León alberga siete Reservas de la Biosfera de la Unesco
León alberga siete Reservas de la Biosfera de la Unesco - DANIEL MARTÍN

Siete Reservas de la Biosfera en León que brillan aún más en otoño

Un viaje al entorno natural de la provincia de León en busca de paisajes únicos y rutas perfectas para caminar disfrutar

Actualizado:1234567
  1. Reserva de la Biosfera de Los Ancares leoneses

    La Unesco declaró en 2006 la Reserva de la Biosfera de los Ancares
    La Unesco declaró en 2006 la Reserva de la Biosfera de los Ancares - DANIEL MARTÍN

    Dentro del paisaje natural de montaña que suponen Los Ancares Leoneses, con frondosos y verdes valles, destacan los sotos de castaños centenarios. El mejor ejemplo lo constituye el Castaño Monumental «O Campano», situado en las inmediaciones de Villa de Acero. Se trata del castaño de mayor envergadura de la península Ibérica, con un diámetro de 509 centímetros y una altura de 30 metros. Es, además, uno de los más longevos de Europa, con 700-800 años estimados.

    Palloza del Señor Antonio se puede visitar llamando al 626 72 02 89
    Palloza del Señor Antonio se puede visitar llamando al 626 72 02 89- DANIEL MARTÍN

    En el municipio de Pereda de Ancares se puede visitar la «Palloza del Señor Antonio», una construcción de piedra de planta circular con techos de paja. Un retrato de la última inquilina preside esta típica vivienda de la comarca berciana durante la segunda mitad del siglo pasado. Su interior, dividido en estancias pensadas para que personas y ganado pudieran compartir el espacio y pasar el duro invierno, se conserva tal y como lo dejó hace casi 70 años la «tía Manuela», con varios potes colgando sobre el fuego. Esta Palloza es la única que resiste la despoblación a la que se enfrentan los Ancares leoneses.

    La actividad vitivinícola se ha desarrollado con éxito en Villafranca del Bierzo y Vega de Espinareda, localidades que forman parte de la ruta del vino del Bierzo.

    El clásico botillo, embutidos, setas y frutas son productos omnipresentes en la carta de cualquier restaurante de la Reserva de la Biosfera de Los Ancares Leoneses.

  2. Reserva de la Biosfera del Valle de Laciana

    La provincia de León tiene una rica gastronomía
    La provincia de León tiene una rica gastronomía - DANIEL MARTÍN

    El río Sil ha modelado la Reserva de la Biosfera del Valle de Laciana, rodeada de altas cumbres; situadas todas ellas por encima de los dos mil metros, como el Cornón (2.188 m), el Nevadín (2.082 m) o el Muxivén (2.027 m).

    El valle cuenta con amplios bosques de robles, abedules, hayas, acebos, servales, fresnos y avellanos, los cuales han servido de refugio y alimento para una importante comunidad faunística, entre la que destacan dos emblemáticas y amenazadas especies: el oso pardo y el urogallo cantábrico. El ave cuenta, además, con un centro ubicado en la localidad de Caboalles de Arriba.

    El Aula Geológica que un grupo de mineros jubilados de la comarca han abierto recientemente en la antigua escuela de Robles de Laciana pone también en valor el patrimonio geológico y paleontológico del valle de Laciana. Sus tres responsables han reunido una valiosa colección de minerales y fósiles de todo el mundo. Teléfono: 690 28 86 20.

  3. Reserva de la Biosfera de Babia

    La trashumancia es una seña de identidad de León
    La trashumancia es una seña de identidad de León - DANIEL MARTÍN

    Un mural del pintor leonés Manuel Sierra te advierte, al tiempo que te da la bienvenida a su comarca, de que «Estás en Babia». Una expresión muy conocida cuyo origen cuenta, al menos, con dos posibles explicaciones, tal y como relata Javier Tascón en el Blog del Viajero de Renfe. La primera de ellas guarda relación con el lugar donde los reyes leoneses de la Edad Media pasaban sus vacaciones, pues en Babia podían dedicarse a una de sus actividades predilectas: la caza. Cuando alguien preguntaba en la corte dónde se encontraba el soberano siempre obtenía la misma respuesta: «Está en Babia». Y en Babia también parecían quedarse los pastores trashumantes de la comarca que llevaban sus rebaños hasta Extremadura. Cuando alguno de ellos parecía más ensimismado de lo normal, quizás recordando a la novia o la mujer que dejó en casa, no resultaba extraño que otro compañero lo excusara diciendo: «¡Déjalo, está en Babia».

    En Babia, precisamente, se encuentra uno de los picos más altos de León: Peña Ubiña (2.414 m).

    Una de las exposiciones del Palacio de Quiñones
    Una de las exposiciones del Palacio de Quiñones- DANIEL MARTÍN

    El Palacio de Quiñones, del siglo XVI, situado en la localidad de Riolago, acoge, a su vez, la Casa del Parque de Babia y Luna, que alberga una exposición sobre la fauna, la flora y el paisaje y la riqueza cultural de ambas comarcas. Su restauración en 1989 fue reconocida con los Premios Hispania Nostra. La escultura de un mastín, raza de perro tan ligada a la protección de las ovejas merinas de los ataques de los lobos, guarda la entrada del edificio. Y en su interior, uno de los paneles informa de que, «pese a que la imaginación popular sitúa en Babia la procedencia de «Babieca», el famoso caballo del Cid, todo parece indicar que Don Rodrigo Díaz de Vivar cabalgaba sobre un corcel mozárabe».

  4. Reserva de la Biosfera de los Valles de Omaña y Luna

    La Unesco declaró en 2005 la Reserva de la Biosfera de los Valles de Omaña y Luna
    La Unesco declaró en 2005 la Reserva de la Biosfera de los Valles de Omaña y Luna - DANIEL MARTÍN

    El territorio de la Reserva de la Biosfera de los Valles de Omaña y Luna se sitúa al noroeste de la provincia de León; encontrándose, al mismo tiempo, entre dos regiones que responden a características bioclimáticas propias: la región eurosiberiana y la región mediterránea.

    El alto valor ecológico de su paisaje ha determinado que gran parte de su superficie se catalogue como Zona de Especial Protección para las Aves dentro de la Red Natura 2000 de la Unión Europea. No es difícil observar perdices pardillas, águilas reales, liebres de piornal y cigüeñas blancas.

    El río Luna es famoso por sus aguas limpias y sus truchas. Al igual que el río Omaña, cuya ribera se puede recorrer en una ruta señalizada que comienza y termina en la localidad de Trascastro de Luna: casi 16 kilómetros pensados para recorrerse en cualquier época del año en unas cinco horas.

  5. Reserva de la Biosfera Alto Bernesga

    La Unesco declaró en 2005 la Reserva de la Biosfera Alto Bernesga
    La Unesco declaró en 2005 la Reserva de la Biosfera Alto Bernesga - DANIEL MARTÍN

    En el Alto Bernesga se creó en el siglo XIII el Concejo de La Mesta, lo cual no es de extrañar, dado que sus pastizales naturales de gran calidad han sido aprovechados de forma tradicional por la práctica de la trashumancia ovina, explica la responsable de la Reserva, Benedicta Rodríguez.

    La minería del carbón aún supone otro pilar de la economía del Alto Bernesga. El Castillete del Pozo Ibarra (un conjunto de edificaciones, oficinas, vestuario de mineros), localizado en Ciñera de Gordón, fue declarado Bien de Interés Cultural hace algo más de un lustro. Saliendo de Ciñera de Gordón, precisamente, a unos dos kilómetros, se puede acceder fácilmente a pie a un bosque de hayas centenarias que presenta un estado de conservación excelente pese a que se trata de un frágil ecosistema: el Faedo de Ciñera.

    La minería aún supone otro pilar de la economía del Alto Bernesga
    La minería aún supone otro pilar de la economía del Alto Bernesga- DANIEL MARTÍN

    Por el Alto Bernesga transcurre también la milenaria Ruta de San Salvador: la variante Norte del Camino de Santiago. Parte de la Real Colegiata de San Isidoro, en León, y llega a la ciudad de Oviedo, en concreto a la catedral de San Salvador. «Quien va a Santiago y no al Salvador, visita al criado y no al Señor», recuerda Rodríguez, quien cuenta que el dicho medieval surgió a propósito de las insignes reliquias que se conservan en la Cámara Santa de la catedral ovetense, entre las que destacan el Santo Sudario y las cruces de los Ángeles y la Victoria.

    La industria agroalimentaria asociada a los embutidos prospera en el Alto Bernesga

    La gastronomía del Alto Bernesga, basada en guisos, asados y cocidos, aporta la energía suficiente a los caminantes y visitantes. «La matanza proporciona carne para el consumo, tanto fresco como curado, durante todo el año, y ha suscitado la aparición de prósperas industrias agroalimentarias vinculadas a los embutidos», como la cecina y el chorizo, que disponen de su respectiva indicación geográfica (DO), subraya Rodríguez.

    [También te puede interesar: La Capilla Sixtina del románico está en León]

  6. Reserva de la Biosfera los Argüellos

    Interior de la Cueva de Valporquero
    Interior de la Cueva de Valporquero - DANIEL MARTÍN

    El valle alto del río Torío y la erosión fluvial de la roca caliza han dado lugar a una garganta de grandes paredes verticales que superan los 100 metros de altura: las Hoces de Vegacervera.

    Dentro de la Reserva de la Biosfera de los Argüellos se halla también la Cueva de Valporquero, una de las cuevas con mayor número de kilómetros abiertos al público del mundo. Consta de siete salas y se pueden realizar distintos recorridos guiados; incluso la travesía «espeleológica», que discurre por galerías y cascadas sin acondicionar por el hombre. El año pasado celebró su 50 aniversario. Cinco décadas durante las cuales la fiel mascota de la cueva ha sido testigo de cómo el agua ha ido esculpiendo de forma lenta, pero constante, esta catedral subterránea en pleno corazón de la montaña leonesa. Y que, al mismo tiempo, ha ido modelándola a ella. ¿Un mastín, un mono, un fantasma? Los guías y visitantes no se ponen de acuerdo sobre qué animal o ser irreal representa esta mascota. Consulta tarifas y horarios aquí.

    [Cueva de Valporquero: Una maravilla oculta de la montaña leonesa]

  7. Reserva de la Biosfera Picos de Europa

    Puerto de Panderrueda
    Puerto de Panderrueda - DANIEL MARTÍN

    «Al amanecer del 7 de julio de 1987 repicaron las campanas de la iglesia de Riaño anunciando la llegada de decenas de vehículos de la Guardia Civil. Los vecinos sabían que había llegado el final de una larga agonía que comenzó en 1966, cuando el Consejo de Ministros acordó la ejecución de un embalse en Riaño que inundó nueve pueblos leoneses: Burón, Pedrosa del Rey, La Puerta, Salio, Anciles, Riaño, Vegacerneja y Escaro», recuerda uno de los folletos que ha editado el Ayuntamiento de Riaño. «La Iglesia de Nuestra Señora del Rosario -que fue erigida piedra a piedra en la ubicación actual del municipio- se salvó del derribo previsto al aparecer de modo casual un conjunto de imágenes góticas de gran valor», explica el alcalde, Fernando Moreno.

    Embalse de Riaño
    Embalse de Riaño- DANIEL MARTÍN

    Ahora se puede navegar por las aguas del pantano a bordo de un pequeño catamarán que gestiona el Ayuntamiento. Y no es extraño que mientras se atraviesan los «fiordos leoneses», tal y como se refieren a ellos los turistas en las redes sociales, se observen rebecos en las montañas o búfalas refrescándose en el agua. «Los bisontes suelen estar más escondidos», señala Moreno, refiriéndose a los cuatro ejemplares donados por la Fundación True, procedentes de la Reserva de Valdeserrillas de Benagéber (Valencia), donde dos ejemplares murieron de desnutrición e inanición y posteriormente fueron descabezados; imputándose a uno de los responsables de la reserva un supuesto delito de maltrato animal. «Los animales se recuperan satisfactoriamente y se encuentran en semilibertad en un terreno muy extenso que podrá visitarse a una distancia segura tanto para personas como animales a través de dos rutas (en coche o en barco municipal)», detalla el alcalde de Riaño. «La cordillera Cantábrica y en especial Riaño y su paraje de Anciles cumple todas las condiciones exigibles para la especie: aquí casi no es necesario aporte alimenticio, como está sucediendo en Valencia y en otros lugares, salvo algo puntual durante el periodo de invierno», precisa Moreno.

    En Posada de Valdeón se puede probar uno de los mejores quesos del mundo

    El valle de Valdeón, por su parte, presume de ser el corazón de Picos de Europa. Se trata más bien de una depresión cercada por montañas donde se cuentan ocho pueblos que otean cada día un buen número de águilas. Tú también puedes ver qué pasa en uno de ellos, Posada de Valdeón, gracias a la cámara web que ha instalado el Consistorio en uno de los puntos más altos de su orografía. En Posada de Valdeón, además, se puede probar uno de los mejores quesos del mundo.