SAN PETERSBURGO

Rusia declara su amor hacia España en el cierre del Año Dual de Turismo

El Palacio de Peterhof acogió este fin de semana un gran espectáculo de música (con la participación del pianista Manolo Carrasco), fuegos artificiales y agua para clausurar los actos

La bandera española sobrevoló los jardines del Palacio de Peterhof durante el espectáculo que puso el broche final al Año Dual de Turismo de España y Rusia
La bandera española sobrevoló los jardines del Palacio de Peterhof durante el espectáculo que puso el broche final al Año Dual de Turismo de España y Rusia - VISIT RUSSIA ESPAÑA/RAÚL GARCÍA CUESTA

Bajo el nombre «Viaje al país de Don Quijote», Rusia regaló este fin de semana, en forma de espectáculo musical, fuegos artificiales y juegos de agua, una hermosa carta de amor hacia España como broche al Año Dual de Turismo. El escenario elegido fueron los jardines del Palacio de Peterhof, situado a unos 30 kilómetros de San Petersburgo, y que fue construido por Pedro I como residencia de verano, en 1710, a orillas del Báltico. En la actualidad, esta construcción es famosa por el número de fuentes que alberga, más de 170, que se ponen en funcionamiento el último fin de semana de mayo y que permanecen abiertas hasta el otoño, cuando llega el frío. Este año, sin embargo, como gesto hacia nuestro país, las autoridades rusas han querido que la apertura coincidiera con la clausura del Año Dual.

La inaguración de las fuentes va acompañada de un espectáculo que en esta ocasión fue dedicado exclusivamente a España. Bajo unas fuertes medidas de seguridad (en las que tomaron parte militares y agentes de policia), varios miles de personas pudieron disfrutar de un espectáculo teatralizado vistoso y cuidado, en el que se fundieron los colores nacionales de ambos países. A través de un recorrido por la diversidad cultural de nuestro país (con guiños a la zarzuela, la jota o las sevillanas, en el plano musical; a Velázquez, El Greco o Dalí, en la pintura; y a Cervantes, en la literatura; sin olvidar, por supuesto, los toros), el montaje invitaba al público a realizar un sugestivo y apasionado viaje a España.

Otro momento del espectáculo, en el que se hizo referencia a las corridas de toros
Otro momento del espectáculo, en el que se hizo referencia a las corridas de toros- EFE

Como si hubiera sido una premonición, el espectáculo comenzó con la llegada de un barco español a Peterhof, llevando como presente el sol de España. Quiza suene a tópico, pero dio la grata coincidencia de que este lució durante todo el evento, a pesar de que los pronósticos habian apuntado lluvia, muy habitual en la antigua capital de los zares (tan solo disfruta de 30 días de sol al año).

En el espectáculo, que contó con la participación de más de 1.500 personas, la aportación española estuvo representada por el pianista flamenco Manolo Carrasco, que estuvo acompañado por la violinista hispano-rusa Elena Mikhailova. Ambos artistas, y también como cierre del Año Dual, el día anterior ofrecieron otra velada musical en la Capella de la Corte de San Petersburgo, interpretando composiciones del músico gaditano.

El acto, una declaración de amor y de paz entre ambos países, según explicó el narrador del espectáculo, contó con la presencia de la viceministra de Cultura de la Federación Rusa, Alla Manilova, de la secretaria de Estado deTurismo del Reino de España, Matilde Pastora Asian González, así como con el gobernador de la ciudad de San Petersburgo, Georgy Poltavchenko, y el embajador de España ante el Kremlin, Ignacio Ybáñez Rubio, que asumió recientemente al cargo tras ser secretario de Estado en Exteriores, con José Manuel García-Margallo.

La viceministra de Cultura, Alla Manilova (izquierda), la secretaria de Estado de Turismo, Matilde Pastora Asian, y el gobernador de San Petersburgo, Georgy Poltavchenko
La viceministra de Cultura, Alla Manilova (izquierda), la secretaria de Estado de Turismo, Matilde Pastora Asian, y el gobernador de San Petersburgo, Georgy Poltavchenko- EFE

Más colaboración

Este fin de semana también ha tenido lugar den San Peterburgo un foro de trabajo de la Comisión Mixta España-Rusia, donde se elaboró un documento que recoge sugerencias de cooperación en el ámbito del turismo, y que será estudiado en la reunión Comisión Mixta España-Rusia que se desarrollará en Moscú el próximo 29 de mayo.

Antes del foro, celebrado en la Casa de los Periodistas, la viceministra de Cultura hizo balance del Año Dual, valorándolo de manera muy positiva, aunque subrayó que su clausura no significa que termine la cooperación entre ambos países. «Tenemos que colaborar más con España, y tenemos grandes perspectivas», aseguró recordando que en nuestro país ha abierto recientemente una oficina de Turismo (Visit Russia España) para reforzar la «colaboración permamente» entre ambos países. La de Madrid es una de las 14 oficinas que ha abierto Rusia en Europa y Asia desde 2014 para promover un sector golpeado duramente por la crisis a partir de 2011. Hasta entonces, el mercado turístico ruso creció del orden de un 15 % al año. Recuperar y superar esas cifras se ha convertido en una prioridad para el Gobierno de Vladímir Putin.

El número de turistas rusos que visitaban otros países europeos llegó a caer hasta un 70% (en algunos estados del norte). Una caída que en España alcanzó el 32%. El nuevo impulso que ha querido dar Rusia a este sector, ya se ha traducido en cifras positivas, pues en 2016 el número de turistas rusos que viajaron a nuestro país aumentó en un 17% (llegaron alrededor de 650.000 personas), convirtiéndose en el tercer país más visitado, por detrás de Tailandia y Chipre. Las expectativas de futuro elevan esta cifra al millón de rusos que podrián elegir nuestro país cada año.

«Pero no solo se trata de que aumente el flujo de turistas turistas rusos a España -matizó Manilova-. Esta es una calle de doble sentido. Y que Rusia reciba al año del orden de 150.000 turistas españoles es del todo inaceptable», señaló. A lo que añadió que mientras en el sector cultural ya existe colaboración, «este Año Dual es la primera interacción en el campo del turismo, en la que hemos podido construir varios niveles de cooperación». La viceministra avanzó además la existencia de varios proyectos de cara al futuro, como la potenciación de un «plan de acciones conjuntas para 2017-2019». Entre las pruebas de fuego que tendrá que pasar Rusia antes se encuentra la Copa de Confederaciones, que se celebrará este verano; y el Mundial de Fútbol, que tendrá lugar el año que viene.

Toda la actualidad en portada

comentarios