Viajar - Lo último

Aprovecha el final del verano para viajar a Sevilla

Mientras que la mayoría de las ciudades ya van sacando las prendas de otoño, en Sevilla aún se puede disfrutar de temperaturas casi veraniegas en septiembre y octubre

En Sevilla el verano se extiende hasta octubre
En Sevilla el verano se extiende hasta octubre - ABC
ABC - @abcdesevilla Sevilla - Actualizado: Guardado en:

Uno de los motivos por los que la mayoría de la gente viaja en verano es porque suele tener aseguradas las buenas temperaturas, y que la lluvia no te va a arruinar las vacaciones. Pero si por trabajo u otras obligaciones no has podido salir a recorrer mundo todo lo que deseabas, sigues teniendo un destino en el que el verano se extiende más allá de lo normal y que incluso en octubre es capaz de ofrecer temperaturas casi veraniegas, o por lo menos primaverales. Se trata de Sevilla.

El verano más barato

Si las temperaturas no son de por sí un buen reclamo (de hecho es incluso mejor que en verano, donde las máximas pueden ser de infarto), quizás te llame la atención el precio, ya que en septiembre es mucho más barato viajar que en verano. La temporada alta se ha marchado y los precios de los hoteles y de los vuelos se reducen en algunos casos hasta la mitad. Otra ventaja de abandonar la temporada alta es que no tendrás que sufrir las oleadas interminables de turistas en los monumentos y restaurantes, si bien Sevilla, un destino cada vez más famoso en el mundo entero, acoge numerosos visitantes los 365 días del año.

La Bienal de Flamenco

Es otra de las ventajas que en este 2016 tendrás si decides venir a Sevilla en septiembre y octubre, y es que este año hay Bienal de Flamenco, un reclamo turístico que atrae a miles de personas, y una oportunidad inigualable para conocer este arte tan arraigado en la sangre de Sevilla que no se entiende el uno sin la otra. A los espectáculos en teatros se unen actuaciones callejeras, además de las famosas peñas y salas que ofrecen música y baile todo el año.

La playa y la montaña a tiro de piedra

Como ya hemos comentado, Sevilla en septiembre y octubre ofrece temperaturas casi veraniegas muchos días, y por eso puede apetecer un baño. La ciudad está a un tiro de piedra de algunas de las playas más bonitas de Cádiz y Huelva, y además también tiene cerca la montaña, con ríos, pozas y cascadas como las de San Nicolás del Puerto, un lugar ideal para pasar el día y hacer un picnic.

Monumentos y gastronomía

Y si todo esto no te convence, simplemente tienes que mirar dos de los reclamos más importantes que tenemos en Sevilla durante todo el año: los monumentos y la gastronomía, que también es un monumento de por sí. La Catedral de Sevilla es la catedral gótica más grande del mundo, y arropada como está por el Alcázar o la Plaza de España, convierten el centro histórico de la ciudad en uno de los más importantes del mundo entero. Y la gastronomía también tiene una gran relevancia internacional, con sus famosas tapas, el jamón, el salmorejo, el “pescaíto” frito, y un sinfín de platos que le hacen a uno la boca agua, y que se deben regar con los mejores vinos de la región, tintos, blancos o dulces. Además, dadas las excelentes temperaturas, muchas de las terrazas de verano siguen abiertas en estos meses para poder disfrutar de una copa al atardecer y al aire libre.

En definitiva, estamos seguros de que Sevilla se puede convertir en tu destino de vacaciones post-verano más deseado. Además, si has tenido que sufrir las miles de fotos de tus amigos y familiares disfrutando durante julio y agosto, imagina cómo te envidiarán cuando te vean paseando por las calles de Sevilla en pantalón corto mientras ellos empiezan a sufrir los primeros rigores del otoño.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios