Muñoz, en la iglesia de San Francisco ante la Virgen de la Esperanza.
Muñoz, en la iglesia de San Francisco ante la Virgen de la Esperanza.
ENTREVISTA

«Se debe mirar más las imágenes que los pies de los cargadores»

Juan José Muñoz, nuevo capataz de la Virgen de la Esperanza afirma que «cofradías y cargadores deben ir de la mano y valorar el trabajo que realiza cada parte»

CÁDIZActualizado:

El gaditano Juan José Muñoz llevará este próximo Lunes Santo el martillo de la Virgen de la Esperanza del Nazareno del Amor. Tras varios años unido como hermano y cargador a la titular de la corporación franciscana, Muñoz acepta con compromiso y responsabilidad guiar a la cuadrilla. Este joven pero experimentado capataz aportará su entusiasmo y forma de trabajar al grupo humano que llevará el manto verde por las calles de Cádiz.

-Empieza una nueva etapa en la Esperanza del Amor, ¿cómo encara el reto?

-Muy ilusionado y más cuando no te lo esperas. Lo encaro como un regalo que te llega y conformas un grupo de capataces que van todos a una y especialmente uno de ellos que llegó a ser ya capataz de Ella y este año volverá.

-¿Cómo llega a la cofradía?

-Pues llego en el 2011 cuando me avisan para poder portarla, y ya después seguí con distintos capataces.

-A pesar de su juventud, tiene experiencia ya con el martillo... ¿con qué hermandades?

-Pues en el mundo del martillo llevo ocho años. Me inicié en la hermandad del Santo Ángel Custodio creando su primera cuadrilla de hermanos. Después con María Santísima de los Desamparados es mi cuarto año y también estuve al frente del Resucitado de San Francisco en la pasada Magna y como ayudante en el Santo Ángel y San Juan Bosco. En el mundo del pozo como nos gusta llamarlo llevo veinte años. He sacado muchas imágenes entre glorias y Semana Santa. En la actualidad cargo el Cristo del Amor del Río San Pedro, Cristo de la Salud de Cigarreras, Dolores del Nazareno y Victoria de Expiración. Y de Glorias cargo la Pastora de Trille, Domingo Savio de Salesianos, la Patrona, el Carmen… Además soy hermano de la Pastora, Nazareno del Amor, Jesús Caído, Nazareno y Expiración.

-Hablemos de estilo de carga... cómo ve el tema... ¿como irá la Esperanza del Nazareno Blanco?

-Pues el estilo que buscamos es la elegancia dentro del estilo de nuestra ciudad. Y sobre el tema de la carga creo que se debe mirar más las imágenes que los pies de los cargadores y eso incluye a todos los sectores cofrades.

-¿Qué le resulta más complicado, estar con el martillo o ser cargador?

-Es muchísimo más fácil ser cargador. Ser capataz es un disfrute diferente que se basa en que los titulares lleguen a la Iglesia igual que salen.

-Supongo que ya tendrá más o menos formada la cuadrilla... ¿qué cree que es fundamental para el grupo?

-Pues hemos realizado mediciones para conformar la cuadrilla y dejando de base a todo aquel hermano cargador que desee seguir que han sido muchos y ya después el grupo de trabajo nos hemos puesto a funcionar para suplir esas ciertas bajas que puedan producirse.

-Y cuál sería la cualidad más importante que debe tener un capataz?

-Pues según mi novata trayectoria es ser amigos de tus cargadores, ser uno más y que te respeten por el aprecio que te tienen. Aquel que no considere que tiene un grupo humano que no mire por tí, mal vamos.

-¿De quién ha aprendido o qué personas le han marcado en este campo?

-Pues de mis capataces de Victoria, José Antonio Moreno y Paco Melero. Son mis padres en este mundo.

-¿Cree que el mundo de la carga está en crisis? ¿Y el de las hermandades?

-Del mundo de la carga se está hablando mucho y nada bueno en muchos casos y hermandades y cargadores deben de ir de la mano y ambas partes valorar el trabajo del otro. Las hermandades en Cádiz viendo las que hay y la población de la ciudad no creo que estén en crisis, las hay con más o menos tirón pero todas tienes sus riquezas.

-Valora la Carrera Oficial, cómo la ves para vosotros, capataces, cargadores....

-Pues como cargador son muy sufridas las zonas de 4 de Diciembre, Valverde… ya depende del itinerario de cada hermandad. Como capataz, pues si no hay más remedio y ésta es la Carrera Oficial, hay que conformar junto con la fiscalía una llegada a la Carrera Oficial y una llegada a la iglesia que sea la más cómoda tanto como para sus hermanos de fila como para sus cargadores. Cómo yo vería la Carrera Oficial, pues empezaría en San Agustín, que cuenta con cinco puntos de llegada y eso evitaría que muchas de ellas se encontraran en el camino, y pondría palcos en la calle Nueva, plaza de San Juan de Dios y Catedral y la terminaría en la salida de Arquitecto Acero y ya ahí cada hermandad decidiría su vuelta correspondiente.

-¿Es muy distinto el palio a no llevarlo, como el caso de Desamparados?

-Por las dimensiones que tiene el palio, claramente, es más complicado y para eso se trabajan las cuadrillas… hay que hacerlo ambas por igual, porque cada una tiene su peculiaridad.

-Será su primera semana Santa como capataz de dos pasos...

-Sí en lo que la Semana Santa se refiere y si no tienes un grupo humano que te acompaña es prácticamente imposible, por lo que hay que darle las gracias tanto al de la Esperanza como al de Desamparados.

-Un deseo para esta próxima Semana Santa de 2019...

-Pues creo que como todo cofrade, que no llueva, tener una feliz estación de penitencia y también que la hermandad de Piedad solucione sus problemas y la veamos hacer estación de penitencia. Y por supuesto, además de la cofradía del Nazareno del Amor quiero acordarme especialmente de la hermandad de Jesús Caído, mi comisión del Martes Santo, ambas cuadrillas y mis ayudantes a los que les estoy muy agradecido: Ismael Barro, Luis Barba, Juan Carlos Alcedo, Antonio Rodríguez, Manuel Lanzarote, Juan Jesús Calvo.