LANZAMIENTOS

Sony A99 II: resolución a 4K y formato completo

La firma japonesa anuncia su nueva cámara réflex, que monta un sensor de 42 megapíxeles y ráfagas de 12 «frames» por segundo, pensada para profesionales de deportes

Sony A99 II: resolución a 4K y formato completo

El universo de las cámaras fotográficas compactas ha dejado prácticamente de existir a manos de los teléfonos móviles más avanzados que cuentan con sensores y configuraciones exigentes. Estos últimos dispositivos, pese a haber alcanzado importantes niveles en los últimos años como se palma en lanzamientos recientes, se quedan aún unos cuantos pasos atrás en comparación con las profesionales que logran grandes resultados. Y ahí se planta una batalla muy bonita.

Y Sony, una de las empresas que más empeño pone en este sector, ha recuperado la esencia de la línea Alpha -gama de cámaras fotográficas réflex digitales- para presentar su nueva A99 II, una potente máquina con sensor retroiluminado de formato completo de 42.4 megapíxeles y un novedoso sistema de enfoque 4D Focus apoyado por la posibilidad de realizar ráfagas de 12 «frames por segundo. Y, por supuesto, capaz de grabar video en Ultra Alta Resolución o 4K en formato XAVC, el nuevo estándar de imagen a perseguir por la industria.

La munición que alberga esta cámara en su interior es impresionante. No defraudará a casi nadie. Además de la cantidad de megapíxeles que es capaz de obtener, cuenta con un sistema de enfoque automático de detección de fase híbrido que dispone 79 puntos de cruce dedicados y 399 puntos suplementarios, así como un sistema de estabilización de imagen de cinco ejes.

En efecto, se tratan de una serie de prestaciones óptimas sobre todo para la captación de imágenes de eventos deportivos, uno de sus grandes desafíos y el público principal al que va dirigida esta cámara. La A99 II incorpora un sensor Exmor R CMOS retroiluminado de 35 milímetros, un motor de procesamiento BIONZ X -sobre el papel, el de mayor velocidad- y el nuevo Front-End LSI que permite una sensibilidad ISO -cantidad de luz que necesita para hacer una fotografía- de 50-102.400 sin un filtro óptico de paso bajo para permitir la obtención de detalles más finos detalles y texturas naturales, es decir, «para una sensibilidad muy alta y bajo ruido». La firma japonesa, de hecho, asegura que las imágenes en condiciones de poca luz «no presentan problemas» para este dispositivo.

El resultado es una cámara ultra-rápida que promete generar disparos increíblemente detallados, incluso con objetos en movimiento rápido y en condiciones de luz difíciles. Gracias a un sistema de almacenamiento y procesamiento de datos, las tomas se pueden ver inmediatamente después de disparar, incluso cuando se encuentra en modo de disparo continuo de alta velocidad. En cuanto a su diseño, el nuevo modelo es un 8% más pequeño que el original y dispone de un agarre más ergonómico, con cuerpo de aleación de magnesio. Estará disponible, eso sí, a partir de noviembre de 3.600 euros sin objetivo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios