Top

Viajar - Top

Las «puertas del infierno» más turísticas

Hay lugares con una leyenda oculta que atraen a miles de visitantes al año

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
Navegue usando los números

Castillo Houska, República Checa

A 47 kilómetros de Praga, una de las ciudades más bellas de Europa, se levanta el Castillo Houska, construido en la primera mitad del siglo XIII como centro administrativo desde el cual gestionar las extensas propiedades reales.

El castillo, uno de los mejor conservados de la época, incluye una capilla de arte gótico, una cámara con pinturas de finales del XIII y un salón del caballero. Lo que llama la atención del visitante es la carencia de algunas estancias que debería tener toda vivienda de la época como cocina o fortificaciones. La explicación viene con la leyenda. Cuentan que el Castillo Houska, y más específicamente la capilla, se construyó sobre un gran agujero en el suelo que es supuestamente una «puerta de entrada al infierno» del cual se dice es tan profundo que nadie podía ver el fondo.

La leyenda dice que cuando la construcción se inició todos los internos que fueron condenados a muerte se les ofreció un perdón si consentían bajar por la cuerda al agujero. Cuando la primera persona bajó comenzó a gritar y después de unos segundos cuando fue subido hasta la superficie parecía como si hubiera envejecido 30 años.

Chinoike Jigoku

Chinoike Jigoku- Fredrik Rubensson /Flickr

Beppu, en la isla de Kyushu en Japón, es el segundo lugar del mundo en cantidad de aguas termales después de Yellowstone en Estados Unidos. En esta zona se encuentran Los Nueve Infiernos de Japón, cada uno con sus propias características y colores gracias a los minerales de esas zonas. La mayoría en el área de Kannawa.

Conocidas sobre todo en Japón por la calidad de sus aguas termales, ricas en minerales, seguramente la fuente de agua que más atrae a los visitantes es Chinoike Jigoku. La llaman «El Infierno de Sangre» por su característico color rojizo y una temperatura de 78 grados centígrados. El color se produce por la gran cantidad de óxidos como el hierro, manganeso y aluminio.

Según la leyenda, los dioses hicieron que manara el agua caliente en Beppu para ayudar a un dios que cayó enfermo en la tierra.

Puerta de Plutón

No fue hace mucho tiempo cuando un grupo de arqueólogos descubrió en Turquía las ruinas de una «Puerta de Plutón» -considerado el dios del inframundo por la mitología greco-romana-, con lo que la puerta es una especie de camino al infierno. El sitio se encuentra en Hierápolis, declarada Patrimonio de la Humanidad y está cerca del famoso destino turístico de Pamukkale, en Anatolia.

La «Puerta de Plutón» estaba cerca de un templo dedicado a Apolo, y su asociación con la muerte creció debido a los peregrinos que visitan el lugar. Al parecer los propios investigadores pudieron presenciar las terribles consecuencias de adentrarse en la cueva al ser testigos de la muerte instantánea de algunas aves que trataron de acercarse a la entrada del sitio.

Monte Hekla

El Hekla es un estratovolcán situado al sur de Islandia, con una altura de 1.491 metros, siendo el más activo de la isla. Desde el año 874 se han sucedido 20 erupciones. En la Edad Media se consideraba que el Hekla era una de las puertas al infierno y se le llamaba «la prisión de Judas».

Los antiguos islandeses pensaban que la puerta a los infiernos se encontraba precisamente en Islandia creyendo que se accedía allí por las profundidades del monte Hekla. En la Saga de los Volsungos se decía que las almas de los condenados viajaban a través del cráter del volcán Hekla pasando al reino del demonio Surtur.

Monasterio de El Escorial

ElMonasterio de San Lorenzo de El Escorial es sin duda una joya arquitectónica mandada construir por Felipe II entre 1563 y 1584. En su interior alberga un complejo que incluye palacio real, basílica, panteón, biblioteca y un monasterio.

Sin embargo este conjunto monumental tiene su propia leyenda medieval que sostiene que el mismo diablo vivió en una cueva situada a los pies del Monte Abantos, justo los días entre la expulsión de las cortes celestiales y su destierro al infierno. En esos días, el ángel negro comenzó su andadura por toda la tierra donde creó siete puertas para acceder a las tinieblas. Una de ellas estaría en San Lorenzo de El Escorial.

Según algunos escritos el edificio tendría una geometría oculta sustentada por el cuadrado, el círculo y el triángulo con la intención de sellar «la puerta del diablo» con un edificio diseñado por Dios.

Volcán de Masaya

En Nicaragua, a 20 kilómetros de Managua, está el volcán en activo de Masaya, que los nativos consideraban una «entrada al infierno». En el siglo XVI los frailes españoles llegaron al lugar y bajaron hasta la propia fosa del volcán para ver la lava, y dado lo espectacular de ver un volcán activo, confirmaron las creencias nativas de que aquel lugar podría ser una entrada física hacia el infierno. Los frailes colocaron una enorme cruz al borde del cráter que años después permanece en el mismo lugar y es conocida como la Cruz de Bobadilla.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada
publicidad

comentarios