Nazareno de Santa María
Nazareno de Santa María
Cofradías

Comienza el Quinario en Santa María

La Función Principal se celebra el domingo a partir de las 12.00 horas

Actualizado:

Este martes a partir de las 19:30 horas comienza el Solemne Quinario en honor de Nuestro Padre Jesús Nazareno, Regidor Perpetuo y Medalla de Oro de Cádiz, que se desarrollará hasta el sábado día 10. Las Funciones estarán precedidas, además de por el rezo del Santo Rosario, por la Meditación, la Exposición del Santísimo Sacramento y el ejercicio del Quinario, con posterior adoración eucarística y bendición.

Siguiendo la tradición de ofrecer los principales Cultos de la Cofradía al Director Espiritual, ocupará la cátedra el M.Itre. Sr. D. Aquiles López Muñoz, Canónigo de la S.A.I. Catedral y Director Espiritual de la Hermandad.

Estas son las intenciones de este Quinario 2018:

1º Día - Martes 6 de marzo: por los hermanos y hermanas de la Cofradía.

Realizan ofrendas los Hermanos Cargadores y el Grupo Joven.

2º Día - Miércoles 7 de marzo: por los mayores y por las familias gaditanas afectadas por el paro y la pobreza.

Realizan ofrendas una representación del Centro de Día Botica y la Asociación Gaditana de Espina Bífida e Hidrocefalia.

3º Día - Jueves 8 de marzo: por los jóvenes y por la solidaridad.

Realizan ofrendas el Colegio San Miguel Arcángel de La Salle-Mirandilla y el CEIP Campo el Sur.

4º Día - Viernes 9 de marzo: por el Barrio de Santa María y por sus vecinos y vecinas.

Realizan ofrendas la Peña Flamenca La Perla de Cádiz, la Peña Original Paco Alba y la AVV Las Tres Torres.

5º Día - Sábado 10 de marzo: por las Reverendas Madres Concepcionistas, por los fieles y por el eterno descanso de los difuntos.

Ejercicio del Santo Vía Crucis Claustral

El domingo 11 de marzo a las 12:00 horas tendrá lugar la Función Principal de la Cofradía del Nazareno de Santa María, que predicará igualmente el M.Itre. Sr. D. Aquiles López Muñoz, impartiéndose al final de la misma la Bendición Papal, concedida a la corporación por la Santidad de Benedicto XV, por su Rescripto fechado en Roma junto a San Pedro, el día 5 de enero de 1921.