Sociedad

Un youtuber ruso se enfrenta a cinco años de cárcel por grabarse jugando a «Pokémon Go» en una catedral

El joven ha estado detenido durante dos meses y se le acusa de un delito de ofensa a la sensibilidad religiosa

Ruslan Sokolovsky, un famoso youtuber en Rusia, se filmó cazando pokémons en la iglesia de Todos los Santos en Yekateringurg (Rusia)
Ruslan Sokolovsky, un famoso youtuber en Rusia, se filmó cazando pokémons en la iglesia de Todos los Santos en Yekateringurg (Rusia) - REUTERS
ABC/EFE - Actualizado: Guardado en:

Ruslan Sokolovsky, un famoso youtuber en Rusia, se filmó cazando pokémons en la iglesia de Todos los Santos en Yekateringurg (Rusia) a mediados de agosto burlándose de lo que le ha acabado ocurriendo a él. Pretendía reírse de las advertencias del Gobierno ruso de no poder jugar al juego de realidad virtual en lugares sagrados bajo amenaza de ser acusados por leyes antiblasfemia.

El vídeo en cuestión ya cuenta con más de 900.000 visitas y en él, el propio joven de 21 años comenta «¿Cómo puede uno ofender por entrar en una iglesia con un "smartphone"?».

Según la página de noticias web rusa Meduza la policía comenzó a investigarle nada más haber publicado el vídeo. Un portavoz de la Iglesia Ortodoxa rusa ha declarado que no ha sido el hecho de jugar a «Pokémon Go» lo que ha provocado la detención del joven, si no el carácter y el tono del vídeo.

Un comunicado del comité de investigación local explicaba que Sokolovsky había sido acusado por incitar al odio y por ofensa a la sensibilidad religiosa.

#FreeSokolovsky

Amnistía Internacional (AI) pidió ayer la liberación de Sokolovsky: «"Lo absurdo del caso del bloguero ruso encarcelado por jugar al Pokémon Go en una iglesia pone de manifiesto lo que ocurre cuando las autoridades tienen tan poco respeto por la libertad de expresión», señalaron en un comunicado.

Aunque admite que el comportamiento del joven puede ser considerado «irrespetuoso por algunos», Amnistía aduce que no se debería «encarcelar a la gente solo por herir los sentimientos religiosos».

La nota de AI reconoce que Sokolovski acudió a la iglesia el pasado 11 de agosto después de que la televisión pública advirtiera en julio contra la práctica de cazar pokémones en templos religiosos o cerca de la frontera, bajo la amenaza de penas de cárcel.

Los mensajes de apoyo al joven se suceden en las redes sociales con el hashtag #FreeSokolovsky.

El joven fue arrestado por «impedir el ejercicio del derecho a la libertad de conciencia y religión e instigar al odio», en virtud de una ley promulgada tras la famosa homilía punk protagonizada por el grupo Pussy Riot en la catedral de Cristo Salvador de Moscú en 2012.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios