COFRADÍAS

Dos candidaturas se presentan al cabildo de elecciones de Piedad

El pregonero de este 2018, Juan Carlos Torrejón, y el bordador, Pedro Utrera, encabezan las dos listas de un proceso que se celebra el próximo día 26

CÁDIZActualizado:

Finalmente serán dos las propuestas para el próximo cabildo de eleccciones de la cofradía de Piedad. Juan Carlos Torrejón Belza y Pedro Utrera Mena lideran las candidaturas de un cabildo que salvo imprevisto se celebrará el próximo viernes 26 de octubre.

El pasado día 6 finalizaba el nuevo plazo de presentación de candidaturas en un proceso que como se recordará se paralizó a mediados de agosto. En esa ocasión algunos hermanos denunciaron que no se había realizado comunicación oficial sobre el cabildo electoral y el Secretariado Diocesano intervino con la suspensión del mismo y designó a Juan Carlos Romero como delegado para supervisar todo el proceso.

En los próximos días la autoridad eclesiástica deberá ratificar las dos listas que se han presentado para las elecciones. De un lado está Juan Carlos Torrejón, pregonero de la Semana Santa de este año y que ya fue hermano mayor de esta corporación entre 2001 y 2005. De otro lado está el reconocido bordador gaditano Pedro Utrera Mena que precisamente iba a ejecutar el bordado del palio de María Santísima de las Lágrimas, una labor que también se ha paralizado hasta que haya una nueva junta de gobierno.

Continuidad en Columna

La otra hermandad de Martes Santo que celebra cabildo de elecciones el mismo 26 de octubre es Columna aunque en este caso es una única lista la que se ha presentado. El hasta ahora vicehermano mayor, Jesús Farrujia encabeza la candidatura con un equipo en el que repiten muchos de los que ya se encuentran en la junta saliente, incluido el hasta ahora máximo responsable, Sergio Rodríguez que al haber agotado los ocho años no podía presentarse a la reelección. Se trata por tanto en este caso de una junta de gobierno continuista que sin duda mantendrá la acertada línea de trabajo con la que ha conseguido revitalizar la archicofradía justo cuando más lo necesitaba.