Nuestra Señora de la Soledad, el pasado Sábado Santo
Nuestra Señora de la Soledad, el pasado Sábado Santo - F. JIMÉNEZ
COFRADÍAS

Habrá elecciones en Santo Entierro

El delegado episcopal de las hermandades, Juan Enrique Sánchez, admite solo la candidatura de Fernando Díaz

CÁDIZActualizado:

Vía libre para el cabildo de elecciones de la hermandad del Santo Entierro. Fernando Díaz será el único candidato en un proceso que se celebrará cuanto antes. Tras más de un mes de espera el delegado diocesano se ha pronunciado con respecto a este tema que había dejado a la hermandad en una compleja situación. Como se recordará, pasada la Semana Santa, el hermano mayor de la corporación Fernando Malines decidía adelantar el proceso electoral. En mayo Fernando Díaz, que ya se presentó al anterior cabildo, anunciaba su candidatura para estas elecciones previstas para el 29 de junio. Sin embargo, a mediados de ese mes el director espiritual de la cofradía y párroco de Santa Cruz, Rafael Fernández Aguilar, decidía tumbar no sólo la candidatura de Díaz sino también una última que se había presentado y que estaba encabezada por Damián Porquicho Sánchez y entre los que se encontraban algunos miembros de la última junta de Malines.

A partir de ese momento se paralizó el proceso que quedó en manos del secretariado diocesano encargado de estudiar la documentación presentada por ambas listas y valorar la situación para dar solución al problema. Transcurrido todo el mes de julio, la autoridad eclesiástica ya ha decidido y ha dado vía libre para que se celebre el cabildo de elecciones al que puede concurrir una única lista que justamente es la que lidera Fernando Díaz Riol. El elegado episcopal de las hermandades, Juan Enrique Sánchez Moreno, ha resuelto rechazar la candidatura de Porquicho puesto que ha comprobado que no aporta la documentación requerida para estos casos. Además, el propio candidato a hermano mayor no ha presentado la prueba de estar confirmado que es un requisito indispensable para este cargo. Por el contrario, Díaz Riol aporta toda la documentación que se exige tanto de él como de sus miembros de la junta de gobierno.

Ahora la junta de gobierno en funciones, que encabeza Malines, debe convocar a los hermanos al voto en un plazo máximo de cuarenta y cinco días y el director del secretariado diocesano tendrá que autorizar este cabildo con el que se conseguirá que la hermandad del Sábado Santo vuelva a la normalidad.