Milagros de Figuero: un Ribera del Duero que nace de cepas de 70 años

Milagros nace en La Horra, en la provincia de Burgos, y la añada 2010 supone su primera y maravillosa vez

Actualizado:

La inocencia de la primera vez, cuando no hay culpas y sí errores menores que permiten mantener la esencia del ser, la pureza de la vida por la que sientes tu crecer, y es un volver a empezar, un volver a nacer. Incluso más allá de la inocencia sería el candor, el olor de un vino que se elabora a partir de cepas de 70 años de vida que aportan tanto la ingenuidad de la vejez como toda su sabiduría, un fruto que es la tierra, naturaleza genuina que supone armonía de sabores en boca y en nariz aromas de fruta negra en su punto exacto de madurez, y notas balsámicas y especias, y una sensación de placer. Es la inocencia de la primera vez, cuando quizá tanta barrica nueva necesitaba de más tiempo en botella. O al revés. Sea este vino llamado Milagros, que de Figuero es, un cúmulo de sabores por crecer. Sedosidad, longitud, nobleza. Equilibrio en la boca y ansias de que encuentre la máxima finura que se merece tener. Milagros nace en La Horra, en la provincia de Burgos, y la añada 2010 supone su primera y maravillosa vez. Aún le queda. Hasta alcanzar el cielo al que próximo es.