Un grupo de Cigarrons recorre las calles de Verín (Ourense) durante el «Domingo corredoiro»
Un grupo de Cigarrons recorre las calles de Verín (Ourense) durante el «Domingo corredoiro» - EFE/Brais Lorenzo

CARNAVALPueblos del norte de España donde vivir un carnaval ancestral

Una guía para conocer carnavales pequeños y tradicionales que conservan toda su pureza

Actualizado:

«Ni aunque te pelees, ni aunque te mates, los carnavales caen en domingo, lunes y martes». Este año, del 11 al 13 de febrero, son las fechas principales. El cristianismo «reubicó» en estos tres días del carnaval varios ritos paganos de otras fechas, como las fiestas romanas de las Saturnalia, Lupercalia y Matronalia. Y aquí están de nuevo otro año más. Modernos o antiguos, austeros o esplendorosos, algunos sensuales, algunos multitudinarios. Están llenos de originalidades y son todo un espectáculo. El carnaval auténtico es el de pequeños lugares donde sigue igual que hace siglos, colgando peleles de los balcones, saliendo personajes animalísticos con máscaras cargadas de simbolismo, visitando aldeas cercanas o celebrando extraños rituales. Son lugares que, pese a su poca población, o quizá por eso mismo, se han conservado en toda su pureza.

1. Orense

Un grupo de Pantallas, uno de los personajes más representativos del Carnaval gallego, recorren las calles de Xinzo de Limia durante el «Domingo Corredoiro»
Un grupo de Pantallas, uno de los personajes más representativos del Carnaval gallego, recorren las calles de Xinzo de Limia durante el «Domingo Corredoiro» - EFE/ Brais Lorenzo

El carnaval gallego, o entroido, tiene fama sobre todo en esta provincia, donde es también «fiesta» gastronómica con el cerdo como principal protagonista (la androlla). En Orense hay seis carnavales que tienen reconocimiento de Interés Turístico. Dos son de Interés Turístico Nacional: Xinzo de Limia (pantallas) y Verín (cigarróns) y cuatro de Interés Turístico en Galicia: Laza (peliqueiros), Viana do Bolo (boteiros), Folión de Manzaneda (mázcaras) y Maceda (felos).

[Las siete citas imprescindibles del Carnaval orensano]

Esta es la provincia que mayor número de Carnavales celebra y son los más antiguos de España. No hay aldea que no los tenga y se suele ir de unas a otras (destaca la reunión en Vilariño de Conso). Los días esenciales son del 10 a 13, aunque en algunos lugares comienzan antes. Otras citas de interés son las de Bande (troteiros), Buxan (folion), Celavente (Gigante), Mugares (labordeiros), Oimbra (quema de fachucos) o Sande (bonitas). El día principal es el domingo. En la vecina provincia de Lugo merece especial atención la localidad de Chantada, donde salen los volantes con espectaculares tocados de cintas, flores y muñecas que pueden llegar a pesar quince kilos. También suelen visitar las aldeas de alrededor.

2. León

Carnaval en Velilla de la Reina
Carnaval en Velilla de la Reina

Es la provincia que ha recuperado mayor número de carnavales, destacando tres que siempre se han celebrado.

En Alija del Infantado reciben el nombre de jurrus y van vestidos de blanco con cascabeles a la cintura, terroríficas máscaras y enormes tenazas de madera con las que van sujetando por los pies a la gente. Destaca la captura del gran jurru, que es quemado en la hoguera. Domingo, lunes y tarde del martes.

En Llamas de la Ribera salen los guirrios, con enormes abanicos sobre la cabeza que se abren y cierran al correr. Llevan tenazas y vejigas hinchadas de cerdo en las manos persiguiendo a las mujeres vestidas con el traje regional y con las que acaban bailando en la plaza.

En Velilla de la Reina es el domingo por la tarde cuando salen todos los personajes: vejigueros, guirrios, hombre de las tenazas, gomia, oso, máscara, gigantes, barrigones y pellejos. Luego se escenifica una parodia de corrida en la cual los guirrios-toros acometen a las mozas y las voltean por encima de ellos.

