ANÁLISIS

Probamos el Moto Z

Lenovo trae a España su nuevo terminal estrella, de 5.5 pulgadas de pantalla, y que pone el foco en los aspectos modulares para ofrecer varias opciones a los usuarios

Mira en el video el análisis del producto - VIDEO: CAROLINA MÍNGUEZ

Aunque la mayoría de teléfonos móviles inteligentes suelen parecerse entre ellos, hay marcas que intentan diferenciarse y apostar, aún a riesgo de equivocarse, por propuestas originales. Lenovo ha caminado por esa senda con su nuevo terminal estrella, el Moto Z, un «smartphone» modular pensado para que el usuario decida cómo quiere que sea su móvil.

Este «smartphone» premium es fino y ligero (5.2 milímetros de ancho y 136 gramos) y está fabricado en aluminio de calidad aeronáutica militar y acero inoxidable. Cuenta con una pantalla Amoled Quad HD de 5.5 pulgadas y monta un procesador Qualcomm Snapdragon 820.

Tiene 4 GB de memoria RAM y 32 GB de memoria interna. Características nada desdeñables. Pero aún hay más. El usuario es quién decide cómo quiere que sea su móvil, por eso la compañía le permite ampliar su espacio añadiendo una tarjeta microSD de hasta 2 TB.

Ofrece también con una cámara de alta resolución de 13 megapíxeles, estabilizador óptico de imagen y foco láser para conseguir capturar instantáneas perfectas con cualquier tipo de luz. Además, su cámara frontal con 5 megapíxeles dispone de una lente gran angular y flash, ideal para «selfies». Según la compañía, la batería es capaz de aguantar hasta 24 horas y, gracias al cargador TurboPower, el usuario podrá cargar el teléfono para obtener hasta 8 horas de batería en sólo 15 minutos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios