TRIBUNA DE OPINIÓN

¿Qué es la Gobernanza de Internet?

«Faltan organismos y regulaciones sobre otros aspectos esenciales, como por ejemplo, la libertad de expresión o la privacidad», reflexiona el autor

Qué es la Gobernanza de Internet, se pregunta el autor
Qué es la Gobernanza de Internet, se pregunta el autor - ARCHIVO

Dice el Diccionario de la Lengua Española que gobernanza es el «Arte o manera de gobernar que se propone como objetivo el logro de un desarrollo económico, social e institucional duradero, promoviendo un sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y el mercado de la economía». Y también, aunque en desuso: «Acción y efecto de gobernar o gobernarse».

Por eso, personalmente opino que la «gobernanza de internet» es un eufemismo, porque tanto una como otra acepción del término implican el hecho y la condición previa de que hay alguien que gobierna internet. Y, hoy por hoy, eso no es verdad. Dirán algunos que afortunadamente y otros que por desgracia. Pero la realidad es que no hay un gobierno de internet, al igual que no hay un gobierno del mundo.

Siendo realistas, si el sistema de gobernanza mundial que nació con la Sociedad de Naciones tras la I Guerra Mundial (1919) y se consolidó con la Organización de Naciones Unidas, después de la II Guerra Mundial (1945) no ha llegado a ser, como se pretendía, un gobierno efectivo mundial, ni a ejercer una gobernanza efectiva, no soy muy optimista respecto de que alcancemos dicha gobernanza en internet.

Es verdad que hay atisbos de esa gobernanza en algunos aspectos muy concretos de internet, como la UIT (Unión Internacional de Telecomunicaciones) o la OMPI (Organización Mundial de Propiedad Intelectual) o el ICANN (Internet Corporation for Assigned Names and Numbers), pero faltan organismos y regulaciones sobre otros aspectos esenciales, como por ejemplo, la libertad de expresión o la privacidad.

Ahora bien, tampoco debemos caer en un pesimismo/derrotismo por poner el listón muy alto. Y, al igual que a la ONU se le reconocen algunos méritos y logros (para mí, el más importante sigue siendo la Declaración Universal de Derechos Humanos de 1948), debe aspirarse a alcanzar en internet, si no un Gobierno o gobernanza, al menos unas normas o estándares mínimos o «reglas de juego» comunes a todos.

El reto más importante de la gobernanza de internet es, como dice la definición y persigue el Foro de la Gobernanza de Internet (IGF) promover ese «sano equilibrio entre el Estado, la sociedad civil y las empresas», pero estamos aún muy lejos de conseguirlo y digamos que van ganando por goleada las grandes multinacionales de internet en su pulso con los Estados e, incluso, las organizaciones regionales.

Curiosamente, en el momento todavía incipiente y en cierto modo «constituyente» que estamos viviendo de internet (esto no ha hecho más que empezar), a los que menos se nos ha hecho caso es a los ciudadanos, olvidando que las constituciones siempre se basan en la soberanía popular. Como la Constitución de EE.UU. (1787), que empezaba diciendo: «We, the People»: Nosotros, el Pueblo.

Quizás haya llegado ya el momento de iniciar el «proceso constituyente» de internet.

Borja Adsuara es consultor y experto en derecho y estrategia digital

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios