Vista de la nueva piel sintética
Vista de la nueva piel sintética - ADVANCED SCIENCIE MAG

La piel sintética tan parecida a la humana que mide la presión, es sensible al tacto y se autorregenera

Científicos de la Universidad de Colorado han desarrollado un dispositivo que puede ser el futuro de implantes y de robots que pueden medir la temperatura de un bebé y se autorrepara con compuestos disueltos en alcohol

MADRIDActualizado:

Los investigadores llevan muchos años detrás de conseguir una piel sintética lo más parecida posible a la humana. Así, científicos de la Universidad de Colorado han dado un paso más en este objetivo consiguiendo que su prototipo de «e-skin» mida la temperatura de lo que toca, así como que controle la presión que ejerce sobre la superficie con la que está en contacto. Además, es capaz de regenerarse aplicando compuestos muy asequibles y se puede reutilizar.

Estas características convierten a esta piel sintética en el futuro para implantes en humanos, pero su aplicación va más allá en la robótica: aplicados a máquinas, éstas serán capaces de saber, por ejemplo, qué fuerza ejercer al estrechar la mano de un humano para no dañarlo o «para detectar si un bebé tiene fiebre», afirma Wei Zhang, co-autor del estudio, que fue publicado por la revista American Association for the Advancement of Science el pasado mes de enero. También servirían para recubrir prótesis y conseguir que su usuario tenga una verdadera sensación de tacto.

Otra de las capacidades más sorprendentes de esta nueva piel es que puede «curar» sus heridas tan solo aplicando tres compuestos concretos que se encuentran a la venta disueltos en alcohol. Con ellos, crecen nuevas moléculas alrededor de la «herida», que se acaba restableciendo.

Finalmente, su carácter reciclable permite que, una vez cumplida su función y al entrar en contacto con una solución determinada, ésta se disuelve, y se puede aprovechar para crear una nueva piel. El siguiente paso es implantar esta tecnología en dispositivos comerciales.