Viajar - España

Grandes ideas para una ruta perfecta en Huelva

Propuestas de paisaje, historia y gastronomía en una provincia por descubrir

Riotinto desde Mirador Cerro Colorado
Riotinto desde Mirador Cerro Colorado - PILAR ARCOS
FERNANDO PASTRANO - abcviajar - Actualizado: Guardado en:

Dicen las guías que Huelva es la provincia más natural de España. Y para corroborarlo ahí están sus 122 kilómetros de playas de arenas finas y abundantes entre las desembocaduras de los ríos Guadalquivir y Guadina. Islantilla, Isla Cristina, Punta Umbría, Ayamonte, Mazagón... son solo algunos de sus nombres, donde el turismo de veraneo se hace fuerte. Pero sería una pena viajar a Huelva solo en verano, o limitarse al litoral. La Fortaleza de Baal (Ono Baal, nombre que le asignaron los fenicios) ofrece mucho más tierra adentro.

Todavía sin abandonar la costa podemos ir al Monasterio de la Rábida, en Palos de la Frontera, a 13 km. de Huelva capital. Aquí vivió Colón un par de años y aquí encontró el apoyo definitivo para que la reina Isabel la Católica cambiase su actitud y decidiera financiar el viaje que acabó en el descubrimiento de América.

Muelle de las Carabelas
Muelle de las Carabelas- PILAR ARCOS

Muy cerca está el Muelle de las Carabelas con las reproducciones a tamaño natural de La Niña, la Pinta y la Santa María, cuyo interior se puede visitar.

El nombre de Jabugo lo dice todo. Al norte de la provincia, ya cerca de la de Badajoz, está este pueblo donde sin duda hay más cerdos que habitantes. En el Centro de Innovación y Promoción del Ibérico y la Dehesa, situado en un edificio emblemático, el del Tiro Pichón, nos aclararán todo lo relativo a la denominación de origen protegida «Jabugo». Y después de la teoría, la práctica en algunos de los bares del pueblo o en alguna fábrica de jamones. La de Sánchez Romero Carvajal y su marca estrella «Cinco Jotas» es una de las mejores opciones. Visita guiada a las instalaciones con degustación de jamón.

Dehesa en la Sierra de Aracena
Dehesa en la Sierra de Aracena- PILAR ARCOS

Muy cerca está Linares de la Sierra, en el Parque Natural de la Sierra de Aracena y Picos de Aroche. Reino indiscutible de la dehesa, un ecosistema ideal para que los cochinos negros alcancen su plenitud. Precioso pueblo serrano con calles empinadas y empedradas. En una de ellas está el restaurante Los Arrieros, donde Luismi, su chef y propietario, basa su cocina, como no podía ser de otra forma, en el cerdo ibérico.

Bajando hacia la costa, nos encontramos con la maravilla natural desvelada por la mano (y la piqueta) del hombre de las minas de Riotinto. Explotación a cielo abierto donde desde épocas remotas de los tartesios y hasta nuestros días se han extraído cobre, hierro, manganeso... incluso oro. Se puede tomar un tren turístico que recorre la zona y admirar esas tierras de variadísimos colores y algunos paisajes «lunares» en los que científicos de la NASA han ensayado técnicas en la búsqueda de vida en condiciones extremas, que algún día se emplearán en Marte.

Bollullos Par del Condado, muy cerca del Parque Natural de Doñana (maravilla de la naturaleza que merece un reportaje aparte) es uno de los pueblos vitivinícolas más representativos de la denominación de origen Vinos del Condado. Además del Centro del Vino, podemos visitar alguna de sus bodegas, como la de Contreras Ruiz. Caldos que, según dicen, fueron con Colón a América. Blancos jóvenes, frescos y afrutados; olorosos con cuerpo, elaborados con la variedad zalema; y vino naranja, un mosto de uva fresca al que se ha añadido alcohol etílico aromatizado con cortezas de naranja amarga.

Dónde dormir

Puerto Antilla Gran Hotel
Puerto Antilla Gran Hotel

Sus cuatro piscinas festoneadas por altas palmeras le confieren un aire caribeño, y más si nos fijamos en la larga playa de arena de la que solo le separan unos metros. Pero el Puerto Antilla Grand Hotel es ante todo un complejo vacacional pensado para la familia. Los más pequeños tienen juegos, talleres, fiestas, mini club y mini disco, amenizados por «Pingo», la mascota del hotel. Y para los mayores, el Mandala Spa, más de 1.000 metros cuadrados dedicados a la salud y el relax. Un cuatro estrellas entre Lepe e Isla Cristina.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios