La isla privada que puedes comprar por menos de lo que cuesta una casa

Situada en un archipiélago al norte de Escocia, su precio de salida es relativamente asequible

Actualizado:

Seguro que se te ha pasado por la cabeza en más de una ocasión. Si ganases un gran premio de lotería... ¿te comprarías tu propia isla? Un amplio espacio rodeado de mar, sin vecinos, donde estar completamente a tus anchas e incluso construir a tu gusto. Se trata de un hermoso sueño que muy pocos logran hacer realidad, porque las islas privadas suelen costar muchísimo dinero. Claro que de vez en cuando surge alguna oportunidad, alguna opción cuyo precio no presenta seis o más ceros.

En Vladi Private Islands, web especializada en la venta de islas privadas, encontramos una propiedad con unas características poco habituales. Se trata de un terreno en Vaila Sound (Walls, Shetland, Escocia). Para encontrarla en un mapa deberás buscar en un archipiélago situado al norte de Escocia y al oeste de Noruega. También puedes localizarla en tu GPS introduciendo las coordenadas 60.215831, -1.571203. Como podrás comprobar, se trata de una isla pequeña casi completamente rodeada por otras de mayor tamaño.

En el mapa puede parecer diminuta, pero su superficie es de 25.79 hectáreas. Según se explica en la descripción de la propiedad, por su ubicación es sencillo acceder a ella durante todo el año. Sus exuberantes paisajes naturales son su principal atractivo. Además, cuenta con permisos tanto para realizar una serie de obras nuevas como para restaurar las casas abandonadas que hay en sus tierras. Evidentemente, si alguien quisiera vivir en ella tendría que hacer una serie de inversiones.

¿Qué hay del precio? El anuncio asegura que se escuchan ofertas a partir de las 250.000 libras, algo más de 285.000 euros. Por supuesto, no es un dinero del que todo el mundo disponga; pero si has buscado piso recientemente en alguna de las ciudades más pobladas de España, sabrás que es sencillo encontrar viviendas a la venta por importes similares o superiores. Nadie ha habitado esta bella isla desde 1934; y sus actuales propietarios esperan recibir pronto alguna propuesta de alguien dispuesto a darle vida de nuevo.