Terremoto Lento despertar de un volcán a las puertas de Roma

Areas subterráneas se están llenado de magma y el terreno se eleva de 2 a 3 milímetros

Paradoja de los terremotos en Italia: Menos potentes, pero más destructivos, porque se producen en terreno montañoso, tienen menos profundidad y el patrimonio edilicio italiano es viejo y sin controlar

Vídeo: Consecuencias del terremoto del pasado fin de semana - EFE
ÁNGEL GÓMEZ FUENTES - abc_conocer Corresponsal En Roma - Actualizado: Guardado en:

Un volcán se está despertado a las puertas de Roma y la tierra se eleva de 2 a 3 milímetros cada año. Un estudio confirma esta actividad sísmica en pueblos que son dormitorios de Roma y están a unos 25 kilómetros de la capital italiana: Ariccia, Castel Gandolfo, Albano, Marino y otros, todos ellos conocidos como «Castelli romani». Se excluyen riesgos inminentes para la ciudad eterna. De todas formas, el miedo y el pánico se adueñaron también de miles de familias romanas.

Roma tembló por el fuerte terremoto de Amatrice, del 24 de agosto, que ocasionó 298 víctimas mortales, y sobre todo la capital italiana ha temblado por el terremoto del pasado domingo, que ha destruido más de cien pueblos en las regiones de las Marcas y Umbria. El municipio de Norcia, cuna de San Benito, patrón de Europa, cuya basílica y monasterio se han derrumbado, se ha convertido en símbolo de este devastador movimiento sísmico, que en Roma, además de miedo, causó también daños materiales en algunos monumentos.

No «Big One» en Roma

Ante la reiteración de fuertes terremotos en Italia –la media es uno muy fuerte cada tres años- muchos se preguntan si Roma puede sufrir también un devastador movimiento sísmico, teniendo en cuenta la actividad volcánica a sus puertas. Los expertos dicen que en Roma no habrá un «Big One», el gran supuesto terremoto que según los científicos tendría una energía superior a los 8 grados Richter y durará de 3 a 5 minutos en California. O en todo caso tendrá que esperar siglos. Los geólogos explican que el único peligro para Roma está representado por el volcán que a sus puertas podría entrar en erupción. Pero para ello habría que esperar unos mil años, un tiempo insignificante geológicamente hablando, pero se trata de un lentísimo despertar en tiempo humano.

El estudio sobre la zona de «Castelli romani», publicado en Geophysical Research Letters, lo ha realizado un equipo internacional del Instituto italiano de geofísica y vulcanología, la universidad La Sapienza, el CNR (un centro público de investigación en Italia) y la Universidad de Madison. Después de reconstruir la historia de esta importante área volcánica, los científicos llegan a esta conclusión: «Existen volcanes diversos. Científicamente podemos definir este terreno como volcánicamente activo, pero está quieto; es decir, no hay evidencia que esté extinto, muerto, pero tampoco hay indicios de una próxima erupción. Los cráteres son los lagos de Ambano y Nemi o el lago ya seco de Ariccia. No se encuentran ejemplos análogos en Europa», afirma Fabrizio Marra, investigador del instituto Nacional de Geofísica y Vulcanología (INGV).

Roma no será Pompeya

El estudio precisa que existen cámaras subterráneas, en las cuales se está acumulando el magma, situadas entre 5 y 10 kilómetros de profundidad, suficiente como para no suscitar preocupación. Según Fabrizio Marra, no existen riesgos inminentes para los romanos, ni tiene sentido hacer un plan de intervención, como sí lo hay en la zona próxima al Vesubio, donde las erupciones son frecuentes, la última durante la Segunda Guerra Mundial. Así, pues, imaginar a Roma como Pompeya es un juego de fantasía.

Otra cosa distinta es realizar planes de seguridad para las casas, palacios, iglesias y monumentos, porque los terremotos continuarán, teniendo en cuenta que la amenaza sísmica para Italia es muy grande, desde el norte al sur.

Terremotos más destructivos de Italia

Los expertos subrayan que en este país los terremotos son menos potentes, pero, paradójicamente, más destructivos. El investigador Mario Tozzi, del INGV, da esta explicación: «Italia tiene estructuras geológicas a escala más reducida y menos energía, pero los terremotos causan más víctimas que en Japón o en California por dos motivos: en primer lugar, Italia es un país montañoso y esto agrava los daños; en segundo lugar, los terremotos italianos tiene una escasa profundidad, difícilmente superan los 30 o 40 kilómetros, situándose en general en torno a los 10 kilómetros». En consecuencias, las ondas sísmicas no se atenúan porque atraviesan un espesor menor de rocas de cuanto sucede en Japón o en Chile, subraya Mario Tozzi, quien concluye destacando como otra causa fundamental para la destrucción en Italia la antigüedad de su patrimonio edilicio: «Es viejo y poco controlado. Los terremotos devastan Italia porque es un país constantemente no preparado».

Daños en la Ciudad Eterna

La explicación de Mario Tozzi ha tenido fiel reflejo en los últimos terremotos ocurridos en Italia y las consecuencias que se han visto también en la capital italiana. Por ejemplo, hubo caídas de escombros las basílicas de San Pablo y San Lorenzo, grietas en la iglesia de San Eustaquio.

Daños sufrió también la cúpula de Sant’ Ivo en la Sapienza, obra maestra de Borromini, el puente de Mazzini y las murallas Aurelianas. Además, por prevención se inspeccionaron las basílicas romanas, incluida la de San Pedro, el Coliseo y los foros imperiales.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios