Resumen Tech 2017

«The Legend of Zelda», «NieR: Automata» o «Horizon Zero Dawn»: los videojuegos para recordar de 2017

La fantástica aventura de un joven hyliano, el regreso por todo lo alto del fontanero del bigote, el debut soñado de una princesa guerra en su batalla contra bestias metálicas o una androide con corazón han sido algunos de los personajes que deja este año de grandes títulos y propuestas

MADRIDActualizado:123456789101112131415161718192021222324252627
  1. The Legend of Zelda: Breath to the Wild

    NINTENDO

    Por su creatividad, por su aportación a los escenarios abiertos, por su largo recorrido y capacidad de atracción, por su contribución a la narrativa videolúdica «The Legend of Zelda: Breath to the Wild» ha sido uno de los mejores videojuegos del año. Este título, además, ha permitido catapultar el interés y el éxito a la consola híbrida de Nintendo, la Switch, que pese a un debut alocado en donde se le criticó la falta de propuestas, ha sido uno de los mejores lanzamientos del año en cuanto a hardware se refiere. Y, no solo eso, ha demostrado el gran año de la compañía japonesa en su primer año con la nueva plataforma.

    Pero la aventura de Link, la mezcla de fantasía y acción, su extenso y vasto mundo repleto de libertad ha conquistado el corazón de los videojugadores este año. Nintendo, de nuevo, y tras muchos años de segundón, ha vuelto por todo lo alto. El título ha demostrado, además, que el concepto de mundo abierto tiene todavía mucho que ofrecer pese a ser criticado por incluir mecánicas anodinas y actividades repetitivas. En este caso, no. La fórmula ha sido sensacional. Es difícil recordar, de hecho, un título en donde se pudieran hacer tantas cosas y, asombrosamente, que todas tuvieran sentido.

    Desde el sistema de escalada, muy intuitivo y automático, desde las misiones (tanto principales como secundarias) en donde se difumina esa idea de ir únicamente desde un punto A a un punto B para completarlas; todo lo que ofrece el juego está bien contado y representado, no solo gracias a un apartado visual de texturas modernistas y gráficos muy creativos de gran belleza.

    El juego ha seducido por tratar con inteligencia al usuario, ofreciéndoles pistas y sugerencias a las que acudir. Pese a que su sistema de combate puede llegar a gustar más o menos, Zelda tiene esa capacidad de decirle al jugador de primeras cuál será su final, el combate contra el dragón Ganon, pero dentro de uno mismo se es consciente que no le puede derrotar hasta estar preparado. Ese camino de prepararse es una experiencia de aprendizaje que se alcanzan las 40 horas perfectamente. Da pena acabarlo.

  2. Super Mario Odyssey

    nintendo

    Nintendo, este año, ha sabido hacer las cosas bien. Su mayor virtud es disponer de un elenco de personajes amados y con los que se pueden contar muchas historias. El más emblemático, y probablemente el más representativo de la historia de los videojuegos, también ha tenido su particular videojuego. «Super Mario Odyssey» ha sido adictivo, locuaz, carismático, original y, sobre todo, divertido.

    Estel videojuego de plataformas ha ofrecido una mayor variedad de acciones, situaciones y capacidad de sorprender. El título, que ha reforzado el catálogo de Switch, ha introducido nuevas mecánicas gracias al uso de una gorra, Cappy, con la que capturar las habilidades y a los enemigos que se encuentra por doquier. Para ello, la saga ha aparcado los elementos propios de las plataformas en 2D para adentrarse en un planteamiento más cercano al «sandbox», pero combinando diferentes perspectivas y con un diseño de niveles impresionante.

    A su favor han estado la larga lista de acciones, de actividades, de retos a realizar, pero sobre todo, la apertura, desde una vocación de perfecta naturalidad, de mecánicas nuevas que han agrandado el universo del popular fontanero. Una evolución generosa e imaginativa, sin perder ni un ápice la entidad propia de Mario. Un título fundamental.

  3. NieR: Automata

    Puede que el título no le llame la atención a nadie, pero todo lo que contiene es creativo y original. De un creciente nivel de dificultad, la aventura (o desventuras, más bien) de un futuro de androides con personalidad muy marcada ha sido una de las grandes sorpresas del año.

