DÍA DE TODOS LOS SANTOS

La Palma conmemora el aniversario del maremoto

Por la mañana se bendecirán las aguas y se celebrará la misa de acción de gracias; la procesión de la Virgen saldrá a las 17.30 horas

CÁDIZActualizado:

Como cada 1 de noviembre la archicofradía de La Palma vive uno de los días más especiales del año con la conmemoración del maremoto de Lisboa de 1755 que se dejó sentir en Cádiz y que frenó por la intercesión de la titular de la corporación viñera. Para recordar este momento se bendecirán una vez más las aguas y por la tarde, si el tiempo lo permite, se celebrará la procesión por las calles del barrio.

Durante estos días previos se ha desarrollado la novena a la Virgen y asimismo ha tenido lugar el besamanos al que han acudido con nardos los alumnos del colegio María Milagrosa. También se presentaba el cartel que anuncia la festividad, una fotografía de Alejandro Sola Carrasco, y que presentó la hermana Palma María Rendón.

A las 8.30 de esta mañana de este Día de Todos los Santos comenzaba celebra la Eucaristía tras la que se inició el rezo del rosario cantado que ha llevado a toda la comitiva hasta la muralla de la Caleta para la bendición del mar por la calle Pericón de Cádiz.

Se cumplen 263 años de aquel 1 de noviembre de 1755 y desde entonces y de forma ininterrumpida se ha llevado a cabo esta bendición de las aguas ya que según las normas de la archicofradía es de obligado cumplimiento. El párroco de la Palma, delegado diocesano de las hermandades y director espiritual de la cofradía, Juan Enrique Sánchez, bendecirá las aguas acompañado por el hermano mayor, Francisco Javier Lucero, que portará el crucifijo. Con ellos estarán los hermanos y devotos. Uno de ellos llevará el estandarte. De esta forma se recordará aquel momento histórico que quedó recogido gracias a una crónica de la época redactada por el entonces secretario de la archicofradía de la Palma.

Según ese escrito, dos sacerdotes, Fray Bernardo de Cádiz y Francisco Macías salieron a la calle acompañados por varias personas. «Llegando ya casi a mojarse los pies, y dando el padre capellán Macías con la vara del Guión en el suelo, dijo en voz alta: «¡hasta aquí Madre mía!». Y sucedió el milagro y la Virgen de la Palma frenó el maremoto y lo que podía haber sido una enorme tragedia.

De regreso al templo viñero, a las 12.00 horas se celebrará la misa de acción de gracias y por la tarde a partir de las 17.30 horas está prevista la procesión de alabanzas de la Virgen de la Palma que irá en su paso exornado para la ocasión con nardos, rosas y gladiolos.

La banda de música Julián Cerdán de Sanlúcar acompañará a la Virgen en el siguiente itinerario: calle Virgen de la Palma, San Félix, Patrocinio, Rosa, Diego Arias, Encarnación, Torre, Rosa, Pastora, Plaza Pinto, Paco Alba, Paz, José Cubiles, Cristo de la Misericordia y Virgen de la Palma. La recogida está prevista sobre las 21.30 horas.

Arreglo del campanario

Al margen de esta celebración tan señalada la archicofradía anda inmersa en la recaudación de fondos para el campanario de la iglesia que se encuentra en mal estado. En este sentido ya se ha habilitado un número de cuenta y además la corporación cuenta con el respaldo municipal y ha mantenido encuentros con distintos representantes políticos. «La disposición de PSOE y PP es muy buena y la idea es que ellos que tienen más posibilidades, puedan hacer que entidades privadas conozcan el problema y les puedan presentar presupuesto y proyecto. Son unos 20.000 euros los que hacen falta», explica Francis Lucero, hermano mayor.

«A las campanas le entran todos los vientos y no ha tenido una buena conservación porque no hay una empresa que todos los años le haga un servicio de mantenimiento. La idea es empezar a conseguir el dinero y en cuanto veamos que coja ritmo de donación pues antes de cualquier movimiento haremos un cabildo para informar a los hermanos. Las vamos a mandar a Torredonjimeno y después de eso lo suyo es buscar un día emblemático para que vuelvan a sonar», indica el máximo responsable de la hermandad. En principio, si todo va bien, tardarán unos dos meses en arreglar un campanario histórico y que da vida al barrio de la Viña.