Mira en el vídeo un extracto del juego - J.M.S.
ANÁLISIS

«Unravel»: la vida tiene forma de hebra

Como un cuadro impresionista, este innovador videojuego de plataformas en scroll horizontal hila dos factores: un personaje adorable y una aventura que se desgrana lentamente

MADRIDActualizado:

De estética preciosista, cuidada hasta el más mínimo detalle, «Unravel» es un azote a los tradicionales juegos de plataformas. Yarny es el personaje principal. El muñeco que manejamos en scroll horizontal. Recubierto de hilo y parco en palabras, confiamos en él para descubrir una historia hilada por sensaciones y ternura. Acabas enamorándote de él. Sufres por sus padecimientos, sonríes por sus logros.

Tejido con una madeja de sentimientos, este título disponible en descarga digital para PlayStation 4, Xbox One y PC, se mueve con fluidez en una pantalla cubierta de vegetación, impresionantes ambientes y alucinantes paisajes escandinavos. Somos una pequeña gota entre el mundo. Subyace una historia entrañable de una familia en la que la lana es el vínculo. Poco a poco se va reconstruyendo la familia alrededor de una anciana que explora las vivencias de sus nietos, hijos y marido a lo largo de su vida.

El objetivo del juego es superar diversos obstáculos, los de la propia naturaleza y los entornos. Un cubo o una lata puede ser todo un reto. Contiene puzles basados en la física, en donde el jugador debe poner énfasis en la estrategia para poder superarlos. Algunos de los retos son más bien sencillos, aunque otros requiere de un esfuerzo mental para averiguar el camino correcto. No son tremendamente complejos, puesto con una cierta dedicación se resuelven fácilmente cuando se le ha cogido el tranquillo. Por ejemplo, el hilo puede utilizarse como catapulta en algunos momentos para alcanzar el siguiente punto de acceso. Para ello, se ata en unos enclaves situados estratégicamente, mientras que en contras ocasiones se requiere de agarrar objetos del entorno.

El hilo del inocente Yanry no es ilimitado. Va perdiéndolo por el camino. Esa síntesis permite una visión global del asunto: estar hecho de lana supone una fortaleza, pero también una debilidad. Y la aventura juega con ello, por lo que el jugador se ve obligado a recuperar parte de esa lana perdida en diferentes puntos como previo paso necesario para avanzar. Hay, por tanto, una utilización creativa de ese carrete. El simpático personaje es capaz de balancearse por las ramas de un árbol o un hueco.

La música juega otro papel importante en la dramatización. Está perfectamente bien hilada y favorece a la inmersión del jugador sobre una aventura, a priori, alejada de los patrones básicos de otros juegos similares pero en el hilo conductor es el amor. Se crea una atmósfera exuberante en donde el jugador desea continuar completando los diferentes capítulos que engloba la historia. De hecho, la banda sonora está inspirada en el folclore sueco y ha sido representada utilizando instrumentos tradicionales con el fin de capturar el tono de los paisajes del videojuego.