Otros carnavales parecidos son el berciano de Ponferrada (diaño y diaña) que recorre los pueblos, o los de Burbia (maranfallas), Riello (zafarronada) y Riaño (la vieja).

3. Asturias

Los Sidros de Valdesoto, en Asturias
Los Sidros de Valdesoto, en Asturias

Es región que fue muy rica en carnavales rurales. En algunos casos no se han cuidado lo suficiente. Destacan los sidros (guirrios) de Valdesoto, con sus espectaculares saltos que estaban casi desaparecidos, y que recuperó Pablo Canal en 2004; el domingo salen por las calles de Pola de Siero. En Rozaes (Villaviciosa) salen los mazcaraos con caretas el «domingo gordu».

4. Zamora

Carnaval en Villanueva de Valrojo
Carnaval en Villanueva de Valrojo - TURISMO DE CYL

Villanueva del Valrojo es el principal lugar zamorano donde reciben el nombre de marafones y persiguen a los chiquillos mientras hacen sonar los cencerros sujetos a la cintura. El domingo de Carnaval. Otros son el de Almeida de Sayago (la vaca bayona), el domingo y martes, o Pereruela (vaca antrueja), el domingo.

5. Cantabria

Carnaval en Polaciones
Carnaval en Polaciones

En Polaciones, los carnavales se prohibieron en 1939, aunque se siguieron haciendo hasta los años 50. En 1987 ya se celebraban de nuevo. Salen los zamarrones blancos y los negros. Se hacen sabaneos a las mozas salpicándolas de agua, se escenifican comparsas y se hace el salto sobre el zamárgano. Se pasa al sábado día 17. Otro lugar de interés es Piasca (campaneros) el domingo.

6. Huesca

Trangas del Carnaval de Bielsa
Trangas del Carnaval de Bielsa

En Bielsa salen unas veinte trangas con la cara embadurnada de betún, golpeando el suelo con varas y adornados con grandes cornamentas y esquilas, haciendo fuerte contraste con las madamas, los personajes femeninos. Muy característico es el amontato, que parecen dos personajes: caballo y vieja, cuando en realidad es uno solo. El domingo, el lunes y el martes. Parecidos son los de los pueblos cercanos de Gistaín, Plan, Broto y Torla.

Los Txatxos de Lantz
Los Txatxos de Lantz

En la pequeña localidad de Lantz tiene lugar uno de los carnavales más curiosos: el de Miel Otxin, gigante de más de tres metros al que se acaba quemando el último día. Junto a él participan el ziripot, representado por un joven embutido en un enorme saco de heno que aguanta las embestidas del zaldiko, o los txatxos que acompañan el cortejo con gritos y saltos. Todos ellos personajes pirenaicos. De domingo a martes.

En Alsasua, los momotxorros recorren las calles con sanguinolentas máscaras, cabezas adornadas con cuernos, el narru (pellejo) cubriendo su espalda, crines de caballo sobre la cara y brujas danzando a su alrededor; el martes es el día grande.

En Unanua, los mamuxarros visten con camiseta y pantalón largo blanco, cinto con cascabeles, careta metálica y un pañuelo sobre la cara para no ser reconocidos. En la mano, un largo palo para hacer correr a los chicos mientras buscan a las chicas a las que gastan bromas. El domingo de Carnaval. Otros lugares de carnavales rurales (casi siempre el domingo) son Aoiz (cascabolos y mascaritas), Goizueta (mozorros), Lesaka (zaku-zar) y Aranaz (mozorros).

8. Álava

Subida del Marquitos, en Zalduendo
Subida del Marquitos, en Zalduendo

En Zalduendo todo gira alrededor del Marquitos, muñeco que es paseado en carro y luego colocado en un palo frente a la iglesia para ser quemado en la tarde del domingo, tras hacerle un juicio. Otros personajes son la vieja (personaje doble), ovejas, oso, pastor, ceniceros y zampanzas. Otras citas interesantes son los de Salcedo (lantarón) y Agurain/Salvatierra (porrero y sorgiña).