Vista panorámica del Barrio de los Museos, en Viena
Vista panorámica del Barrio de los Museos, en Viena - Hertha Hurnaus/TURISMO DE AUSTRIA

Todo lo que debes saber para exprimir 48 horas en Viena

Secretos, pistas y lugares imprescindibles de la capital austriaca, una de las ciudades más bellas de Europa

Actualizado:

Día 1

9.30 horas. Antes de iniciar nuestra excursión de dos días por la capital austriaca conviene adquirir la Tarjeta Vienna PASS para aprovechar mejor nuestra estancia. Las atracciones que se pueden visitar con esta tarjeta incluyen los principales puntos de interés de la ciudad imperial, entre ellos el Palacio de Schönbrunn, el Palacio Imperial Hofburg y la Noria Gigante (Prater), destinos turísticos a los que se puede acceder con los autobuses Hop on Hop off, con la posibilidad de alternar libremente entre seis rutas diferentes con más de 50 paradas. La tarjeta se puede adquirir por internet, en las oficinas de información turística, en el aeropuerto y en muchos hoteles de la ciudad. El precio de la tarjeta Vienna PASS válida para 48 horas es 79 euros (adultos) y 39,50 euros (niños).

10.00. Barrio de los Museos (MuseumsQuartier Wien). Puedes pasar la mañana en este espléndido foco cultural vienés que se encuentra en el solar que ocupaban las antiguas caballerizas del Palacio Imperial Hofburg. Sus puntos de atracción más consolidados son el Museo Leopold, esencial para descubrir la obra de artistas como Klimt, Schiele o Kokoschka, y el Mumok o Museo de Arte Moderno, que exhibe una de las mayores colecciones de arte contemporáneo en Europa. Desde primeros de abril podemos disfrutar en la explanada del recinto del parque de esculturas MQ Amore. Durante toda la época estival habrá lecturas al aire libre, un festival de cine, conciertos de música clásica, sesiones de DJ y eventos especialmente ideados para niños y adolescentes.

14.00 Lunch en Glacis Beisl. En el corazón del Barrio de los Museos, MuseumsQuartier Wien. (Breitegasse, 4). Es la hora de comer y este es uno de los jardines y terrazas más hermosos de la ciudad con los clásicos platos de la cocina vienesa: goulash, tafelspitz, albondigas, salchichas... (www.glacisbeisl.info)

16.00 Catedral San Esteban y centro histórico. Regresamos al casco viejo de Viena donde se alza la torre sur de la catedral gótica de San Esteban, con 137 metros de altitud, llamada «Steffl». Cada piedra de este símbolo de Viena tiene su historia. Además de admirar esta imponente y maravillosa construcción podemos subir sus 343 peldaños hasta la atalaya del Steffl y disfrutar de la maravillosa vista; o subir en ascensor a la Pummerin, la campana más grande de Austria, en la torre norte. Luego lo mejor es perderse por las calles cercanas al templo para admirar, por ejemplo, la Columna de la Peste en Graben, la calle peatonal y comercial más famosa.

Cae la noche sobre la casa de Mozart, en Viena
Cae la noche sobre la casa de Mozart, en Viena- Mozarthaus Vienna Peters

17.00 Estamos en el corazón de la vieja Viena y hay que acercarse a la Casa de la Música en Seilerstätte 30, un lugar perfecto para sumergirse en la música clásica haciéndolo de manera interactiva: dirigiendo a la Filarmónica de Viena, que se pone a las órdenes de los directores de orquesta virtuales que visitan el museo, o subiendo por una escalera mágica que se convierte en un piano, cuyas teclas son unos peldaños sensibles al movimiento. Hay disponible una entrada combinada para visitar la Casa de la Música y la Mozarthaus Vienna (www.mozarthausvienna.at), en Domgasse, 5, el único piso conservado de Mozart en Viena.

19.30 Toca cena en el Tian Bistro am Spittelberg. En el revitalizado barrio de Biedermeier, muy cerca del Barrio de los Museos, abundan los bares, los cafés y los restaurantes, pero este local ha adquirido una gran popularidad por su agradable ambiente, su decoración en madera y, sobre todo, por su sorprendente y exquisita cocina vegetariana (www.tian-bistro.com)

22.00 Noche en Hotel Gran Ferdinand. Confortable hotel de cinco estrellas en la Ringstrasse (Schubertring 10-12), el famoso anillo vienés, un «museo al aire libre» que se extiende a lo largo de 5,6 kilómetros y que hoy completan los tranvías 1 y 2, combinando una gran variedad de estilos; desde el templo griego que sirvió de modelo para el Parlamento, al estilo nerorenacentista, visible en la Ópera de la Corte, la Universidad, la Bolsa o los dos Museos paralelos de la Plaza de María Teresa, pasando por el neobarroco del Burgtheater y el neogótico de la Iglesia Votiva o el imponente Ayuntamiento que recuerda a la Gran Place de Bruselas. (https://grandferdinand.com)

Día 2

Palacio de Schönbrunn
Palacio de Schönbrunn- © Österreich Werbung, Fotograf: Peter Burgstaller Einschränkung: und ATL Medienkooperationen

9.30 horas. horas Visita al Palacio de Schönbrunn. Con la línea de metro U4 o los tranvías 10 y 60 llegamos a este Versalles vienés, llamado así por ser la residencia de verano de la familia imperial. Se puede recorrer el interior con audio guías en español y pasear por sus jardines que cuentan con numerosas estatuas grecorromanas, la fuente de Neptuno y una glorieta donde se puede tener una gran panorámica del palacio. Este año, el Museo de Carruajes Imperiales, anexo al palacio, alberga una de las cuatro exposiciones que conmemoran el 300 aniversario del nacimiento de la emperatriz María Teresa I y estará abierta hasta el 29 de noviembre. Las otras tres están expuestas en el Museo del Mueble de Viena (www.hofmobiliendepot.at) y en los palacios de Schloss Hof (www.schlosshof.at) y Niederweiden, en Baja Austria.

12.30. De vuelta al caso viejo, subimos a la terraza del Palacio de Justicia. En el número 11 de Schmerlingplatz. Una visita menos conocida, pero sugerente por la magnífica vista que ofrece su terraza superior donde se encuentra el Justizcafe. Una panorámica que abarca desde los Bosques de Viena hasta el Hofburg. Este edificio de estilo neorenacentista de 1881 destaca también por su salón central con una imponente escalera. El acceso a este edificio es libre para cualquier persona, pero conviene avisar que existe un estricto control de seguridad en su entrada. Aunque dura unos minutos, merece la pena la espera.

14.00. Almuerzo en el restaurante Plachutta Gasthaus zur Oper. Se trata del nuevo local de la familia Plachutta, especialistas en el Tafelspitz, aunque el escalope vienés en el rey de todas las mesas de este céntrico restaurante. ¡Tierno y delicioso! En su interior, las «boiseries», de más de un siglo de antigüedad, guardan un ambiente encantador (www.plachutta.at)

Ópera de Viena
Ópera de Viena- © Österreich Werbung, Fotograf: Viennaslide Einschränkung: keine

16.00. La Ópera de Viena es, sin duda, uno de los destinos más atractivos de Viena. Todo el mundo sabe que atrae a miles de melómanos, pues su oferta diaria cambia más de trescientas veces al año, pero lo que la gente puede pensar es que las entradas para entrar en este lugar emblemático de la Ringstrasse son caras e inalcanzables para muchas personas. En el caso de la Ópera no es así, pues existen entradas a la venta para verla de pie entre 3 y 4 euros y existen 570 lugares en el edificio destinados para esta función. Este precio contrasta con los 150-200 euros que pueden costar las entradas delanteras o las del palco central que ocupaba el emperador Francisco José.

Casa de las Palmeras, en el jardín Burggarten
Casa de las Palmeras, en el jardín Burggarten- © Österreich Werbung, Fotograf: Peter Burgstaller Einschränkung: und ATL Medienkooperationen

17.30. Ruta por los parques y jardines. Imprescindible paseo por las zonas verdes de la avenida del Ring. El Burggarten, con sus estatuas dedicadas a Mozart y Francisco José y la casa de las Palmeras (Palmenhaus), que hoy alberga un Museo de Mariposas y un café restaurante lleno de gente joven; el Stadtpark, el más antiguo de todos, que luce el monumento más fotografiado de la capital, la figura dorada de Johann Strauss hijo, el «rey del vals»; y el Volksgarten, bellísimo en verano gracias a sus cientos de rosas, junto al Templo de Teseo y la estatua de la emperatriz Isabel, la popular Sissi, un conjunto hecho en mármol, de 2,50 metros de altura, que atrae a miles de admiradores.

19.30. Cena en el restaurante Salonplafond im MAK. El restaurante del MAK, Museo de Artes Aplicadas y Arte Contemporáneo, ha sido reformado completamente por el popular cocinero de la televisión alemana Tim Mälzer. Ambiente muy elegante y cocina selecta (www.salonplafond.wien)

22.00. Para finalizar el viaje, es una costumbre de la capital degustar alguna delicia dulce como la célebre torta Sacher o los Buchteln. Algunos sitios clásicos son el Pruckel, el Hawelka , el Central Bräunerhof, el Imperial y el Schwarzenberg. Sin olvidarnos del más famoso, el histórico Hotel Sacher, al igual que lo hicieron personajes tan importantes como Indira Gandhi, John F. Kennedy o la Reina Isabel II.