ANÁLISIS

«King of Fighters XIV»: un duro golpe

La nueva entrega de la célebre serie incluye cincuenta combatientes

Mira en el video un fragmento del juego - J.M.S.

Si hay un género que no pasa de moda en el mundo de los videojuegos es la lucha. Con «Street Fighter» o «Mortal Kombat» como principales exponentes, por detrás de estos pesos pesados se encuentran luchando otras propuestas interesantes que intentan exprimir las de los jugadores de encadenar peleas una detrás de otra.

«King of Fighter XIV» respecto a esta premisa. El videojuego, disponible en exclusiva para PlayStation 4, contiene varios modos tradicionales y básicos. Nos encontramos con el modo versus por el cual el jugador puede luchar contra un oponente real (utilizando otro mando) o bien contra la Inteligencia Artificial del sistema, que por regla general pese a ofrecer momentos de exigencia suele tender a la benevolencia. Al menos, durante los primeros combates. Se puede seleccionar duelos de tres contra tres o, bien, de uno contra u, mientras que el apartado online permite competir contra jugadores en red. No obstante, le falta solidez a la hora de establecer los cruces y en ocasiones desespera el tiempo en realizar las búsquedas de rival.

En esta parte online de la mítica serie, el jugador puede optar por enfrentamientos clasificatorios -que hace cambiar el rango dependiendo de los resultados de las luchas- en los que las puntuaciones obtenidas en se registran y se muestran en una tabla global, pero también se puede competir de manera libre en el que se crea una sala les un máximo de 12 jugadores. Por otro lado, en el modo historia se deben elegir tres candidatos y se debe completar rondas de tres combates. El reto es derrotar a los oponentes con un equipo determinado a lo largo de diferentes escenarios, por cierto, amplios en cantidad (una veintena) y variedad. En total se encuentran 16 equipos de 3 luchadores, además de subjefes y un jefe final por un total de 50 combatientes (19 de ellos, nuevos).

A nivel artístico, el título luce bien aunque lejos de las exigencias de un mayor realismo. Ese modelado en 2D ofrece aires retros que recupera la esencia de los comienzos. Manteniendo la misma fórmula que anteriores entregas, «King of Fighters» ofrece un sistema de control de movimientos y combinaciones abierto, exigente y amplio. La idea es realizar la combinación perfecta en el momento oportuno para asestar el ataque que siempre uno desea.

Durante las peleas, el jugador puede hacer uso del llamado «modo max» en el que se pueden realizar un número ilimitado de movimientos especiales durante un corto período de tiempo. Es decir, esta mecánica logra que se alarguen los golpes y, por tanto, despedazar la energía del oponente. El sistema permite que el jugador agarre, golpe, se evada, salte (hay cuatro tipos de salto) o golpee de múltiples formas. El resultado, un gran candidato a liderar los juegos de lucha.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios