Vegetarianos, veganos...y ahora también llegan los flexitarianos, reducetarios o pescetarianos

Las dietas son tan variadas como alimentos existen en nuestras cocinas

MADRIDActualizado:

Hace escasos meses se hizo público en Italia un extenso estudio, fruto de un año de trabajo y en el que se analizaron 120 informnes internacionales que concluía que el veganismo, por sus carencias y ser un régimen alimenticio no equilibrado, debe ser rechazado con firmeza para los niños.

El documento puso de relieve que ningún especialista debería recomendar a los padres dar una dieta vegana a sus hijos en los primeros años de vida. Se destaca que esta forma de alimentación induce a menudo a que surjan enfermedades, si no en breve, sí a largo plazo. El veganismo evidencia carencias de nutrición importantes, como las proteínas, zinc, calcio, hierro, vitaminas D y B12, omega 3 y yodo.

Sin embargo, en el caso de las dietas vegetarianas se muestran algo más abiertos, siempre que se incluyan los huevos, leche y alimentos con hierro, omega 3 y vitamina B12. Pero, ¿qué diferencia hay entre vegano y vegetariano?

Un vegetariano, también llamado ovolactovegetariano (incluyen lácteos y huevos), es «alguien que no come carne, sea roja, blanca o procesada, ni tampoco pescado o marisco, o cualquier alimento elaborado con dichos productos», explican Julio Basulto y Juanjo Cáceres en su libro «Más vegetales, menos animales». Los veganos son más estrictos, ya que excluyen cualquier producto de origen animal, incluidos lácteos, huevos y derivados.

«Tiempo e información a las familias son dos aspectos necesarios para contribuir a que los niños vegetarianos y veganos tengan todos los nutrientes necesarios para su crecimiento y normal desarrollo», explica Miriam Martínez Biarge, pediatra del Department of Paediatrics del Imperial College NHS Trust- Hammersmith Hospital de Londres (Reino Unido).

Crudiveganos

Pero vegetarianos y veganos es solo una de las infinitas opciones para los que huyen de la carne. Los crudiveganos, por su parte, siguen la dieta más antigua del mundo. Se alimentan a base de frutas, verduras y hortalizas crudas o calentadas como máximo a 41,5ºC. Los seguidores de esta filosofía consideran que, a partir de esa temperatura, el fuego arrebata a los alimentos frescos sus propiedades.

Flexitarianos

También hay otro subgrupo dentro de los vegetarianos: los llamados flexitarianos. La comida flexitariana es un tipo de alimentación basada en legumbres, verduras, cereales y frutas que incorpora de forma ocasional proteínas procedentes de carne o pescado.

Según un informe del año pasado del Observatorio Nestlé sobre Hábitos Nutricionales y Estilos de Vida de las Familias el 17% de la población, lo que supone más de cinco millones de españoles, se identifican con la opción flexitariana.

Reducetarios

Los reducetarios que tienen su propia organización, la «Reducetarian Foundation» promueven, como su nombre lo indica, una dieta reducida en cuanto al consumo de carne (así como huevos y leche) «con el objetivo de mejorar la salud, proteger el medio ambiente, y evitar la crueldad a las que están sometidos los animales de granja.

Dieta pegan

Es una combinación de lo más extraña: son aquellos que siguen la paleo dieta (basada en un elevado consumo de frutas, verduras, carne roja, pescado, huevos, marisco, frutos secos y grasa saludable como la del pescado azul y, a su vez, son veganos.

¿Esto es posible? Parece que sí. Aproximadamente el 75 por ciento de los alimentos de esta dieta pegan son frutas y verduras, y el otro 25 por ciento es proteína animal y grasas buena. La idea es que al apropiarse de los mejores trozos de ambas dietas, se logre un equilibrio nutricional y sostenible perfecto.

Pescetariano

Sigue una dieta similar al vegano pero incluye en su dieta el pescado.

Frutariano

También conocidos como frutarianos no comen más que frutas. Huelga decir que es una dieta altamente restrictiva y que conlleva un riesgo extremo de desnutrición. Incluso el sitio web Fruitarian Info señala que «no se recomienda una dieta de fruta al 100 por ciento». Las verduras, agrega, son vitales para una nutrición adecuada. Más allá de esto, no hay mucho más que un fructariano pueda comer. Steve Jobs era un acólito ocasional.