Imagen de la joven beluga Kylu junto a su madre
Imagen de la joven beluga Kylu junto a su madre

Oceanogràfic: así es el acuario más grande de Europa

En el acuario valenciano, que cumple quince años, viven 45.000 animales de quinientas especies

Actualizado:

Cada tarde, cuando se pone el sol y cierran las puertas del Oceanogràfic de Valencia (inaugurado el 14 de febrero de 2003, hace ahora quince años), en su interior han pasado miles de historias. Protagonizadas por grandes y pequeños mamíferos, por enigmáticos peces, inquietantes invertebrados, voluminosas morsas, focas de simpáticos movimientos, diminutos caballitos de mar, relumbrantes pelícanos, pingüinos patosos, parsimoniosos cocodrilos, poderosos leones marino, ondulantes y eléctricas medusas, temibles tiburones, gráciles delfines y elegantes ballenas.

Son una parte de las muchísimas vidas de animales, unos 45.000 de más de 500 especies, que conviven en el mayor acuario de Europa con sus cuidadores, veterinarios, biólogos, científicos y que se asoman al paso lento de los vistantes (más de un 1,4 millones el pasado año) procedentes de todos los rincones de España, de Europa y del resto del mundo, que, cuando culminan la jornada de convivencia con esas criaturas concluyen una experiencia divertida y de concienciación y de respeto por la naturaleza, fundamentalmente por nuestros océanos.

Entre otros hitos del recorrido se encuentra la oportunidad de poder contemplar la única familia al completo en Europa de ballenas, gracias al «milagro» del nacimiento del bebé beluga, Kylu, buscado y querido por niños y niñas, que ahora ha cumplido un año. Kylu ha cautivado a todos por su simpatía y por su constante afán de jugar y aprender de su madre Yulka con la que conversa y de la que aún mama y eso que pesa ya más de 250 kilos y come unos siete kilos diarios de pescado. Eso sí, siempre juguetón y colaborador con los cuidadores e investigadores que gracias a él están conociendo datos insospechados de la fisiología de las ballenas.

Kylu puede ser una primera excusa para visitar el acuario que gestiona desde hace dos años Avanqua, del grupo Global Omnium. Pero hay muchos más hábitats, gracias a los cuales se puede recorrer y conocer especies de todos los rincones del planeta con mas de 42 millones de metros cúbicos de agua salada.

Zona de medusas en el Oceanogràfic
Zona de medusas en el Oceanogràfic

En la zona de Océanos se encuentra uno de los acuarios más grandes del mundo y allí se representa un viaje por el Atlántico, a través de un túnel donde se pueden contemplar especies como el tiburón toro, y el tiburón gris, entre otras. El Antártico representa un acantilado rocoso con zonas de puesta y cría donde se ve nadar una colonia de pingüinos, mientras que en el Ártico, al otro lado del centro, un gigantesco iglú de 12 metros de altura acoge a las morsas, focas y belugas. El Mediterráneo contiene hasta nueve acuarios de distintos formatos, en las Islas hay un grupo importante y creciente de leones marinos y en Humedales, bajo una esfera de 26 metros de altura, se representa el manglar americano y el marjal mediterráneo. El hábitat de Templados es el túnel de 70 metros, uno de los más largos del mundo que simula la travesía submarina por el Atlántico, que cruza los tramos de aguas templadas de Europa, del mar abierto y de las aguas tropicales de América. También se encuentra un esférico y aéreo Aviario, un cálido Mariposario y la zona de los cocodrilos, junto al lago vivo, ahora más vivo que nunca, con toda suerte de aves entre las que se enseñorean los grandes pelícanos. Y, por supuesto, las Medusas. La mayor exposición de medusas gracias a la cual y repartidas en nueve tanques por el Oceanogràfic se pueden contemplar como nunca.

El gran punto de atracción es el Delfinario donde el público puede disfrutar de las demostraciones de inteligencia insospechadas junto al mensaje conservacionista de respeto por la naturaleza. Es el delfinario más grande de Europa, con unas gradas con capacidad para más de 2.000 personas, que puede albergar una treintena de ejemplares.

El cine 4-D se ha incorporado recientemente a la oferta del Oceanogràfic con dos películas en las que, gracias a un alarde tecnológico y de recursos, las experiencias de bajar al fondo del mar o sentir los huracanes se hacen reales. Pero los visitantes también saben que hay actividades especiales y extraordinarias a lo largo de todo el año con las que pueden estar más cerca de los animales.

Pasaporte Animalia

Zona de flamencos en el Oceanogràfic
Zona de flamencos en el Oceanogràfic

El Pasaporte Animalia, pensado para toda la familia, permite conocer cómo se alimenta un tiburón o se dominan los millones de litros de agua o pasar una jornada inolvidable junto a un Entrenador para conocer la actividad de un cuidador profesional de morsas, focas, delfines, leones marinos y belugas. O, finalmente, la gran aventura de Dormir con tiburones, que incluye cena actividad, alojamiento, desayuno y entrada.

Acuario de Sevilla

El acuario hispalense recrea el viaje que realizó Magallanes en 1519 alrededor del mundo, permitiendo que los visitantes puedan sumergirse en las aguas surcadas durante esta hazaña histórica. Hay muchas razones para visitar Sevilla este año. Además de ser declarada mejor destino turístico mundial 2018 y celebrar el Año Murillo, se suma el Acuario de Sevilla, un nuevo espacio situado junto al Parque de María Luisa.