Top

Viajar - Asia

Qué visitar en Filipinas: diez planes imprescindibles

Las más de siete mil islas que conforman el archipiélago ofrecen múltiples posibilidades para todo tipo de viajeros

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
  6. 6
  7. 7
  8. 8
  9. 9
  10. 10
Navegue usando los números

Filipinas, 333 años español: Intramuros

La catedral de Manila, levantada por primera vez en 1581- FLICKR/AUTAN

Viajar a Filipinas tiene algunas particularidades que lo diferencian del resto de países del sudeste asiático, como Tailandia, Vietnam o Indonesia: Las Islas Filipinas fueron colonia española durante más de 300 años (1565-1898). El ejemplo más importante es Intramuros, el centro de la ciudad de Manila.

Pasear por sus calles empedradas es tomar consciencia de la magnitud que alcanzó el imperio español. Es fácil encontrar similitudes con otras ciudades fundadas por los conquistadores en el siglo XVI, o incluso con el mismo Cádiz. Distintos continentes, miles de kilómetros de distancia, pero una misma cultura desgastada por varios siglos de esplendor y decadencia. En Intramuros, la huella española irrumpe en cada esquina -tal vez bajo una señal de tráfico en inglés- como un perenne testigo de una historia en común. Por encima de todo, tres ejemplos

- La catedral de Manila: Levantada por primera vez en 1581, ha sido siete veces reconstruida después de un incendio, innumerables terremotos y, sobre todo, tras el bombardeo de Manila durante la Segunda Guerra Mundial (la capital de Filipinas fue la segunda ciudad más destruida en esa conflagración, después de Varsovia). Es el templo más importante de Filipinas, el único país católico de Asia.

- Fuerte Santiago: Bajo el escudo de Santiago, esta ciudadela amurallada fue el fortín defensivo que construyó Miguel López de Legazpi tras fundar Manila. Además de su significado militar, el recinto es hoy un homenaje al héroe nacional filipino, José Rizal, fusilado por las autoridades españolas en 1898.

El escudo del Fuerte Santiago
El escudo del Fuerte Santiago- J.F-M.

- Casa Manila: Existen edificios reconstruidos imitando las viviendas que levantaban los españoles durante los años coloniales. Edificios de varias plantas en los que es fácil imaginar cuál era el nivel de vida de los ciudadanos españoles. Zaguán, corredor, sala y antesala, habitaciones, azotea, cocina son solo algunas de las estancias de estos palacetes denominados «Casa Manila».

El Nido, un destino exclusivo

Vista aérea del hotel Pangulasian Island. Al fondo, numerosas islas que emergen de las aguas de El Nido- ABC

Las más de siete mil islas que conforman el archipiélago filipino ofrecen paisajes diversos. Probablemente los más impresionantes se encuentran en el norte de la isla de Palawan, la más occidental, la más cercana al continente asiático. Precisamente por eso, El Nido guarda un fuerte paralelismo con países como Tailandia o Vietnam. Enormes rocas surgidas del mar y tupidas por poblada vegetación, con impresionantes playas de arena blanca y agua cristalina. Aunque existen hoteles desde los años 80 del siglo pasado (como El Nido Miniloc, pionero en la zona), la oferta turística va creciendo, y aparecen nuevas ofertas. En un viaje a Filipinas no hay duda de que la etapa más exclusiva debe transcurrir en El Nido.

Atardecer desde una de las playas de El Nido
Atardecer desde una de las playas de El Nido- ÁBC

No todo es mar abierto en El Nido. Sus islas esconden coquetas lagunas de aguas verdes en las que se puede practicar piragüismo, hacer snorkel... o tomarse una cerveza fresquita. Al llegar al hotel, un buen masaje (a precios más que asequibles) y una puesta de sol pueden ser el colofón a un día de descanso absoluto.

Isla serpiente

Snake Island: una lengua de arena blanca que adquiere distintas formas cuando baja la marea- ABC

Las vistas desde lo alto de Snake Island son impresionantes. Como otras pequeñas islas de El Nido, impacta. Pero esta isla ofrece una curiosidad: una lengua de arena blanca que une Snake Island con la isla de enfrente. Cuando baja la marea, uno puede caminar de una isla a la otra tranquilamente, aunque el recorrido nunca es una línea recta: cada día, al bajar la marea, la lengua adquiere una forma distinta, incluso con curvas sinuosas. De ahí el nombre de «Isla Serpiente».

Pero esta no es la única particularidad en esta isla. Además de los monos que la habitan, uno puede encontrar dos plantas muy curiosas. La primera es denominada «Palawan ironwood»: «Es un árbol poco común» —explica Elaine Tagudando, Environmental Officer de El Nido Resorts—. «Es el más fuerte. Si intentas cortarlo puedes estar cuatro días, incluso con un hacha. Y si utilizas una motosierra se abre y no te permite avanzar».

«Pitcher plant» es una especie de planta carnívora, aunque carece de dientes. El tallo termina en una especie de recipiente, en cuyo interior hay un líquido dulce. Los mosquitos que entran en el vaso atraidos por el líquido corren el riesgo de quedarse atrapados, convirtiendose en un nutritivo alimento para la planta.

Cebú: La cruz de Magallanes y la basílica del Santo Niño

La cruz de Magallanes, principal huella de la conquista española- J. F-M.

Si alcanzar el Nuevo Mundo a bordo de tres carabelas en 1492 fue una heroicidad, no menos épica fue la aventura de Magallanes veintiséis años después, en 1518. Una vez que Núñez de Balboa había descubierto el nuevo océano en el actual Panamá —el Pacífico— y movido por el mismo anhelo de Colón para alcanzar las islas orientales desde occidente, el conquistador portugués consiguió el respaldo de la Corona de Castilla para buscar una ruta marítima que bordeara el continente por el sur. De los cinco barcos que partieron de Sevilla en 1519 solo tres llegaron al archipiélago fiipino, y lo hicieron a Cebú. Sin derramar una gota de sangre Magallanes logró cristianizar la isla y someter al líder local a la Corona de Castilla.

Hoy, el el centro histórico de la segunda ciudad filipina es fácil perderse y difícil encontrar turistas, especialmente de países occidentales. El ajetreo de vehículos en la popular calle Colón, los abarrotados centros comerciales y el incesante tráfico describen una ciudad viva y una población joven. Sus principales reclamos turísticos son tres, todos ellos relacionados con época imperial española:

- La cruz de Magallanes: Expuesta en una capilla cuyos frescos relatan la peripecia de Magallanes en Cebú, es la principal huella de la conquista española y reclamo turístico de la ciudad. En la actualidad, la cruz expuesta es una réplica, pues muchos visitantes intentaban llevarse un trozo confiando en sus poderes milagrosos.

- Basílica del Santo Niño: Cuarenta años después de la expedición de Magallanes, abruptamente interrumpida por su muerte en una absurda batalla, fue Miguel López de Legazpi quien fundó la primer ciudad en esa isla. Cuando llegó encontró una imagen del Niño Jesús que llevaba desde la muerte de Magallanes en manos de los nativos. En ese mismo lugar decidió levantar un templo agustino, bautizado hoy como Basílica del Santo Niño. Muestra del fervor religioso del creyente filipino —se puede escuchar Misa en inglés o en tagalo— cumple funciones de templo religioso y de museo. Dos docenas de cuadros resumen la historia de la isla.

El guerrero Lapu Lapu mata a Magallanes en una reproducción de las que se encuentra en la Basílica del Santo Niño
El guerrero Lapu Lapu mata a Magallanes en una reproducción de las que se encuentra en la Basílica del Santo Niño- J. F-M.

- El Fuerte de San Pedro fue la primera construcción militar levantada por los españoles en Filipinas. Cuarenta años después de la llegada de Magallanes, en 1565, fue el marino vasco Miguel López de Legazpi quien fundó la ciudad, desde donde se organizaría la conquista del archipiélago. El Fuerte de San Pedro es hoy una construcción de piedra con base triangular levantada en 1739 sobre la original fortificación de madera.

Interior del Fuerte San Pedro, primera construcción militar defensiva española en Filipinas
Interior del Fuerte San Pedro, primera construcción militar defensiva española en Filipinas- J.F.M.

Buceo: Buscando al tiburón ballena

Filipinas es un excelente destino para bucear- J. S.

Filipinas es un excelente destino para bucear, principalmente por la biodiversidad de sus aguas pero también por su historia. El archipiélago cuenta con más de 7.000 islas, por lo que las posibilidades para el buceo son innumerables, y cada inmersión diferente. Aunque es fácil ver enormes tortugas, estrellas de mar, pulpos y todo tipo de peces, el espectaculo más impresionante es nadar junto al tiburón ballena. Considerado el pez más grande del mundo, más de diez metros con facilidad, es fácil de ver en varios lugares de Filipinas.

Bohol: Las colinas de chocolate

Las colinas de chocolate, uno de los principales atractivos de Bohol- J.F-M.

La isla de Bohol, en pleno corazón del archipiélago, cuenta con una variada oferta de planes para los amantes de la naturaleza. Un buen ejemplo es Alona Beach, una de las playas más bonitas de Filipinas y un buen lugar para cenar en la playa, para tomar unas copas o para que los amantes del submarinismo inicien sus excursiones.

Pero el turismo en Bohol no solo vive del mar. La isla también cuenta con atractivos en el interior. Una de las imágenes más conocidas de Filipinas son las Chocolate Hills, montañas de chocolate, una formación geológica muy peculiar que ofrece un paisaje sorprendente. Son más de 1.200 colinas que surgen de la tierra como pirámides. En las estaciones lluviosas están cubiertas por la vegetación, pero en verano adquieren un curioso tono que recuerda al chocolate.

Entre las especies exóticas que puede encontrarse en esta isla está el mono más pequeño del mundo (con rasgos a un murciélago y bastante poco agraciado).

Una de las especies exóticas que uno puede encuentrarse en Bohol
Una de las especies exóticas que uno puede encuentrarse en Bohol- J.F-M

Boracay: la mejor playa del mundo y mucha fiesta

Boracay, una de las islas más turísticas de Filipinas- J.F-M.

Todo en Boracay gira en torno a White Beach, una de las mejores playas del mundo. Por su agua, por su arena, por su extensión, y por su ambiente. Dividida en 3 zonas, esta isla ofrece una infinidad de restaurantes y bares donde se puede encontrar menús de casi todas las nacionalidades y mucha fiesta. Es sin duda la isla más turística de Filipinas y un destino para trasnochar, conocer gente de todos los países del mundo y divertirse hasta el amanecer.

Casarse en Filipinas

Capilla católica del hotel Lagen, en el Nido.- J. S.

Pero no todo es fiesta en Filipinas, también hay sitio para el amor. Cada vez son más los occidentales que acuden a sus playas para formalizar el rito del matrimonio en un lugar paradisiaco, de modo que algunos hoteles ofrecen la posibilidad de celebrar ceremonias en la playa. Esto es más o menos típico en Boracay. Pero hay más: en El Nido hay un hotel que cuenta con una capilla católica consagrada en la que se pueden celebrar bodas.

El hecho de que Filipinas sea un país católico (el único de todo el sudeste asiático, consecuencia de la herencia española) abre la vía a la celebración de ceremonias religiosas, auqnue también es posible organizar bodas civiles.

El sitio de Baler: los últimos de Filipinas

Los oficiales y soldados que formaron la guarnición de Baler (Filipinas), a su llegada a Barcelona- ABC

Cuando Estados Unidos venció a España en 1898, hubo un destacamento que no se lo quería creer. La resistencia fue tal que aguantaron durante once meses en una iglesia de Baler. Los detalles de tan heroica peripecia se pueden leer en esta crónica de Manuel P. Villatoro: Los últimos de Filipinas. En esa lejana localidad filipina ondeó última vez la bandera España. Se encuentra en la isla de Luzón, a varias horas en coche de Manila.

Irse de compras: bueno, barullo y barato

Barullo en Divisoria Market- J. F-M.

¿Quién ha viajado al sudeste asiático y no ha dedicado un buen rato a irse de compras? En Manila existen múltiples posibilidades, desde el clásico mercado lleno de tenderetes, en el que se puede encontrar de todo, hasta el típico «mall» exclusivo para los bolsillos más pudientes.

Entre los primeros, merece la pena perderse entre las calles de Divisoria Market, aunque hay que ir preparado para encontrarse con un enorme gentío y descubrir por qué Manila es uno de los países más superpoblados del mundo. Dicho esto, es fácil encontrar ropa barata y de una calidad aceptabley, si se rebusca bien, zapatos, zapatillas o incluso bolsos.

En el centro histórico de Cebú también pueden encontrarse numerosos centros comerciales de varias plantas. La calle más comercial es Colón, aunque en las calles adyacentes —que mantienen aún el nombres castellano— también es fácil encontrar algunas gangas (si se compara con los precios españoles, claro). Dos cosas llamarán la atención: la excesiva contamiación y la nula presencia de turistas occidentales.

Entre los innimerables cables de suministro que cruzan las calles de Filipinas, se puede leer el nombre de esta calle, de la época colonial española
Entre los innimerables cables de suministro que cruzan las calles de Filipinas, se puede leer el nombre de esta calle, de la época colonial española- J.F.M.

En cuanto a las compras más exclusivas, en la capital conviene desplazarse a Makati, una de las 16 ciudades que conforman la Gran Manila. Es ahí donde están los mejores hoteles, los centros comerciales más selectos (con marcas europeas y precios inasequibles para el filipino medio), así como los mejores restaurantes.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada
publicidad

comentarios