Viajar - Europa

Linz y Graz, dos ciudades culturales y culinarias a la última

Más allá de Viena, Salzburgo o Innsbruck, otras ciudades de Austria llaman la atención por su oferta innovadora e histórica

Schlossberg o Castillo de la Colina, en Graz
Schlossberg o Castillo de la Colina, en Graz - Graz Tourismus - Harry Schiffer

Linz, una apuesta futurista en Austria

La zona más moderna de Linz, junto a la orilla del Danubio
La zona más moderna de Linz, junto a la orilla del Danubio- -LINZ TOURISMUS /Johann Steininger

En un cruce de caminos entre la imperial Viena y la barroca Salzburgo, a orillas del Danubio, aparece Linz, una antigua ciudad industrial y gris que se ha convertido en los últimos años en una metrópolis cultural llena de atractivos, ideal para disfrutar de un fin de semana. Desde que fuera elegida capital cultural europea en 2009, la antigua ciudad celta y romana se ha transformado un un destino moderno con aires futuristas, de la mano de su buque-insignia en aquel año mágico, el Ars Electronica Center. Este museo del futuro y de tecnología contiene un área recreativa interactiva y cuenta con una fachada animada que irradia una luz clara visible desde lejos. Aloja en su interior exposiciones emocionantes sobre la conexión del arte digital y la técnica con nuestra vida cotidiana. Para dirigirse a este bello edificio solo hay que travesar el puente de los Nibelungos. Después de la II Guerra Mundial este puente ideado por Hitler sólo podía ser cruzado con un pasaporte autorizado, pero ahora lo hacen tranvías, coches, bicicletas y miles de personas que se relajan con la vista del Danubio y su rápidas aguas... Un histórico río que puede ser hoy recorrido a diario en verano con las diversas embarcaciones que operan a lo largo de su cauce en trayectos a Passau, Viena e incluso a a Krems en la región de Wachau.

La oferta cultural en Linz abarca desde la ópera más moderna de Europa hasta el «Mural Harbor», la galería de grafitis más grande con cientos de obras de arte en el puerto, complementada con una interesante apuesta culinaria. Desde la «Torte Linze», la tarta más antigua del mundo con sus más de 350 años de existencia, a sus más modernos restaurantes con una interesante oferta de fusión gastronómica. Tampoco hay que olvidarse del Linz más clásico con su Hauptplatz que sigue siendo hoy la gran Plaza Mayor de Linz, con un tamaño enorme que mantiene desde el siglo XIII (13.200 metros cuadrados), presidida por la imponente columna de mármol blanco de 20 metros que está dedicada a la Santísima Trinidad. La construyeron para proteger a la ciudad «de guerras, incendios y pestes» y es con todos los hermosos edificios que la rodean el punto de encuentro de vecinos y visitantes, que tienen la oportunidad de gozar de la ciudad con la tarjeta de Linz 2017, válida para tres días. Esta «card» incluye dos noches de hotel con desayuno buffet, uso gratuito del transporte público, entrada libre a los museos y descuentos en atracciones y restaurantes.

Más información sobre Linz.

Graz, histórica y moderna

Fiesta gastronómica en el centro de Graz
Fiesta gastronómica en el centro de Graz- Graz Tourismus

Los austriacos definen a Graz como la «capital cultural y capital del placer» en su país. Una urbe cosmopolita, peatonal y universitaria donde los estudiantes se ven por todas partes, repleta de fachadas históricas, barroco, modernismo, cafés y restaurantes en patios interiores renacentistas, mérito quizás de los arquitectos italianos que vivieron y trabajaron en esta ciudad durante varios siglos. Por estos motivos y alguno más, Graz presume de contar con el casco antiguo mejor conservado de Europa y hay que recorrerlo con sosiego. Las sorpresas aguardan a casa paso, como la Armería, de la que se dice que alberga la colección de armas históricas más importante del mundo con unas 30.000 piezas, o el Ayuntamiento, la Plaza Mayor y el Castillo, pasando por el edificio de la Opera, realizado por los arquitectos vieneses Hellmer y Fellner.

Mehlplatz, en el centro de Graz
Mehlplatz, en el centro de Graz- Graz Tourismus - Werner Krug

El símbolo de la segunda ciudad más grande de Austria, capital de Estiria, es su Torre del Reloj, que marca puntualmente la hora desde 1712 a pesar de que sus agujas están intercambiadas, y dice la tradición que las parejas de enamorados de la ciudad suelen besarse por vez primera bajo este edificio. Por este motivo y algún otro el romanticismo es algo palpable en cada rincón de Graz, desde las vistas crepusculares de la urbe, que «manchan» de color ocre los tejados, al recorrido de sus calles y plazas en penumbra después de dar cuenta de una buena cena en alguno de sus exquisitos restaurantes.

Graz ha sido reconocida también como la Ciudad del Diseño de la UNESCO con dos atrevidos ejemplos: La isla flotante del río Mur, un anfiteatro con forma de concha realizado por Vito Acconci para celebrar la capitalidad cultural europea de 2003, y el museo de arte Kunsthaus Graz, apodado «el alien amigable», un hito arquitectónico en el centro de la ciudad con su fachada azul brillante y sus casi 1.300 paneles fotovoltaicos que producen la energía necesaria para su funcionamiento.

Más información sobre Graz.

Descubriendo Austria en tren de alta velocidad

La red de trenes de Austria descubre paisajes espectaculares
La red de trenes de Austria descubre paisajes espectaculares- ÖBB / Philipp Horak

Linz y Graz están conectadas, como muchas otras ciudades en Austria, con los trenes Railjets de ÖBB, la compañía que opera el tren de velocidad más moderno del país en que se puede elegir entre las clases Economy Class y First Class, con acceso de wifi y restaurante a bordo. La línea más demandada es Viena-Salzburgo, que cubre el trayecto desde el aeropuerto de la capital a la ciudad de Mozart en 2 horas y 49 minutos, con una posible extensión a Innsbruck, añadiendo dos horas más de viaje.

Toda la actualidad en portada

comentarios