COFRADÍAS

Compás de espera para Descendimiento

El Secretariado aún no ha respondido a la petición de la hermandad para el cambio de hora y los trámites se deben cerrar antes del 31 de octubre

CÁDIZActualizado:

La cofradía de Descendimiento sigue a la espera de la respuesta del Secretariado Diocesano que se tiene que pronunciar con respecto al cambio de hora de salida de la corporación.

Ya ha pasado un mes desde que se celebró el cabildo extraordinario en el que los hermanos decidieron por amplia mayoría respaldar la propuesta de la junta de gobierno y abandonar la Madrugada para pasar a la tarde del Viernes Santo que es cuando, históricamente, salía Descendimiento.

Antonio Macías, máximo responsable de la hermandad expone la situación actual de esta cofradía de negro. «Estamos esperando que el Secretariado dé el visto bueno a lo que se reflejó en el cabildo. Nosotros enviamos un documento y aún no hemos tenido respuesta alguna».

Tras este primer paso la corporación debe mandar la solicitud al Consejo de Hermandades que a su vez tiene que convocar una reunión con las cofradías del Viernes Santo para que de esta forma se decida el orden de la tarde.

El principal inconveniente para todos estos trámites es el tiempo. «El margen que tenemos es hasta el 31 de octubre para que se pueda hacer efectivo cualquier cambio. Por eso necesitamos una respuesta urgente», explica Macías.

Con respecto al lugar que ocuparía en la tarde, se tendrá que producir un acuerdo entre las implicadas: Siete Palabras, Expiración y Buena Muerte. Quizás Descendimiento podría ser la tercera en realizar su estación de penitencia en Catedral, justo delante de Buena Muerte, aunque sobre esta cuestión tendrán que debatir cuanto antes todas las partes.

De momento se han producido reacciones muy favorables favorables a este cambio horario de la hermandad de San Lorenzo. En este sentido Antonio Macías indica que «desde el principio mi sensación ha sido muy positiva por una decisión que se tomó en un cabildo con una elevada participación. Los comentarios que he recibido han sido muy favorables además que ya hemos salido por la tarde. Somos del Viernes pero las circunstancias nos llevaron a una Madrugada en la que hemos contribuido lo que hemos podido todo este tiempo».

Como ha asegurado el responsable de la corporación, la propuesta de pasar a la tarde no se ha planteado de forma aleatoria ni por un simple antojo, sino más bien desde la reflexión y un análisis meditado. «Que ha habido una sangría de hermanos desde el 2013 es evidente. Sin ir más lejos este año han sido 68 penitentes los que han salido, que son diez menos que en 2017 y en eso influye también la Carrera Oficial. Además tenemos claro que el público que va a haber por la tarde no es el mismo que por la noche».

Macías consideta además que el hecho de que los cortejos hayan disminuido de forma generalizada no es excusa para la situación particular de la cofradía. «Nosotros hemos perdido muchos hermanos en las filas y este año ha sido mucho peor. En una hermandad como la nuestra es más complicado por el rigor que tiene».

Por último, el hermano mayor incide en que Descendimiento debe mantener su ADN. «Quiero crecer en cantidad pero con calidad», indica Macías. Prueba de ello será la próxima salida procesional cuando los hermanos luzcan los espartos que van a acompañar a las túnicas. Un interesante cambio de imagen que ayudará a engrandecer a esta cofradía.