Diez museos militares imprescindibles en el mundo

Edificios y hangares con mucha historia que trasladan al visitante a otros tiempos

Actualizado:12345678910
  1. Múseo del Ejército de Toledo

    El Museo del Ejército de España, con actual sede en Toledo, es el resultado de la fusión de diversos museos militares creados a lo largo del siglo XIX y principios del XX. Su núcleo fundacional está constituido por el de Artillería e Ingenieros. El Museo se distribuye en dos edificios: el Alcázar y un edificio nuevo, que da acceso a todas las instalaciones. Ambos edificios forman externamente un solo conjunto arquitectónico.

    Cuenta con 21 salas, 8 de ellas históricas y 13 temáticas, y una sala más para exposiciones temporales. A través de sus fondos y discurso expositivo, se muestra la historia de España y se da a conocer las aportaciones militares al progreso intelectual, social, cultural y científico de España.

    El Museo del Ejército conserva en la actualidad más de 36.000 fondos, de carácter muy diverso, que se reparten entre su sede toledana y los depósitos realizados en otros museos militares, en unidades del Ejército de Tierra y en instituciones civiles. Conjuntos como los formados por la artillería medieval, renacentista y contemporánea, la armería de la Casa Ducal de Medinaceli, la colección de armas que recoge el proceso evolutivo de las armas blancas y de fuego portátiles, las banderas históricas, los uniformes, emblemas y condecoraciones o los soldados miniatura... y piezas singulares como la espada jineta de Ali-Atar, diversos objetos pertenecientes a Boabdil, último rey de Granada, o una tienda indo portuguesa, la llamada tienda de Carlos V.

  2. Museo de Aeronáutica y Astronáutica (Madrid)

    El Museo (Autovía A-5, kilómetro 10,800, Madrid) es un organismo del Servicio Histórico y Cultural del Ejército del Aire que tiene por finalidad la adquisición, conservación y exposición de los bienes que constituyen el Patrimonio Histórico de la Aeronáutica Española. Es un Museo de titularidad estatal y Gestionado por el Ministerio de Defensa.

    Ocupa una superficie de 66.938 metros cuadrados, repartidos en una zona de exposición exterior y siete hangares que albergan más de 140 aeronaves, así como uniformes, condecoraciones, motores, maquetas y otros fondos relacionados con la aviación.

    Entre los fondos del Museo destacan piezas únicas como el Villanova-Acedo, el aeroplano más antiguo que se conserva en España; el «Jesús del Gran Poder», con el que los capitanes Iglesias y Jiménez atravesaron el Atlántico Sur en 1929; el bombardero alemán Heinkel He 111 E-1 y un autogiro C-19, diseñado por Juan de la Cierva, que voló por primera vez en 1932.

    La zona exterior está dividida en siete plataformas donde se expone desde el gigantesco avión Stratotanker hasta el diminuto Airtruck, pasando por helicópteros, hidroaviones y reactores de combate.

  3. Museo de la Gran Guerra Patria, Moscú

    El Museo Nacional de Historia de la Gran Guerra Patriótica en Rusia es un memorial que conmemora los sacrificios de los pueblos de la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial. Está ubicado en el Monte Poklonnaya, uno de los puntos más altos de Moscú.

    El parque fue inaugurado a principios de los años sesenta. La construcción del museo en sí no comenzó hasta después de 1985, y la primera exposición se inauguró ocho años más tarde. La apertura total se llevó a cabo el 9 de mayo de 1995, coincidiendo con el 50 aniversario del Día de la Victoria de las fuerzas aliadas de la Segunda Guerra Mundial sobre las fuerzas alemanas.

    La sala de entrada principal del museo se llama el Salón de Comandantes, que conmemora a todos los líderes militares de alto rango a quienes se adjudicó la Orden de la Victoria. La planta baja está dominada por seis grandes panoramas que ilustran batallas clave durante el curso de la guerra. En el museo hay exposiciones únicas. Entre ellas se cuentan la aeronave U-2 y el mejor tanque de la Segunda Guerra Mundial, el T-34.

  4. Museo Imperial de la Guerra, Londres

    El Museo Imperial de la Guerra se encuentra distribuido en diversas instalaciones en Inglaterra, tres de ellas en Londres:

    La Sede principal del Imperial War Museum se encuentra situada en Londres y trata sobre todo de la Primera Guerra Mundial y en menor medida de la Segunda Guerra Mundial.

    El Museo Imperial de Guerra de Duxford, cerca de Cambridge, es un importante museo aeronáutico con dos colecciones distintas, una sobre los aviones estadounidenses y otra sobre los aviones británicos.

    El edificio de Mánchester es conocido como del norte, -Imperial War Museum North- está situado en Trafford y se abrió el 5 de julio de 2002 en un edificio singular diseñado por el arquitecto Daniel Libeskind.

    El buque de guerra HMS Belfast, fondeado en el Támesis delante de la Torre de Londres.

    Churchill War Rooms, situado en el interior del centro de mando de Winston Churchill durante la Segunda Guerra Mundial.

    El hospital de Bethlem en los Campos de St George, en 1828

    Algunas de las armas que pueden contemplarse son: P-51D Mustang; Carro de combate M4 Sherman; Cañón Mark II; Misil de crucero alemán V1.

  5. Museo de Historia Militar. Viena, Austria

    El Museo de Historia Militar ilumina la historia de la dinastía de los Habsburgo de finales del s. XVI, hasta el final de la monarquía en 1918, así como los años sucesivos, hasta 1945. El papel del ejército y el pasado militar en altamar son los puntos clave en los que se centra el museo.

    La especialidad del museo es la historia de la monarquía de los Habsburgo, hasta su caída en 1918. En una sala aparte, se encuentran el vehículo en el que el sucesor al trono Francisco Fernando y su esposa fueron asesinados a tiros en 1914, la guerrera ensangrentada del archiduque y el diván en el que murió. En la Sala de Francisco José se encuentran algunos efectos personales del káiser y su hijo, el príncipe heredero Rodolfo. El Príncipe Eugenio, María Teresa, así como las numerosas guerras en las que Austria participó cuentan con más salas dedicadas a ellos. Una parte central de la colección es la denominada «Marinesaal». Lo que muchos no saben: cuando Austria aún disponía de acceso al mar, fue durante más de 200 años una potencia naval significativa.

  6. Palacio Nacional de los Inválidos, París

    El Palacio Nacional de los Inválidos es un complejo arquitectónico situado en el séptimo distrito de París, cerca de la Escuela Militar. Creado originariamente como residencia real para soldados y militares franceses retirados, es especialmente conocido por albergar los restos mortales del emperador Napoleón.

    Originalmente fue un hogar de retiro para los veteranos del ejército, pero ahora contiene el Musée de l'Armée, así como el Musée des Plans-reliefs que contiene modelos a escala de las principales ciudades fortificadas de Francia y la cripta donde los restos de Napoleón Bonaparte fueron puestos a descansar, después de ser repatriados de la isla de Santa Helena en 1840.

  7. Museo Nacional de Aviación Naval, Florida

    El Museo Nacional de Aviación Naval es el museo de aviación naval más grande del mundo y uno de los museos más visitados del estado de la Florida. El visitante puede contemplar más de 150 aviones restaurados que representan a la Marina, el Cuerpo de Marines y la Guardia Costera. Estos aviones históricos se exhiben dentro del museo sobre 106.680 metros cuadrados de espacio de exhibición.

    En el Museo Nacional de Aviación Naval destaca la formación de Blue Angels A-4 Skyhawks, prestigioso cuerpo de pilotos de élite de la Armada americana. Citar también la réplica a tamaño natural de un portaaviones y de un dirigible de la II Guerra Mundial, el biplano Stearman que fue pilotado por el presidente George Bush y el simulador de vuelo MaxFlight 360° Simulator.

  8. Museo y Memorial Nacional de la Primera Guerra Mundial, Kansas City, Missouri

    El Museo y Monumento Nacional de la Primera Guerra Mundial es el único museo de Estados Unidos dedicado a compartir las historias de la Gran Guerra a través de los ojos de quienes la vivieron.

    Exhibiciones interactivas, películas de reflexión y testimonios de testigos oculares ayudan a guiar a los visitantes a través de una de las colecciones más grandes de artefactos de la Primera Guerra Mundial en el mundo.

    Desde los primeros disparos realizados en 1914 hasta los últimos intentos de paz en 1919, este galardonado museo ofrece una perspectiva global de «La guerra para acabar con todas las guerras».

  9. Museo Real de las Fuerzas Armadas e Historia Militar, Bruselas, Bélgica

    Ell Real Museo del Ejército y de Historia Militar de Bruselas, inaugurado en 1923, está dedicado al Ejército belga y a su historia desde 1700 con cientos de armas y armaduras, uniformes militares de diferentes épocas, condecoraciones, cuadros, miniaturas, esculturas, cañones, barcos, tanques, aviones militares y muchas representaciones interesantes como algunas escenas típicas de la II Guerra Mundial o cómo era la vida en las trincheras.

    Entre las muchas cosas que se pueden ver está el hangar de los aviones y el patio de los tanques. Es un museo gratuito, tanto la visita a las colecciones, exposiciones como a las salas.

  10. Museo Histórico Militar de Valencia

    El Museo Histórico Militar de Valencia se encuentra en el Cuartel de «San Juan Rivera», en pleno centro de Valencia. Con una superficie expositiva de 3.500 metros cuadrados, el Museo presenta la Historia Militar del Ejército Español, con especial dedicación a la antigua Región Militar Levante y Centro. Sus fondos se exponen a lo largo de 22 salas, 10 ubicadas en la planta baja y 12 en la planta superior. En ellas se muestran materiales pesados de las Armas y Cuerpos del Ejército, destacando como piezas más significativas un carro de desinfección de Sanidad del año 1923 y un carro de combate de fabricación rusa T-26-B. También se exponen municiones y equipos para mantenimiento de material de uso general o específico militar. Otras salas muestran armamento ligero y armas blancas, así como piezas de artillería y material de ingenieros. Una sala dedicada al Ejército y Valencia, cuya figura central es la maqueta del Palacio Real, destruido en el año 1810, muestra planos de proyectos de diversos acuartelamientos de la ciudad. Las salas más recientes están dedicadas a las Misiones de Paz, banderas y uniformes, militaria, maquetas y dioramas con la historia militar de Valencia. Destacan también las dedicadas a la Guerra Civil, Logística, Sanidad y personajes ilustres. El Museo está abierto al público general y la entrada es gratuita.