Nazareno
Nazareno - A. Vázquez
SEMANA SANTA EN CÁDIZ 2019

La nubes no empañan un gran Jueves Santo en Cádiz

Jornada marcada por la inestabilidad del tiempo pero que permite que todas las cofradías salgan a la calle | Solo Oración en el Huerto se retira antes

CádizActualizado:

Las previsiones no eran buenas. Para el Jueves Santo de Semana Santa de Cádiz 2019 los partes auguraban lluvias que, en un principio, impedirían salir a las hermandades de la jornada. Sin embargo, el día amaneció abierto y las esperanzas se multiplicaron. Oración en el Huerto tomaba la decisión de salir a la hora prevista y se vio respaldado por las demás, que no modificaban nada.

Sí lo hicieron Medinaceli, que salió media hora más tarde debido al desprendimiento de una cornisa en la calle San Juan de Dios (incluida en su itinerario) y la propia Oración en el Huerto, que una vez en Catedral se volvió a San Severiano tomando el Campo del Sur.

Un día, por tanto, atípico debido a las inclemencias meteorológicas que, sin embargo, se pudo saldar con éxito al atreverse a salir todas las cofradías a la calle a pesar del riesgo que conllevaba en determinados momentos de la tarde.

1234
  1. Oración en el Huerto

    F. Jiménez

    Contra todo pronóstico, la tarde se despejó para la salida de la primera de las hermandades del Jueves Santo. Oración en el Huerto, saliendo desde la iglesia de San Severiano, volvía a poner el foco cofrade en Extramuros, donde desde bien temprano aguardaban los primeros devotos la salida de una de las imágenes más imponentes, por la magnitud del misterio, de la Semana Santa de Cádiz.

    A la hora prevista (17.30h) se abrían por primera vez en la jornada las puertas de un templo para la salida de una Hermandad. Con un calor acuciante y el cielo totalmente despejado se plantó la Cruz de Guía en la calle para iniciar el recorrido de la cofradía. Especialmente llamativa resultó la salida del paso de misterio, que estrenaba el dorado del frontal del canasto y que iba acompañado de la agrupación musical San Juan, llegada desde Jerez. Sorprendió entre el público, para bien, que sonara La Saeta, una marcha que se vio interrumpida a la mitad para interpretar el himno y, al acabar la pieza, fueran retomados de nuevos los acordes de Serrat, con la correspondiente ovación del público congregado en San Severiano.

    La espera, una vez que el paso de misterio se dirigía al centro, fue notable hasta que salió la Virgen de Gracia y Esperanza, puesto que en un lugar tan estrecho era necesaria una complicada maniobra para situar a la Dolorosa a la altura de la puerta. En este caso era la banda de música de la Soledad (La Algaba, Sevilla) la que ponía los sones al paso de la Hermandad fundada en 1955, que comenzaba su recorrido con una pieza dedicada a Ella (Esperanza de Puertatierra) engarzada con Palomita de Triana. Dos marchas, por tanto, bien escogidas para deleitar a los devotos allí presentes.

    En el cortejo destacó, además de los nuevos ciriales que acompañaban al misterio, un grupo de una quincena de pequeños que, en las secciones de la Virgen, mostraban con sus sonrisas la felicidad por formar parte de la procesión, que tomó por primera vez en la historia el Callejón de los Negros para llegar a San Juan de Dios y dirigirse a Nueva.

    Sin embargo, con el paso de las horas el día se tornó en grisáceo y diferentes nubes amenazaron y descargaron agua cuando la Hermandad estaba a pocos minutos de llegar a Catedral, donde la Junta de Gobierno se reunió de urgencia y, ante el pesimismo de los partes meteorológicos y la lejanía del templo, decidió regresar a San Severiano directamente por el Campo del Sur para evitar males mayores.

  2. Afligidos

    F. Jiménez

    Afligidos estudiaba los partes y decidía finalmente hacer su estación penitencial. Por tercera vez esta Semana Santa San Lorenzo era centro de atención de una corporación que además celebra su 300 aniversario devocional.

    El cortejo se formó en el interior del templo con el orden acostumbrado. El director espiritual, Jesús García Cornejo dirigió unas palabras a los hermanos antes de la salida. Se trata de una hermandad con muchísimos detalles como se pudo comprobar una vez más este Jueves Santo. Como es tradicional la procesión de Afligidos la abrieron cuatro bocinas y tras ellas el muñidor. Numerosos niños formaron parte del cortejo vestidos de monaguillos. Pero cuenta además la corporación con detalles como los símbolos de la Pasión, la espada y el cirio escoltando al simpecado (como imagen de la Inmaculada) e incluso la presencia encarnada de las tres virtudes teologales: la Fe, la Esperanza y la Caridad.

    Tres virtudes teologales: Fe, la Esperanza y la Caridad.
    Tres virtudes teologales: Fe, la Esperanza y la Caridad.