    «Nier Automata» no es solo recomendable, es necesario para vivir una experiencia adictiva de caminos múltiples, en donde una vez que que la aventura principal acaba se abren nuevos finales que amplían la trama desde nuevas perspectivas y cerrando el círculo iniciado con anterioridad. Que, por cierto, ha contado con un sistema de guardado algo puñetero, que en ocasiones podía llegar a frustrar, pero al que se le coge cariño al final.

    Repleto de acción trepidante, de búsqueda de desafíos, de combinaciones de perspectivas y géneros diversos (rol, mundo abierto, plataformas, desplazamiento horizontal, plano cenital, tercera persona), el título ha sido una gran obra cuyo nivel estético ha quedado demostrado con creces. Su espíritu tiene una tremenda voluntad de atrapar al espectador en una historia envolvente y de orientación postapocalíptica cuyo sistema de combate, directo y al grano, no deja concesiones ni segundos de reflexión.

  4. Wolfenstein II: The New Colossus

    Aunque la idea de Wolfenstein se asocie al clásico juego «mata-mata», todo lo que representa y la estructura desarrollada de tintes retrofuturista ofrece horas y horas de trepidante acción. Porque, en realidad, estamos ante un título de gatillo fácil.

    La segunda entrega protagonizada por B.J. Blazkowicz ha resultado más sanguinaria y gore que su predecesora. Con una curva de dificultad apuntando hacia lo alto, «Wolfenstein II: The New Colossus» ha mostrado un gran potencial con su larga lista de armamento disponible y sus frenéticos combates.

    En algunas secuencias el sigilo es la mejor opción en este cóctel de espectacularidad sin concesiones de ningún tipo. De nuevo, las reflexiones toscas y en forma de parodia, su humor bobalicón es la correa de transmisión por la que se mueve todo el argumento.

  5. Horizon Zero Dawn

    PlayStation ya tiene a su nueva heroína, Aloy. Una adorable y carismática pelirroja salvaje que, en una distopía retrofuturista, debe cazar máquinas salvajes para sobrevivir a un mundo hostil, repleto de actividades de todo tipo, en donde el descubrimiento de sus pasado y los vestigios de la civilización es permanente en su narrativa.

    No solo eso, ha aportado grandes novedades a nivel dramático que ha elevado a la personaje principal a un altar. La mayoría de misiones consisten en descubrir más restos de su pasado. Se le ha querido, ha enganchado, ha hecho reir, incluso llorar. Pero sobre todo un detalle, ha importado conocerla.

    De un entorno vasto y detallado, «Horizon Zero Dawn» se desenvuelve con soltura en medio de armas casi rudimentarias en donde la mayor ventaja del personaje es su adaptación y anticipación. La cazadora de la tribu de los Nora se enfunda arcos de toda clase, trampas y bombas para cargarse a bestias metálicas sin dilación. Con ciertos elementos propio de los juegos de rol, la aventura se desarrolla en tercera persona. Es un cóctel que mezcla lo primitivo con lo robótico.

    Uno de los aspectos más interesantes es el feminismo desbordante que se respira por todo el juego. Mil años después de un «evento apocalíptico», la naturaleza campa a sus anchas y bestias robóticas dominan un mundo en el que el ser humano sobrevive escondido y organizado en un sistema de tribus cazadoras. En ese contexto, la cazadora emprende su camino en busca de la verdad a la vez que lidera una nueva propuesta de videojuegos que normalizan el papel de la mujer, que aparece como dueña de su destino e igual de capaz que el hombre.

  6. Resident Evil VII

    El regreso de la bestia ha funcionado por su propuesta innovadora y original. Cambiando la acción de las últimas entregas para retomar el la tensión del sigilo y la supervivencia, el juego ha incluido, además, un perspectiva subjetiva en lugar de la habitual tercera persona que ha hecho perder los nervios a los jugadores por culpa de un planteamiento de terror psicológico.

    Con una trama propia del cine de terror, «Resident Evil 7» ha ofrecido una experiencia distinta, ganando el pulso además del desafío de la tecnología de realidad virtual que ha permitido que los jugadore se metan de lleno en una historia asfixiante y con secretos por descubrir.

    Cronológicamente, el título se ubica después de los acontecimientos de «Resident Evil 6». Aquí, el personaje interpretado por Ethan Winters acude a una plantación abandonada en Louisiana después de recibir un mensaje de su esposa Mia, que ha estado desaparecida durante tres años. Los primeros compases obligan a explorando una casa aparentemente abandonada en donde van sucediendo continuos problemas. Y hasta aquí puedo leer.

  7. Cuphead

    Emocionante, divertido y, sobre todo, distinto. Así ha resultado «Cuphead», un título de permanente destreza envuelto en una ambientación propia de los dibujos animados de los años treinta. Una propuesta arriesgada, que ha abierto los ojos hacia una mecánicas de juego «run and gun» en donde el aprendizaje de patrones, pericia y gestionar los segundos forman parte de su estructura.

    Pese a su vocación «indie», el juego cumple lo que promete, aunque ofrece escasas horas de diversión. Pero hay veces que más vale la pena algo corto e intenso que mucho y aburrido. El objetivo del personaje, un onírico y extraño ser de cabeza en forma de copa, es derrotar a enemigos finales constantemente para saldar una deuda con el mismísimo diablo. Se puede completar de manera individual como en modo cooperativo. El mundo está compuesto de cuatro escenarios distintos, que se van desbloqueando conforme avanzamos. Una verdadera joya.

  8. Assassins Creed: Origins

    La saga de aventuras con influencias históricas ha regresado por todo lo alto. Para ello, se «Assassins Creed: Origins» ha regodeado de los inicios del Credo de los Asesinos y una época, el Antiguo Egipto, que se ha captado la esencia del periodo ptolemaico. Con un nuevo personaje, Bayek, se han introducido pequeños cambios para mantener su esencia. Un sistema de combate más directo y refinado, una serie de actividades complementarias mejor integradas dentro de la trama principal han sido algunos de sus principales novedades. De hecho, es el mejor «Assassins» desde hace varios años.

    Repleto de acción, el jugador debe cumplir con su venganza personal que le lleva a sacudirse los problemas en varias regiones de la época como Menfis, Siwa, Giza o el Delta del Nilo. Escenarios bien construidos y detallados que demuestra una vez el gran trabajo de esta franquicia. Vamos, la evolución que necesitaba después de varios años de repetir una fórmula casi agotada.

  9. Star Wars Battlefront II

    Corrigiendo errores del pasado y llegando con un controvertido sistema de progresión, «Star Wars: Battlefront II» ha mejorado algunos aspectos pero conservando su gran baza, el modo multijugador, en donde se llegan a representar batallas estelares de hasta cuarenta jugadores. De corta duración, no obstante, ha sido su modo campaña en donde se recrea un periodo comprendido entre el final de «El Retorno del Jedi» y «El Despertar de la Fuerza».

    Interpretado por un nuevo personaje, Iden Versio, a lo largo de seis horas se van descubriendo una serie de secretos acaecidos después del final de la segunda estrella de la muerte, la poderosa arma empleada por el Imperio. Lleno de cuestionamientos y bajo una moral propia, la trama ofrece además la posibilidad de ponerse a los mandos de otros personajes emblemáticos como Luke Skywalker o Lando. Imprescindible para los fanáticos de la cinematográfica saga estelar que está más viva que nunca.

    Con unos efectos visuales impresionantes, el jugador puede vivir la experiencia a bordo de vehículos clásicos como cazas TIE o X-Wing, pero su mayor participación se encuentra en el terreno, en unos 16 escenarios, de acción desenfrenada y gobernado por las llamadas cartas estelares que, para bien o para mal, se convierten en un desafío para mejorar los niveles de los jugadores.

  10. Persona 5

    Ambientado en Tokio, los protagonistas han sido unos jóvenes justicieros llamados Phantom Thieves of Hearts. En el regreso de la saga se ha mantenido, como es obvio, esa característica estética manga, llevándola al extremo. Con un sistema de combate por turnos y una historia de larga duración y extraña, «Persona 5» ha dado momentos de verdadera excitación por su propuesta original en donde hasta lo más mínimo como los menús están bien cuidados.

    Con elementos de rol, el personaje se pone en la piel de un estudiante de secundaria que debe completar una serie de actividades programados y otros aleatorios. Más allá, queda reflejado parte de la cultura social y vivencias de la modernidad actual en donde hasta los más cercano como ir a la escuela se convierte en un desafío. Sin contar, por su puesto, por su original propuesta creativa.

  11. Destiny 2

    Otro juego que ha aprendido de los errores del pasado ha sido «Destiny 2», que se ha revolucionado con un modo historia más consistente y apostando, cómo no, por un universo multijugador que sirve de escenario para batallas estelares de gran tensión. Las llamadas «raids» han vuelto a ser unos desafíos necesarios que seducen por su apabullante propuesta cooperativa.

    El videojuego de disparos multijugador ha cumplido como si se tratara de un nuevo inicio. Además de más contenido y actividades sociales y cooperativas, el videojuego ha incluido una nueva función, «Partidas Guiadas», que ofrece actividades más desafiantes. De esta forma esta función permite a quienes juegan en solitario encontrar a otros jugadores al tiempo que ganan nuevas recompensas como armas y armaduras. «Countdown» es también un nuevo modo multijugador competitivo a través de internet, además de una actividad cooperativa para tres jugadores sobre un nuevo mapa llamado «Inverted Spire».

    En cuanto a su temática, los videojugadores se asoman de nuevo a un universo futurista. La última ciudad segura de la Tierra ha caído y está en ruinas, ocupada por un nuevo y poderoso enemigo y su ejército de élite, La Legión Roja. Cada jugador debe crear su propio «Guardián», personajes llamados a proteger a la humanidad. El reto: reunir fuerzas y restaurar su hogar.

  12. Injustice 2

    Divertido, intenso, simple y desafiante. La nueva entrega del videojuego de lucha permite controlar (y mejorar sus habilidades conforme progresamos) el largo elenco de personajes de DC Comics, y alguna otra sorpresa. «Destiny 2» es apasionante. Y espectacular, puesto que tiene concebido una serie de golpes especiales y específicos en cada personaje que muestra su indolente espectacularidad de la que se hace gala.

    Además, ha incluido una trama original (a veces inverosímil) que sirve para conocer los movimientos y hacerse con los controles de cada uno de ellos, como los clásicos Supergirl, Batman o Superman, o otros de menor trascendencia universal como Arrow, Black Adam o Deadshot. Los enfrentamientos son, indudablemente, intensos.

    En cuanto al planteamiento, cada batalla se define por los jugadores gracias a las opciones de personalización de los héroes y villanos del universo de DC con elementos únicos que se pueden adquirir a lo largo del juego. Por primera vez los jugadores pueden decidir sobre la apariencia de sus personajes, sus técnicas de lucha y su desarrollo a lo largo de una gran variedad de modos de lucha.

  13. What remains of Edith Finch

    Realismo mágico, una narrativa imaginativa y un original planteamiento se han fundido en esta interesante propuesta, atrayente de dimensiones artísticas sin parangón. De corte «indie», «What remains of Edith Finch» se ha convertido en un imprescindible de 2017.

    Este videojuego de aventuras en primera persona, que se acerca al universo de «Firewatch», un título del pasado año también a tener en cuenta, permite que los jugadores descubran secretos, discurran por pasadizos y experimenten sensaciones inhóspitas. Por su aportación merece ser uno de los mejores y más recordados juegos del año, a pesar de que su duración es, lamentablemente, escasa.

    La trama versa en torno a la familia Finch que vive en la costa del estado de Washington. Bautizada como la «familia más desafortunada de Estados Unidos», sienten que les persigue una maldición que recuerda que cada miembro de la familia, que se remonta al menos a cinco generaciones, ha muerto prematuramente, y solo un niño de cada generación ha sobrevivido para tener los suyos propios. Una aventura enigmática y emocional que no deja a nadie indiferente.

  14. Gravity Rush 2

    Tras el notable éxito de la idea original, la secuela de este videojuego que juega con la gravedad ha mantenido esa estética anime tan carismática que lo hacen incomparable. En esta ocasión, Kat y Raven regresan para embarcarse en otra aventura de vértigo en la que, a veces, caerse puede hacerte sentir como si volases.

    Frente a la anterior entrega, en esta ocasión los jugadores se han beneficiado de nuevos poderes para cambiar la dirección de la gravedad y alterar su fuerza según le convenga. El objetivo: dominar las leyes de la física mientras exploras un amplio mundo lleno de misiones, retos y monstruosos demonios.

  15. Prey

    Otro de los recomendables pese a que ha pasado casi en un segundo plano. Este título en perspectiva subjetiva (llegó en 2006) ha otorgado un papel importante a la simulación. Las decisiones del jugador son esenciales. El sistema registra todos los movimientos del jugador para que esas decisiones «tengan consecuencias».

    La reinvención de este juego de ciencia ficción y acción en primera persona ha supuesto un completo reinicio con marcado acento «thriller» psicológico donde se ha paseado constantemente por la tensión y la dificultad, porque abrirse camino en medio de extrañas criaturas alienígenas no resulta fácil.

    Todo gira sobre la nave Talos, la cual se encuentra en órbita. Estamos en el año 2030 y, en ese contexto, el jugador, que interpreta a un personaje llamado Morgan Yu, debe salir airoso de una invasión alienígena.

  16. Nioh

    El videojuego de rol de acción «Nioh» ha rescatado ese concepto de juego exigente para llevarlo al extremo. No es extrañar que lo hayan comparado con la serie Dark Souls, pero bajo una ambientación propia de un Japón medieval. No solo incorpora elementos clásicos, tales como los samuráis y las criaturas sobrenaturales de la cultura japonesa, sino que también ofrece la emoción de una auténtica lucha con espadas de samurái.

    El título relata las aventuras del marinero William Adams en un Japón devastado por décadas de conflicto interno, luchas de poder y demonios de la mitología nipona. Un entorno donde confluyen historia y fantasía, los vivos y los muertos. Cargado de violencia explícita, el estilo de juego es tremendamente rápido y directo, que se completa con combinaciones de golpes físicos y magias.

    Entre otras cosas, se puede seleccionar la forma de competir entre dos estilos: un modo más estable velocidad o una mayor resolución de pantalla. Por su viveza, trabajo en el desarrollo de los niveles y un apasionante mundo lleno de intensidad merece forjarse un nombre este año.

  17. For Honor

    Con su acción en tercera persona, el título permite disputar batallas entre ocho jugadores en un extraño mundo de guerreros de época. En «For Honor», el jugador debe escoger a un personaje, procedente de varias culturas como la vikinga y los caballeros medievales. Hay tres facciones (chosen, warborn y legions).

    Las clases disponen de diferentes habilidades y armas, al tiempo que la personalización juega un papel importante. Se puede elegir el sexo de los personajes y la armadura usada. La mecánica de combate ha sido una de las mayores sorpresas, en las que es posible ajustar la altura y posición del golpe en función del arma escogida. El resultado, combates intensos.

  18. Fifa 18

    La conocida serie se renueva anualmente. Siendo un título que vende mucho pero que cuesta encontrarle la innovación, sí es cierto que «Fifa 18» ha mantenido el listón bien alto esta temporada, y eso que su máximo rival, «Pro Evolution Soccer 2018», ha mejorado tremendamente. Para ello, se ha reforzado con mejores animaciones, un control más preciso del balón, movimientos más realistas y, además, un aliciente, el modo historia interpretado por Alex Hunter.

    Con un apartado visual abrumador, el modo más divertido ha vuelto a ser Fut Champions en el que los jugadores deben confeccionarse su propio equipo en base a los jugadores que se va encontrando y fichando. Puede que para muchos aficionados no aporte nada, pero sigue siendo el rey del balón.

  19. Forza Motorsport 7

    Los juegos de conducción este año han estado muy competidos. Que si «Project Cars 2» que esta temporada se ha adentrado más en la simulación no apta para aficionados; que si «Gran Turismo Sport», que ha querido dar el salto a la competición. Pero de todos ellos, al menos en lo que se refiere a su apartado artístico, ha sobresalido sin duda «Forza Motorsport 7». Una oda a la belleza del motor.

    A su favor, su amplio cartel de vehículos disponibles y su interminable listado de trazados dispuestos a quemar rueda. Cuenta con 700 coches y 30 enclaves cerrados -200 variantes- disponibles con los que intentar lucirse al volante. Así, uno se puede montar en un esbelto Audi Audi Sport quattro S1 de 1986, vivir la velocidad sumergido en un prototipo de Chevrolet Corvette Daytona, sentirse orgullo dentro de un Ford Mustang del 67 o ponerse a prueba en un Ferrari F12. Si eso no es para querer llevárselo puesto…

    La conducción en cada modelo es diferente. Se siente la potencia en uno u otro, así como el control del volante. La nueva entrega de videojuego de conducción ha vuelto a mostrar su poderío técnico, aunque intenta captar al gran público con una conducción equilibrada y adaptada.

  20. Sombras de Guerra

    Por méritos propios, esta saga se ha consolidado. Puede que para más de un jugador «Sombras de Guerra» no aporte nada a esta industria. Es más, que llegue a tomar prestados elementos propios de juegos como Assassins Creed o Batman Arkham, pero tiene una entidad propia gracias a su original sistema de adaptación Némesis, por el cual los enemigos ajustan tanto habilidades como diálogos en función del enfrentamiento con el personaje.

    Se trata de una mecánica asociada a la trama, personalizable, y que afecta al mundo entero, donde todos los entornos y personajes están influenciados por las decisiones y acciones del jugador, creando un mundo personal y único con cada nueva partida. Este sistema genera historias personales mediante enemigos generados proceduralmente, quienes recuerdan cada enfrentamiento y tienen diferentes personalidades, puntos fuertes y puntos débiles.

    Repite una vez más Talion como el personaje controlable en tercera persona, que debe llevar a cabo su particular vendetta. Pero por el camino debe enfrentarse a hordas de uruks y orcos que no se lo ponen fácil. Con cuestionables decisiones narrativas, que demuestra en parte que la inspiración con «El Señor de los Anillos» no deja de ser superficial, el juego ofrece un planteamiento en mundo abierto. Un interesante modo asalto, la acción de reclutar soldados y la posibilidad de subirse a manos de un dragón han sido algunas de sus novedades. Y, aunque ha continuado con el mismo patrón, en esta ocasión se ha cortado con más intensidad.

  21. Sniper Elite 4

    Con el permiso de Call of Duty, que este año ha regresado por fin a sus raíces, la Segunda Guerra Mundial como escenario de lucha en los videojuegos es terreno conquistado para «Sniper Elite 4». Todas sus entregas se han adaptado a este periodo. Y este año ha tocado a la Italia fascita.

    El jugador se pone en la piel del experto tirador Karl Fairburne, quien él solito puede acabar con todo un ejército en su lucha contra el totalitarismo italiano. Se compone de varios modos, entre los que se encuentra una campaña de corte lineal en donde se engloban varias misiones que se completan en unas diez horas, y dos modos multijugador en donde se pone a prueba contra otros tiradores.

    La fórmula, aunque algo manida, funciona en el sentido que saca partido a los elementos jugables con los que coquetea, llevándolo en ciertos momentos a un terreno más abierto en este entrega. Resolver las misiones encomendadas (mata al teniente como sea, elimina al francotirador, elimina las cámaras…) conlleva establecer un ritmo cadencioso en donde el pilar fundamental sobre el que se sostiene es, básicamente, intentar pasar desapercibido.

    Los elementos específico existentes, con todo, reflejan un intento de animar las habilidades del tirador pese a lo inverosímil de la situación en alguna que otra enunciación. En su base confía, pues, en un orden claro para completar su historia, ya que la fabricación del juego en muchos momentos es profundamente lineal en su base. Ha ofrecido grandes momentos.

  22. RiMe

    De corte independiente, de mágica ambientación, de propuesta creativa y de evocadora ambición, «RiMe» se ha ganado a pulso estar en una lista de videojuegos para recordar. De indudable inspiración con «The Last Guardian», el director de orquesta de la trama es un niño que vive su propia aventura de búsqueda.

    El resultado es embriagador. Magnífico. Maravilloso. Con unas texturas y diseño artístico que parece cabalgar entre los parajes de Zelda, la calidez de «Journey» o los trazos del pintor español Joaquín Sorolla, se siente cimentado por unas influencias que lo convierten en un título muy original, casi único en su género.

    Tiene unos aires mediterráneos que se enclavan dentro de cada esquina del entorno de juego y que hace que sea parte de su atractivo. Y de su magia. Porque todo lo que le envuelve es un truco estético que juega con lo invisible y lo enigmático.

  23. Little Nightmares

    Otro título de corte independiente que merece ser recordado es esta grotesca y truculenta historia de un personaje extraño, dentro de un mundo extraño, a la que le suceden multitud de situaciones. «Little Nightmares» es un juego de puzles y plataformas cuya única pesadilla es su corta duración. Está trabajado en cada detalle de su ficción y el jugador se encuentra en un mundo que parece estar diseñado, hablando en plata, para jodernos la existencia. Lo consigue cruzando dos apartados bien diferenciados. Por un lado, una historia evocadora y enigmática; por otro, unas mecánicas simples.

    Todo en su conjunto está cargado de simbolismos oníricos y ambientes grotescos. Saca a relucir los miedos infantiles y rebusca acertadamente en nuestros oscuros pensamientos hasta encontrar una salida. Plasmado artísticamente hablando de una forma majestuosa, el videojuego recrea una particular aventura de una adorable niña de nueve años llamada Six en su escapada de Las Fauces, un surrealista buque cuyas entrañas ocultan una esperanza: dejar de estar esclavizada. Pero en intento deberá superar numerosos obstáculos.

  24. Hellblade: Senua s Sacrifice

    Este juego de acción y aventura de terror psicológico está inspirado en la mitología nórdica. Su personalidad viene dada por el personaje, femenino, Senua, una guerrera Pict que debe llegar a Helheim derrotando a entidades de otro mundo y enfrentándose a numerosos desafíos de cara rescatar el alma de su amante muerto.

    Al combinar varios géneros, el juego abre su espacio para la experimentación y las luchas frenéticas. Su sorprendente aptitud para resolver los conflictos lo convierten en una propuesta interesante. Como peor baza, su apartado artístico, por debajo de lo exigido.

  25. Uncharted: The lost Legacy

    Hay vida más allá de Nathan Drake. Y su nombre es Chloe, un personaje femenino que tuvo su minuto de gloria en Uncharted, pero que en «El Legado Perdido» se luce con fuerza y arrojo. Porque, en efecto, este año ha sido el de las mujeres guerreras. El personaje, controlable en tercera persona, vive en medio de una guerra civil en la India. Entonces, decide buscar el Colmillo de Ganesh, una antigua reliquia de gran valor.

    En su búsqueda, cuenta con la ayuda de Nadine Ross, otra conocida de los aficionados a la saga. Con un apabullante apartado artístico contemplado de por la belleza, el juego es generoso en el armamento como hizo popular la serie con anterioridad y, pese a ser también algo corta en el tiempo, ha superado la prueba de la comparación.

    Mantiene la esencia y ofrece momentos épicos en medio de enfrentamientos directos. Espectaculares panorámicas se funden con un sistema de juego reconocible en donde la vertiginosa verticalidad del «parkour» y las frenéticas secuencias de intercambio de disparos es el recurso más habitual.

  26. Total War: Warhammer 2

    Tenebrosos, voraces y espeluznantes. Unos temerosos, otros más fuertes y estratégicos. Pero, todos, absolutamente todos, dispuestos a combatir. Así son las clases y razas (guerreros humanos, enanos, goblins, condes vampiro...) que han formado parte del elenco de personajes de «Total War: Warhammer 2». Inspirada en el universo fantástico de este célebre juego de rol, permite establecer tropas, recrear batallas épicas y mover los soldados en aras de la conquista de las regiones.

    Lleva una adictiva campaña de conquista y edificación de un imperio por turnos, con batallas explosivas, colosales y en tiempo real. Aquí, en la campaña por turnos, los jugadores se ubican en un Viejo Mundo despiadado y traicionero, donde la guerra es infinita y las alianzas convenientes. Sea cual sea la raza con la que el jugador decida jugar y las tácticas de conquista que emplee, da comienzo a un conflicto que amenaza con poner fin a todo el mundo conocido. Todas las razas son distintas y tiene sus propios personajes, mecánicas de campaña, unidades de combate y estilo de juego.

  27. NBA 2K18

    Es el rey de la cancha. No hay rival que se le resista. Y lo ha vuelto a demostrar. Además, la competición no ha sido lo único que se han encontrado los jugadores, puesto que «NBA 2K 18» ha incluido un original entorno abierto en donde vivir una experiencia interesante, buscar actividades y completar partidos callejeros. Como un «Grand Thef Auto» de baloncesto.

    En lo que respecta a su mecánica, se ha mantenido su esencia, pero se han mejorado los controles para que sean más intuitivos. De hecho, el manejo de la pelota en todas las áreas, los tiros, la definición de los mates y las defensas se nutren de varios tipos de mecánicas mucho más fáciles. La notable mejoría del modo carrera es ejemplo de un trabajo a mayores que no solo gana peso, sino que lo convierte en una experiencia adictiva. Visualmente, está definido por un realismo asombroso.