Trucos y consejos para sacar partido a Netflix

Modificar la calidad de imagen, personalizar los subtítulos o consultar estadísticas de usuario son algunas posibilidades que ofrece la plataforma de «streaming»

MADRIDActualizado:

La plataforma de «streaming» Netflix, al igual que otros rivales como HBO o Wuaki, han agitado en los últimos años la manera en la que las personas, hoy en día, consumen contenidos audiovisuales. en la actualidad, la compañía americana presume de disponer más de 93 millones de suscriptores, que han generado unos beneficios de 176 millones de euros, un incremento del 52% respecto al mismo periodo del año anterior.

Según los datos del panel de hogares la Comisión Nacional de Mercados y Competencia (CNMC), el servicio de películas y series en «streaming» ha duplicado sus usuarios en medio año en España. Ya está presente en un 3,4% de los hogares con acceso a internet, unos 540.000 hogares. Sin embargo, la mayoría de usuarios desconocen algunos trucos y consejos que les puede servir para sacar el mayor provecho. Algunos son interesantes y otros sorprendentes.

Personalizar los subtítulos

Una de las ventajas de este tipo de plataformas es que ofrecen la posibilidad de visualizar el contenido en versión original, la cual cuenta con los matices idiomáticos que muchos amantes del cine valoran profundamente. El servicio, por supuesto, da la opción al usuario de activar los subtítulos, pero aparecen de una forma concreta por defecto.

Pues bien, es posible modificar y personalizar algunos aspectos al gusto del consumidor. Para ello hay que acceder a la versión web (tanto para ordenadores PC como para dispositivos móviles) y dirigirse a Mi Cuenta/Mi Perfil/Aspecto de los subtítulos. Una vez en este apartado, el usuario puede modificar el color de los mismos, el tamaño del cuerpo de texto, añadir sombras para que sean más legibles o determinar si ponerles color de fondo o en la ventana. Unas opciones interesantes que más de uno valorará. Por supuesto, se puede restablecer la configuración pretederminada.

Configurar la calidad de reproducción

Otra de las opciones dispones en la cuenta personal de Netflix es la posibilidad de configurar la calidad de reproducción, un aspecto sin duda esencial. Para ello, tan solo hay que dirigirse a Mi Cuenta/Mi Perfil/Configuración de reproducción y elegir una de las cuatro opciones existentes (automático, bajo, mediano o alto).

Cada opción varía la emisión final. Por ejemplo, en la categoría «bajo» los videos se mueven a 0.3 GB por hora, con lo cual puede ser usado cuando se dispone únicamente de la tarifa de datos móviles y no se quiere consumir demasiado ancho de banda. Lo lógico, sin embargo, es dejarlo automático.

Eliminar reproducción automática

La interfaz de usuario de Netflix está diseñada para el consumo constante de videos. Las sugerencias y la manera de enlazar video tras video es fundamental para este desafío. Por defecto, sin embargo, y para poner en práctica esta propuesta, la plataforma tiene activada la reproducción automática del siguiente episodio de una serie.

Una interesante característica cuando se dispone de tiempo, pero molesta para otras personas. Pues bien, se puede desactivar. Para ello, hay que dirigirse igualmente a Mi Cuenta/Mi Perfil/Configuración de reproducción y desactivarlo. Así de sencillo.

Cuidado con los más pequeños

Todos los servicios digitales deberían incluir filtros parentales, y más aquellos que ofrecen contenido audiovisual, el cual muchas veces no se ajusta a la edad recomendada para los más pequeños de la casa. Afortunadamente, Netflix ofrece la posibilidad de crear perfiles diferentes para ellos que sugiere y muestra videos y películas ajustados a sus años. Sin embargo, es tan fácil como entrar en otra pestaña para consultar aquella serie de terror y violencia que cualquier padre no quisiera que su hijo viera.

Activarlo es también sencillo. Hay que dirigirse a Mi Cuenta/Control parental y, una vez dentro, introducir una contraseña para configurarlo mediante un pin de cuatro dígitos que dará opción para seleccionar contenido para adultos, para el rango de edad en torno a los 12 años o los menores de 7 años. Claro está, de nada sirve si esta clave los más pequeños de casa ya la conocen.

Conocer de antemano las películas y series que desaparecerán

Uno de los aspectos más controvertidos de este servicio es que periódicamente su catálogo se actualiza. Dada su extensión, la compañía concibe su consumo al instante. Más vale ver esa serie ahora que dejarla para después, puesto que puede ser que se dé el caso que la película de marras que habías pensado ver el mes que viene (o la vas dejando hasta que encuentres un momento en tu apretada agenda) deje de estar disponible justo en ese instante.

Más o menos la lista y fechas de contenido que se añade y desaparece se va conociendo, pero también es posible consultarla rápidamente en una página especial, Unogs, en donde se recopilan los videos que llegarán pronto a tu territorio. Vamos, muy útil.

Descubrir géneros ocultos (que los hay)

También práctico es la localización de géneros y subgéneros que están ocultos en las primeras capas de la interfaz de Netflix. La plataforma dispone de una interfaz algo controvertida. O te encanta o la odias, ya que su organización en ocasiones resulta confusa. Se puede acceder a estas categorías a través de un código numérico introducido después de la siguiente dirección http://www.netflix.com/browse/genre/XXXXXX. Esas «equis» hay que sustituirlas por el número del género o categoría concreto para acceder a los contenido específicos. Hay una página ¿secreta? que se recopilan estas categorías.

Cómo conocer estadísticas de la actividad

También es posible consultar algunas estadísticas y datos interesantes como los últimos accesos a la cuenta (útil si compartes cuenta), aunque el historial se puede eliminar fácilmente. Para ello, hay que dirigirse a Mi Cuenta/Actividad de visionado. También, desde aquí, se puede saber quién se ha conectado, desde dónde, la hora y el tipo de dispositivo. Se consulta desde «Último acceso de la cuenta».

Mejorar las sugerencias

Una de las bases tecnológicas de este tipo de plataformas es su capacidad de devolver sugerencias y propuestas en función de la actividad y gustos del usuario. Netflix, en este caso, ha cambiado recientemente su sistema de valoración de estrellas por el tradicional «Me Gusta» o «No me gusta». Un algoritmo informático se encarga de sugerir el contenido más acorde a estos parámetros personales.

Pero, en ocasiones, y dada la ingente cantidad de contenido disponible, es difícil muchas veces ir puntuando todo aquello que vemos. De esta forma, relleando una encuesta online se pueden afinar más los resultados. Por cierto, cualquier usuario también puede proponerle a la compañía que añada un título en particular, otra cosa es que finalmente por compromisos editoriales o negocio no lo hagan.