Viajar

Un paseo por Triana

Triana es uno de los barrios con más solera de Sevilla, un lugar por el que es indispensable darse un paseo si uno viene a visitar la ciudad

El puente de Triana durante la Semana Santa
El puente de Triana durante la Semana Santa - Raúl Caro
ABC - @abcdesevilla Sevilla - Actualizado: Guardado en:

Sevilla es una ciudad de barrios, o más bien habría que decir una ciudad de ciudades, donde cada distrito presenta unas características diferenciales tan marcadas que a veces uno tiene la sensación de que ha salido de una Sevilla para meterse en otra, o incluso en otra Sevilla de otro tiempo. Y uno de los barrios con más solera, con más tradición, cuna de cantaores, flamencas, marineros, alfareros y toreros, es Triana, un lugar que no te puede faltar en tu guía para visitar la capital hispalense. Quizás aquí no veas los grandes monumentos del centro, pero sentirás la Sevilla de raíces.

Una breve reseña histórica

Los estudios señalan que Triana ya existía en la Edad Antigua, y los restos arqueológicos de la época del imperio romano así lo atestiguan. De hecho, algunas teorías señalan que su nombre, Triana, tiene su origen en el nombre del emperador romano nacido en Itálica Trajano. Era casi un arrabal separado del centro de la ciudad, que fue creciendo gracias a su posición estratégica junto al río y cerca del Aljarafe, ganando en vida cuando se construyó el primer puente durante el califato de Abu Yacub Yusuf, unos simples tablones de madera colocados sobre trece barcazas amarradas. Su tradición marinera la llevó a ser sede de la Universidad de Mareantes, de donde surgieron los primeros marineros que zarparon a las Américas. Son sólo algunos de los datos históricos más interesantes de este maravilloso barrio.

Triana en el pasado
Triana en el pasado

Puente de Triana, San Jacinto y Calle Betis

El Puente de Triana, llamado Puente de Isabel II, por haber sido construido hace 161 años durante su reinado, es una de las joyas de la ciudad. Es el puente más bonito de Sevilla, y el puente de hierro más antiguo conservado en España. Lugar típico para las fotos de los turistas y los enamorados, que lo han llevado a convertirse en ese icono que se va repitiendo por todas las ciudades en el cual las parejas dejan enclavados candados con sus iniciales.

La Calle Betis en fiestas
La Calle Betis en fiestas- Juan Flores

El puente termina en la intersección de las dos calles más famosas de Triana. Perpendicular al río tenemos la Calle Betis, una preciosa avenida con unas increíbles vistas al Guadalquivir y al centro de Sevilla, donde resulta una delicia sentarse al sol en algunos de sus bares para tomarse una cerveza, un vino y unas tapas. Si seguimos por el puente y nos adentramos en el corazón del barrio, nos encontraremos en la Calle San Jacinto, peatonal en su tramo principal, y donde encontramos la parte más comercial y algunos de los mejores bares del barrio.

Tesoros de Triana

Como ya hemos comentado, puede que no nos encontremos ningún gran monumento en el barrio de Triana, pero nos ofrecerá muchos tesoros y sorpresas ocultas en las que merece la pena detenerse un rato. Nada más entrar en el barrio nos encontramos con la Capillita del Carmen, patrona de los marineros, y obra del afamado arquitecto Aníbal González, autor de otras grandes obras sevillanas como la Plaza de España. Junto a se halla el Mercado de Triana, un lugar ideal para buscar productos frescos y de calidad típicos de la ciudad, para tomarse algo en algunos de sus bares, o disfrutar de auténtica cerveza sevillana artesanal.

Centro Cerámica Triana, el museo dedicado a la tradición alfarera del barrio
Centro Cerámica Triana, el museo dedicado a la tradición alfarera del barrio- Rocío Ruz

A su espalda, y a pie del Guadalquivir, nos encontramos con el Castillo de San Jorge, tristemente famoso por ser desde 1481 sede de la Santa Inquisición y prisión. Junto a él nos encontramos un estrecho callejón de 35 metros de largo, el Callejón de la Inquisición, por el que se conducía a los presos para ser juzgados y actualmente lugar de visita indispensable. Además tenemos el Centro Cerámica Triana, muestra de la larga tradición de alfareros del barrio que también podemos ver en la Calle Alfarería, donde podremos ver piezas de tradición propia que se convierten en un suvenir perfecto, lejos de lo más kitsch como delantales de flamenca o toros con sus banderillas.

El Paseo de la O, la Iglesia de Santa Ana, los tablaos flamencos… son muchas más las razones que podríamos dar aquí para convencerte de que vayas a pasar un día entero (como mínimo) en Triana. Pero lo mejor que puedes hacer es ponerte tus zapatos más cómodos, y ver y sentir por ti mismo por qué Triana es uno de los barrios más especiales de Sevilla.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios