Top

Viajar - Alojamientos

Dormir en hoteles donde vivieron grandes estrellas

Alojamientos que convirtieron en su casa Marlene Dietrich, Coco Chanel o Hemingway

AnteriorSiguiente
  1. 1
  2. 2
  3. 3
  4. 4
  5. 5
Navegue usando los números

Hotel Lancaster, París

Uno de los hoteles con más historia de París es el Hotel Lancaster, construido como residencia privada en 1889 y en donde se sigue respirando glamour en su ambiente. El legendario hotelero Emile Wolf persiguió antigüedades en los mejores casas de subastas de París; la impresionante colección crea un fondo deslumbrante hasta este día. El jardín interior, cuyas exuberantes plantas provienen de cinco continentes distintos, refuerzan la impresión de sentirse como en casa.

Fue en uno de los apartamento de este alojamiento donde la estrella Marlene Dietrich vivió en los años 30 durante tres años y, en la actualidad, la suite con su nombre mantiene un piano de cola en la sala de estar.

Desde su construcción el hotel ha alojado a personalidad de todo tipo como Jane Fonda, Emma Thompson o Pedro Almodóvar.

Hotel Ritz París

El hotel Ritz París es un legendario hotel de lujo inaugurado en 1898 -y recientemente restaurado en su totalidad-. Las elegantes habitaciones están decoradas al estilo francés con obras clásicas en tonos pastel, antigüedades y baños de mármol. Las suites palaciegas cuentan con sala de estar independiente, y algunas tienen terrazas privadas con vistas al jardín. Las espléndidas suites superiores, con decoración de la época, tienen vistas a la Place Vendôme.

Fue precisamente en una de ellas donde vivió Coco Chanel durante 30 años. El Ritz París se convirtió en su hogar. La diseñadora decoró personalmente su suite con grandes espejos y cristales que hacen tributo al gusto y a la elegancia de la diseñadora.

Entre las instalaciones del hotel cabe destacar dos bares, uno de ellos inspirado en Hemingway, un bistró y dos restaurantes exclusivos. Además, el hotel dispone de una piscina cubierta, un gimnasio, un spa elegante con tratamientos de belleza de Chanel y una boutique de alto nivel. También se ofrecen clases de cocina.

Castelar Hotel Spa, Buenos Aires

Habitación museo de García Lorca-

El Castelar Hotel & Spa es un clásico de cuatro estrellas de Buenos Aires, situado sobre la Avenida de Mayo.

Fue inaugurado con el nombre de Hotel Excelsior, y en 1933 tuvo a su huésped más ilustre, el escritor español Federico García Lorca, quien permaneció en el establecimiento hasta marzo de 1934. En 2003, su habitación fue ambientada por el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, en homenaje histórico al visitante. En el subsuelo del edificio se instaló la peña «Signo», muy concurrida por las clases porteñas más acomodadas, adonde fueron habituales Norah Lange, Oliverio Girondo y Alfonsina Storni. Allí ellos agasajaron a García Lorca, con motivo del estreno de su obra Bodas de Sangre.

Hotel Elysée, Nueva York

Construido en la década de 1920, el Hotel Elysée recibe su nombre de uno de los mejores restaurantes franceses de la época. El Hotel Elysée fue un escenario exclusivo para ricos y famosos y albergó a estrellas de cine, artistas, escritores e intelectuales.

Tennessee Williams vivió en el hotel durante quince años y murió en la suite «Puesta del sol».

Lujoso pero íntimo, el Hotel Elysée está situado en la East 54th Street entre las avenidas Park y Madison. Entre todos los hoteles cercanos a Central Park, el Elysée representa un oasis de lujo, elegancia y tranquilidad en el bullicioso Midtown de Manhattan.

Cada habitación tiene su propio diseño así que no hay dos habitaciones iguales. En lugar de los números tradicionales, las habitaciones fueron nombrados para reflejar su personalidad, tales como la suite «Sayonara» asignado a Marlon Brando después de su papel protagonista en la casa de té de la luna de agosto.

Hotel Ambos Mundos, La Habana

Habitación de Ernest Hemingway, hoy convertida en museo-

El Hotel Ambos Mundos, de la Habana, fue construido en los resplandecientes años 20 en un característico color salmón. El alojamiento clásico posee un amplio lobby y pasillos sombríos que conducen a 52 habitaciones. Cada rincón del edificio emana historia incluyendo el chirriante ascensor que, operado por el botones, transporta a los visitantes hasta una encantadora terraza con vistas incomparables y música en vivo en los horarios de los cócteles o las comidas.

Pero si este hotel se gana su fama internacional fue por convertirse en el primer hogar en Cuba del célebre escritor norteamericano Ernest Hemingway, que residió en el Hotel Ambos Mundos de 1932 a 1939. El hotel opera con normalidad, a excepción de la habitación 511, que aún conserva las posesiones personales de Hemingway tal como las dejó antes de volver a los Estados Unidos.

AnteriorSiguienteToda la actualidad en portada
publicidad

comentarios