias a la cuota voluntaria y al trabajo de otros muchos pues hemos conseguido quitar esa deuda. Además no nos ha salido ningún imprevisto. No queríamos deberle nada a nadie, por eso todos los empeños se han centrado en la reducción de esa deuda», explica Manuel Garrido, hermano mayor del Perdón. Superar este escollo económico ha demostrado además que la del Perdón es una cofradía en la que no existen fisuras internas. «Desde un principio dije que lo que más me preocupaba era la unión. Tengo un grupo humano buenísimo de muchos hermanos que acuden cuando se les necesitan y de los devotos que están muy comprometidos. Todos ellos acudieron a este llamamiento y sin esta gente esta recuperación económica no habría sido posible», comenta Garrido.

Compromiso y esfuerzo han sido claves para remontar la delicada situación en la que estaba la corporación de la Madrugada. «Aquí ha sido todo a base de trabajo, vender lotería, calendarios... y por supuesto las cuotas voluntarias que además y pese a que ya se ha cubierto la deuda hay tres hermanos que me han comunicado que van a seguir aportando esa cuota el año que la tenían acordada y la verdad es que me siento muy orgulloso de mi gente».

La hermandad realizaba hace unos días el último pago que le quedaba y ahora ya ha recuperado la normalidad. «El tema del dinero era alarmante pero yo sé cómo trabaja nuestra gente y sé que cuando se pide ayuda la gente responde. De hecho es lo que ha pasado, que habíamos previsto que fueran dos años y ha sido en uno» afirma el responsable de la cofradía.

La actividad de la hermandad no para y en estos días mantiene sus campañas navideñas, de ropa, juguetes... pero también se mira al futuro más próximo con prudencia. «La idea es que hay que empezar proyectos pero no de envergadura sino que hay que actuar sobre varias cosas de mantenimiento de lo que tenemos que era la segunda fase prevista en nuestro programa. En cuanto pase Semana Santa tenemos que también ver las necesidades que hay. Pero siempre lo he dicho, el problema del dinero es trabajo aquí no queda otra que trabajar y que la gente se ilusione y vea que las cosas salen y se consiguen. Los proyectos que nos proponemos han sido realistas. Superamos el del palio, la casa de hermandad y ahora igual ha pasado con este. Ha sido un récord. Cuando esto pasa la gente se anima porque es una cosa que ve que se cumple».

Recorrido

Al margen de estos planes, la hermandad sigue a la espera de que se cierre su itinerario para la próxima Semana Santa. Técnicos de alumbrado y seguridad tienen que confirmar que es posible la retirada de algunos obstáculos en la calle José del Toro de forma que al terminar la Carrera Oficial en Novena el cortejo del Perdón pueda tomar por Valverde y recortar camino. «Estamos a la espera, hasta que no tengamos el informe no nos podemos sentar para cerrar el recorrido... En el momento en que los técnicos se pronuncien cerramos el recorrido tanto el Consejo como nosotros, que somos los primeros que estamos deseando poder acceder por ahí».