Algunos de los trabajos de TeamLab - ATLAS

Un museo solo con obras de arte digitales: llega la era de los «ultratecnológicos»

El colectivo TeamLab, integrado por diseñadores, desarrolladores y programadores, expondrá su obra este verano en Tokio después de haber recorrido Londres, Singapur y Estambul

MADRIDActualizado:

El arte, en su afán por explorar nuevos formatos, ha encontrado en la tecnología un aliado perfecto. A los pintores, escultores o músicos se unen diseñadores, imformáticos, ingenieros y programadores que dan vida a las obras más allá de lo imaginable. Este es el concepto de los autodenominados artistas «ultratecnológicos», quienes interactúan con el espectador en experiencias inmersivas como la que ha creado TeamLab, un grupo de profesionales centrado en el arte experimental japonés.

Sus obras, que son demandadas por todo el mundo, estarán reunidas desde este verano en un museo de Tokio de más de 10.000 metros cuadrados en el que los visitantes podrán encontrar obras interactivas en las que sumar sus propias criaturas inventadas o estar en el centro de una llucia de estrellas.

A pesar de que no se conocen muchos datos acerca de cómo será la exposición, que prometen que cambie «cada día», sí se sabe que la combinación de proyectores y monitores en paredes, techos y suelos producirá «una experiencia inmersiva», según el director de comunicaciones de TeamLab, Takashi Kudo.

«Cuando creas algo, ya hay límites. Si lo haces en un lienzo, hay límites; si haces una escultura, no puedes cambiarla. Pero para el arte digital, siempre puedes cambiar, porque el mundo digital no existe en realidad. Queremos que las personas entren realmente en nuestras obras de arte», ha declarado Kudo para la CNN.

Este colectivo ya ha estado presente en otras ciudades como Londres, Sidney o Estambul, y es conocido por sus obras a gran escala, como «Wander through the Crystal Universe», exhibida también en Tokio en 2016. La última muestra, «Walk, Walk, Walk: Search, Deviate, Reunite», se inauguró en la National Gallery de Singapur a principios de este mes. Dentro de la instalación, se invita a los visitantes a pasear entre las flores de cerezo y los bosques de bambú, pasando a los peatones digitales que cambian de dirección y responden a los movimientos de la vida real.