    Con puntualidad exquisita salía a la calle Sagasta y bajo la atenta mirada del hermano mayor, Ramón Velázquez. Destacaba en el paso el paño de la Santa Mujer Verónica, pintado sobre lienzo de acrílico por Estanislao Mompó. El veterano capataz José Julio Reyeros daba las instrucciones para un instante muy complicado. Las dimensiones y peso de este misterio dificultaban la maniobra pero la cuadrilla la salvó con éxito.

    Sonó el himno nacional y posteriormente se ordenó la primera levantá. La gaditana banda Rosario interpretaba entonces ‘Requiem’ y en el giro con Hospital de Mujeres sonaría ‘La Amargura’. Le esperaban horas de recorrido por un novedoso itinerario ya que tomaría por Santo Cristo y Manzanares para llegar a la Carrera Oficial.

  3. El Nazareno

    Jueves Santo en Cádiz y Santa María espera como siempre a su Regidor Perpetuo. El barrio se preparaba desde primera hora de la mañana para recibir al Nazareno de Santa María. A pesar de las previsiones meteorológicas nadie perdía la esperanza de ver al 'Greñúo' y a su madre, María Santísima de los Dolores. En el templo se producía la tradicional visita de autoridades religiosas, civiles y militares. Era el día para estar con él. Allí la corporación hacía entrega de una m edalla de la Virgen niña al alcalde de la ciudad, José María González, una medalla para su hija Aurora que portaría por la tarde la Titular de esta cofradía. Además, la junta de gobierno donaba 75 rosas blancas para la Virgen con motivo del 75 aniversario de su bendición y puesta al culto.

    La cofradía del Nazareno estaba como las demás, pendiente de los partes meteorológicos de la tarde, y fue hacia las cinco y media de la tarde cuando comunicó que realizaría su estación penitencial a partir de la hora prevista, las 19.30 horas. Ya en esos momentos el fervor y la devoción habían tomado Santa María. Vecinos, fieles, turistas... todos mostraban máxima expectación porque querían vivir de cerca el que es uno de los momentos más importantes de nuestra Semana Santa. Dentro de la capilla la junta de gobierno recibía la visita del ministro Grande-Marlaska.

    Posteriormente se preparaban los penitentes del Señor y a las 19.30 horas se abrían las puertas. Salía el cortejo en el que se encontraban representantes políticos y de otras instituciones de la ciudad. Poco después se aproximaba el paso del Nazareno a la calle. El capataz Jorge Gómez daba las órdenes y la maniobra se realizaba sin problemas. Sonaba entonces ' Regidor Perpetuo' que interpretaba la banda Virgen de la Oliva y posteriormente 'A la gloria'. Así bajaba el Señor de Cádiz, entre los piropos que le brindaban sus vecinos. Ante la Casa Lasquetty la hermana de la cofradía Carmen Olmedo le dedicaba una especial saeta, la primera que le cantó cuando ella tenía apenas 18 años. Además fue muy emotiva ya que se la dedicó a su tío abuelo el Rvdo. Padre Sebastián Llanes, fallecido hace ahora un año.

    Tras el Nazareno iba la importante penitencia que siempre le acompaña y tras ella los penitentes que precedían a María Santísima de los Dolores. El palio se aproximaba a la salida y entonces aparecieron las primeras gotas de agua. Se abrieron algunos paraguas y en los rostros se palpó la preocupación ante la posibilidad de que fuera a más. Pero la hermandad decidió seguir, al menos hasta Catedral donde estudiaría de nuevo los partes. La Virgen superó excepcionalmente el dintel de la puerta. Su capataz Antonio Ramírez Durán daba las instrucciones visiblemente emocionado. Y a partir de ahí empezó a bajar su barrio, con cierta agilidad por si acaso volvía a llover pero a la vez meciéndose entre su gente.

    La saeta a la Virgen la cantaba el Momi de Cádiz, Jerónimo Raposo, otro cantaor criado en la Casa Lasquetty.

  4. Medinaceli

    Con media hora de retraso, debido al desprendimiento de una cornisa en la calle San Juan de Dios, se abrían las puertas de Santa Cruz para la salida de la Hermandad de Medinaceli, que ponía en la calle a los dos pasos a pesar de la presencia de nubes cargadas de agua que amenazaban en Cádiz.

    En torno a las 22:20h se plantaba la Cruz de Guía en la rampa de salida de la parroquia gaditana, recibiendo el penitente que la portaba todavía las últimas indicaciones de por donde transcurriría una procesión que no solo estuvo pendiente del cielo en Cádiz.

    Una vez desfilaron los penitentes y el cuerpo de acólitos llegaba el paso de misterio al dintel de la puerta. Un silencio absoluto reinaba en la zona y los más mayores del lugar rezaban el rosario junto al cortejo procesional. En pocos minutos, Jesús Cautivo y Rescatado ya bajaba la cuesta de Santa Cruz para adentrarse en su barrio. Mismo camino que tomaría la Virgen de la Trinidad, que salió sin complicaciones de un templo que todavía esperaba una salida más en la jornada, la única Hermandad que procesiona en la Madrugá gaditana.