Tecnología - Redes

Guy Fawkes, el rostro detrás de Anonymous

La figura del revolucionario que intentó volar el Parlamento británico en el siglo XVII es, gracias a la influencia de la novela gráfica «V de Vendetta», la cara del grupo de «hacktivistas» que en los últimos años ha realizando protestas en internet

Detalle de la careta de Guy Fawkes que sirvió de inspiración para protestas
Detalle de la careta de Guy Fawkes que sirvió de inspiración para protestas - AFP

Pertenece ya al imaginario colectivo. No fue Tomás Moro ni Ernesto «Che» Guevara sino Guy Fawkes la figura clave en el entramado de «V de Vendetta». Esta novela gráfica escrita por Alan Moore e ilustrada por David Lloyd logró, en 2006, traspasar la frontera de las simples páginas para convertirse en un tótem revolucionario. El personaje, de actitudes anárquicas y en lucha contra un sistema corrupto, se convirtió pronto en un símbolo de libertad y de justicia.

Entre sus viñetas se mostraba aquel hombre escondido detrás de una máscara como una especie de héroe que emplea sus conocimientos y artes para desvelar una verdad incómoda. El cine interpretó el papel que le tocaba para transferirlo a las masas y elevarlo a una categoría icónica al alcance de muy pocos. El resto fue pura inercia. «Supongo que cuando estaba escribiendo V de Vendetta, en lo más profundo de mi corazón pensaba: "¿no sería estupendo que esas ideas realmente tuvieran impacto?". Así que cuando empiezas a ver que esa fantasía se introduce en el mundo real… Es curioso. Siento como si un personaje que creé hace 30 años de algún modo escapase del reino de la ficción», explicaba el propio Alan Moore en una entrevista concedida a «The Guardian» en 2011.

Y aquella careta de sonrisa embutida sirvió de inspiración para el movimiento «hacktivista» Anonymous, cuyos miembros decidieron rescatar esa característica efigie de bigote perfilado, entornados ojos y perilla para ser su anónimo rostro y ocultarse detrás de sus actos cibernéticos cuyo principal fin es, pese a las dudas que pueda suscitar para una parte de la población, el de tratar de desvelar algunas de las miserias de la sociedad.

Entidades bancarias, instituciones de toda índole, regímenes totalitarios o páginas de pornografía infantil han sido algunos de sus objetivos primordiales. El grupo ciberactivista ha estado, además, detrás de las polémicas filtraciones de Wikileaks o cuentas de empresas como El Corte Inglés o de los ataques a instituciones como la Academia de Cine española como protesta en contra de la normativa antipiratería. La plataforma comunitaria 4chan sirvió de nexo de unión para comenzar con las primeras conexiones entre miembros, al principio por diversión, pero desde 2008 Anonymous se manifiesta en acciones de protesta a favor de la libertad de expresión, de la independencia de Internet y en contra de diversas organizaciones, entre ellas, Daesh.

Esa máscara emblemática proviene de un acontecimiento acaecido en el siglo XVII. Un conspirador inglés, Guy Fawkes, miembro de la Conspiración de la Pólvora, intentó volar la Cámara de los Lores en Londres en 1605. De ahí que tras ese rostro se oculten grupos y ciberactivistas que operan en nombre de Anonymous, organización que actúa de manera descentralizada y desestructurada por lo que resulta muy complicado desvelar quién está detrás.

Símbolo de rebelión

Hoy en día Guy Fawkes es un auténtico símbolo universal. «Cuando vemos su máscara, todos la relacionamos automáticamente con una ideología, con un movimiento muy concreto. Pero no siempre ha sido así. En pocos años, apenas unas décadas, su figura ha pasado por tres fases muy diferenciadas que han ido haciéndola más y más grande en cada una de ellas», explica a este diario Carlos Alberto Fernández Urbano, más conocido como Cafu, dibujante de cómics y que ya ha trabajado para editoriales como Marvel.

La relevancia del británico es asombrosa. Cafu recuerda que durante su estancia en York -ciudad donde nació el personaje- cada 5 de noviembre se sigue celebrando que su plan para volar el Parlamento inglés fracasase. «En Inglaterra siempre se ha visto a este tipo como algo malo. Alguien en contra de todos los valores que hacían grande a la nación, siempre desde la perspectiva de los protestantes, claro», señala. A su juicio, gracias a «V de Vendetta» todo esto cambió y Fawkes pasó a representar «la lucha contra el poder opresor, la anarquía más romántica y la defensa del pueblo y del arte (o cultura) libre».

Pero no todo fue tan rápido como se cree. «En un principio, esta novela gráfica era algo minoritario, conocida en el mundo friki sobre todo, pero luego llegó la película y, finalmente, Anonymous. Con ellos, la figura de Fawkes estalló y llegó a todas partes. Ahora, al igual que en el cómic, esa máscara representa, para todo el mundo, la lucha anónima del pueblo contra la tiranía o cualquier tipo de opresión. Un símbolo universal».

Permeabilizando

Esa vinculación entre Anonymous y el misterioso revolucionario apodado «V» se encuentra en la forma en que éste opera. Porque para un colectivo en teoría sin rostro era necesario dotarle de una entidad para dar a conocer sus actividades. «Vive en un mundo hipercontrolado en donde los ciudadanos no tienen libertad ni capacidad de moverse y se queda al margen del sistema para poder conspirar y hacer públicos los secretos del estado. Cuenta muchas cosas que el público no ve porque las corporaciones ofrecen una visión muy sesgada del mundo. Y en Anonymous, sus acciones, tienen un papel de cara a sacar a la luz muchas cosas», sostiene Yago Jesús, experto en seguridad informática y editor del blog «Security by Default», en declaraciones a ABC.

La campaña de marketing para promocionar la película «V de Vendetta» sirvió, sea de paso, para dar a popularizar aquella máscara, que ya forma parte de la cultura occidental y se ha convertido, incluso, en un símbolo para los movimientos de protesta de toda índole, un lugar común, si te pones, para la reivindicación. «Cada vez ha ido permeabilizando en la sociedad con lo de la máscara y es una imagen icónica tanto como la del Che Guevara y es una forma de posicionarte a un lado», considera este experto. «Llevar la máscara identifica la lucha de internet contra los poderes establecidos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios