YouTubeLa increíble reacción de una planta al sufrir «bullying»

Un experimento de IKEA para concienciar sobre el acoso escolar ofrece sorprendentes resultados

Actualizado:

Cada vez estamos más concienciados sobre la importancia de combatir el 'bullying', un problema que causa sufrimiento a muchos jóvenes en edad escolar. En España afecta a uno de cada tres niños, según un estudio realizado por la Fundación Anar y Mutua Madrileña. La educación es una herramienta fundamental para acabar con este tipo de acoso, pero no debe dirigirse únicamente a los chavales, sino a todo el mundo. Llegar a gente de todas las edades es lo que ha intentado IKEA con una original campaña protagonizada por dos plantas.

Para llevar a cabo su experimento, la firma sueca colocó dos macetas iguales en una escuela. Durante un mes, ambas recibieron las mismas cantidades de agua y fertilizante y estuvieron expuestas a luz solar las mismas horas. La única diferencia en sus rutinas fue el trato que se les dispensó. Se pidió a varios estudiantes que grabasen insultos y desprecios por un lado y palabras amables por otro. Una de las plantas estuvo expuesta a los improperios, mientras que la otra se quedó con todo el cariño de los audios.

El resultado final es sencillamente asombroso, como puedes comprobar en este vídeo que IKEA ha compartido en su canal de YouTube. Mientras que la planta mimada lucía radiante y sana tras un mes repleto de afecto, la planta acosada se veía mustia, casi triste. Una imagen impactante para los jóvenes, que se implicaron en el proceso a través de las grabaciones y siguieron muy de cerca la evolución de las plantas, entendiendo cómo puede afectar la presión a un ser vivo.

Profesores y expertos advierten que uno de los grandes obstáculos que encuentran para alertar sobre el bullying es que muchos niños no son conscientes del daño que pueden llegar a causar. Consideran normales ciertos comportamientos de acoso y no se ponen en el lugar del compañero afectado, que a menudo oculta su dolor por vergüenza. Las hojas pálidas de una planta sirven para recordar que también una persona puede marchitarse al ser tratado con desprecio por aquellos que están a su alrededor.