Tecnología - Software

Apple, a punto de abandonar Titán, su coche autónomo

Según «Bloomberg», la apuesta de los de Cupertino pasa ahora por centrarse en la inteligencia artificial, es decir, en el software necesario para desarrollar este tipo de vehículos

Apple renuncia, al menos de momento, a Titán, el que iba a ser su propio coche autónomo y en el que lleva trabajando desde hace dos años. Según «Bloomberg», la compañía ha decidido replantearse su estrategia tras «varios meses de desacuerdos» por parte de la junta directiva.

«Apple ha reducido drásticamente sus ambiciones de automoción, lo que le lleva a cientos de recortes de empleos y a tomar una nueva dirección que, por ahora, ya no incluye la construcción de su propio coche», publica el diario.

El famosos proyecto Titán estaba formado por unas mil personas. Muchas han sido reubicadas dentro de la compañía pero, según las fuentes que maneja «Bloomberg», hay quienes han abandonado en los últimos meses a raíz de conocerse la inviabilidad del proyecto.

Los ejecutivos de Apple han decidido que el equipo que queda centre sus esfuerzos en demostrar, antes de que finalice el año, en desarrollar el software de un coche inteligente. Es decir, la apuesta de los de Cupertino para por centrarse en la inteligencia artificial y no en un coche autónomo. De esta manera, no competirían directamente con Tesla o Google, quienes tienen sus propios coches autónomos, aunque sí podrían tener la tecnología necesaria para vendérsela a otras compañías.

A pesar de este nuevo plan hasta que finalice 2016, Apple no cierra las puertas a desarrollar su propio coche autónomo cuyo valor en el mercado llegaría a los 6,7 billones de dólares en 2030, según las estimaciones.

El proyecto Titán nació en el año 2014 y el objetivo de los de Cupertino era lanzar en 2020 su primer coche autónomo. Pero el iCar es, de momento, un sueño irrealizable por culpa, detalla «Bloomberg», de una falta clara de liderazgo. «El proyecto se ha arruinado debido a las luchas internas», aseguran. De hecho, parece que Steve Zadesky, exingeniero de Ford contratado por Apple, ya no forma parte del proyecto, mientras que al equipo se ha sumado Dan Dodge, exempleado de BlackBerry y uno de los creadores del software QNX.

Bob Mansfield, director del equipo, comunicó la decisión a todos los empleados en el mes de mayo: el nuevo objetivo era centrarse en el desarrollo de la tecnología, no en el coche. «En los meses siguientes, los ingenieros comenzaron a salir», asegura el medio, especialmente en agosto y septiembre.

«Los ejecutivos de Apple habían imaginado un coche eléctrico que podría reconocer a su conductor por huella digital y conducir de forma autónoma con sólo pulsar un botón», recuerda «Bloomberg». Pero luego, cambiaron de opinión y decidieron crear «un coche parcialmente autónomo».

Independientemente de las luchas internas, Apple también ha tenido problemas con los proveedores: la fabricación de un coche eléctrico no se hace en masa y, sin embargo, necesita de una gran inversión.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios