INVESTIGACIÓN

Google tiene hasta el 31 de octubre para contestar a las acusaciones de monopolio de la UE

En su pliego de cargos, el organismo antimonopolio planea presionar al gigante de internet para que deje de realizar pagos o descuentos a fabricantes de teléfonos móviles a cambio de preinstalar la tienda digital Google Play junto con el buscador

La UE vuelve a poner el foco sobre Alphabet: quiere detener sus prácticas anticompetivas con Android
La UE vuelve a poner el foco sobre Alphabet: quiere detener sus prácticas anticompetivas con Android - REUTERS

Nueva acometida contra las posibles actuaciones anticompetitivas de Alphabet -empresa matriz de Google- con su sistema operativo Android, el de mayor penetración del mundo. La Comisión Europea ha ampliado por cuarta vez el plazo de Google para responder a las acusaciones por conductas monopolistas. La compañía deberá dar una respuesta antes del día 31 de octubre, ha informado Reuters.

Reguladores antimonopolio de la Unión Europea (UE) planean solicitar a la compañía norteamericana que detenga el pago de incentivos financieros a fabricantes de teléfonos inteligentes para que preinstalen su motor de búsqueda en sus dispositivos en manera exclusiva y que podría acarrear una importante sanción.

Según ha adelantado la agencia «Reuters», la UE ha enviado recientemente un documento de 150 páginas a la empresa norteamericana en el que se solicitan sus comentarios. En su pliego de cargos, el organismo antimonopolio planea presionarle para que deje de realizar pagos o descuentos a fabricantes de teléfonos móviles a cambio de preinstalar la tienda digital Google Play junto con el buscador.

Los reguladores tienen previsto también impedir que Google obligue a los fabricantes a preinstalar sus propias aplicaciones al considerar que «restringe su capacidad» para usar sistemas operativos alternativos basados en Android. Considera que el gigante de la tecnología «no puede castigar o amenazar» a las empresas «por no cumplir con sus condiciones», según recoge el informe.

Esta nueva investigación de la Comisión viene de una denuncia presentada en 2013 por parte de FairSearch, grupo de presión con apoyo de las empresas del sector, que instan al organismo a recibir garantías para no verse perjudicados por el dominio del mercado de motores de búsqueda. Google podría enfrentarse a una multimillonaria multa, ya que sus prácticas son consideradas contrarias para la libre competencia. Se investiga a la compañía por posibles actuaciones antimonopolísticas desde 2011.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios