Viajar

Un Pueblo Ejemplar de Asturias que deberías conocer

La comarca de Los Oscos, galardonada con el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2016

Vista de San Martín de Oscos
Vista de San Martín de Oscos - PABLO LÓPEZ/TURISMO DE ASTURIAS
FRANCISCO LÓPEZ-SEIVANE - Actualizado: Guardado en:

La comarca de Los Oscos, integrada por los concejos de Santa Eulalia, San Martín y Villanueva, ha sido galardonada con el Premio al Pueblo Ejemplar de Asturias 2016, por combinar tradición y modernidad, y aunar la conservación de la naturaleza con su desarrollo económico. El jurado de esta XXVII edición, al que han concurrido veinte candidaturas, ha destacado que los vecinos de la comarca han sido capaces, en las tres últimas décadas, de articular un plan colectivo que combina «equilibradamente» tradición y modernidad. Los Oscos cuenta en la actualidad con unos 1.370 vecinos repartidos entre estos tres concejos que forman parte de la Reserva de la Biosfera Oscos-Eo y Tierras de Burón, declarada por la UNESCO en 2007.

Los tres municipios premiados en esta ocasión han sido San Martín de Oscos, Santa Eulalia de Oscos y Villanueva de Oscos. Los Reyes, en nombre de su hija Leonor, Princesa de Asturias y presidenta de honor de la Fundación del mismo nombre, han remitido un telegrama de felicitación a los alcaldes de Villanueva, José Antonio González Braña; San Martín, Javier Martínez Pérez, y Santa Eulalia, Marcos Niño Gayoso.

Colores de otoño en Santa Eulalia de Oscos
Colores de otoño en Santa Eulalia de Oscos- CAMILO ALONSO/TURISMO DE ASTURIAS

Francisco López-Seivane, escritor de ABC Viajar, estuvo recientemente en estos y otros pueblos de aquella comarca para escribir un artículo en nuestro suplemento mensual. Este texto nos traslada al unvierso de las antiguas ferrerías.

«Lo más característico del concejo de Taramundi, amén de sus hermosos bosques, profundos valles y magníficos paisajes, son las «ferrerías», como llaman aquí a las pequeñas fraguas donde se trabaja el hierro desde tiempo inmemorial. Hay ferrerías datadas en el concejo desde el siglo XVI. Incluso se ha encontrado en un antiguo castro celta una pieza de hierro que data del siglo IX antes de Cristo y que probablemente sea la muestra más antigua de hierro fundido que exista en España. Pero desde el siglo XIX el oficio fue evolucionado paulatinamente hacia la cuchillería.

Antiguamente, casi todo el mundo tenía una fragua en casa. Cuando llovía, los hombres se dedicaban a trabajar en ella, y los días de sol, iban al campo. Ahora sólo queda un puñado de «ferreros» profesionales dedicados en cuerpo y alma a la fabricación de cuchillos, navajas, embellecedores, argollas…, cuando sus antepasados hacían, sobre todo, clavos. De hecho, de aquí se salieron la mayoría de los clavos empleados en los navíos de la Armada Invencible.

Otro de los concejos de la comarca es Santa Eulalia de Oscos, al que pertenece la aldea conocida como Ferrerela de Baixo, donde nació el Marqués de Sargadelos. Es un verdadero placer visitar despacio su casa materna, perfectamente conservada, y un auténtico documento vivo para conocer, tal cual era, la vida del siglo XVIII en una remota aldea, que no vio la luz hasta 1955, ni el agua corriente hasta 2008, a pesar de que cuenta con veintitrés manantiales en un radio de 250 metros alrededor de las cuatro casas que suma la aldea.

Herrería de Santa Eulalia de Oscos
Herrería de Santa Eulalia de Oscos- TURISMO DE ASTURIAS

Una cosa digna de ver es la fragua del último «ferrero de mazo» que queda en España. Se trata de Friedrich Bramsteidl, un romántico herrero austriaco, que vino a pasar un invierno en España en el año 89 y no volvió nunca a su país. Se dedicó, primero, a la agricultura ecológica, para terminar volviendo más tarde a la forja artística. Un buen día oyó hablar de que en Santa Eulalia de Oscos se ofrecía una de las dos últimas fraguas de mazo hidráulico que quedaban en pie desde el siglo XVIII. No necesitó más. Se hizo cargo de ella en 2006 y comenzó el duro aprendizaje de un sistema arcaico y complejo del único maestro vivo que quedaba y que moriría años más tarde. Ahora Friedrich es el último ferrero de mazo vivo y preside desde 2007 el Concejo del Hierro de España.

El mazo hidráulico es un viejo sistema que se ingenió en Centroeuropa en los siglos XIII y XIV, haciendo fortuna después en Taramundi. Por su complejidad y complicado mantenimiento fue despareciendo gradualmente de la historia. Este tipo de fragua requiere un estanque de agua en altura para activar por gravedad una especie de noria que hace girar en el interior de la fragua una rueda dentada que activa el mazo.

Villanueva de Oscos
Villanueva de Oscos- ALEJANDRO BADÍA/TURISMO DE ASTURIAS

El «mazo» en cuestión es un martillo gigantesco. El mango tiene varios metros de largo y un grosor de 50 centímetros, normalmente un tronco de árbol, mientras el martillo propiamente dicho es una pieza de hierro de más de 100 kilos, que percute contra un yunque semienterrado. La fuerza generada es enorme y resulta muy sencillo laminar barras de hierro candente en pocos segundos. El asunto parece fácil, pero requiere mucho oficio. Y aquí reside el mérito de este diminuto austriaco que, sin perder su estética hippy, se atrevió a ponerlo en marcha. No sólo aprendió la manera de manejar el mazo, sino que tuvo que familiarizarse con todo el mecanismo e ingeniárselas para improvisar los frecuentes problemas de mantenimiento de un sistema secular y obsoleto que carece de repuestos o manuales de funcionamiento».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios