Sociedad

Tecnología de vanguardia en el corazón de Extremadura

El Centro de Cirugía de Mínima Invasión «Jesús Usón» celebra su décimo aniversario con 17 patentes y la formación de 19.000 sanitarios

Laboratorio de Terapia Celular del centro «Jesús Usón»
Laboratorio de Terapia Celular del centro «Jesús Usón» - ABC

Uno de los centros de vanguardia tecnológica más sofisticados de Europa está en Cáceres, en el corazón de Extremadura. Es el Centro de Cirugía de Mínima Invasión «Jesús Usón» (CCMI), una rareza que aglutina investigación y formación de especialistas en todas las técnicas que permiten operar sin abrir a los enfermos, ya sealaparoscopia, endoscopia, microcirugía o cirugía endoluminal. De sus laboratorios han salido los diseños y desarrollos de algunos de los equipos quirúrgicos que están convirtiendo la cirugía en una disciplina menos agresiva y más precisa.

La vocación de la institución era revolucionar la forma de operar, pero hoy las instalaciones de Cáceres son mucho más que cirugía. Allí se investiga en terapia celular, nanotecnología, robótica o reproducción asistida.

Por sus aulas de formación han pasado ya más de 19.000 profesionales sanitarios de numerosas partes del mundo para participar en alguna del más de centenar de actividades formativas que realizan al año. Allí cuentan con quirófanos y simuladores donde entrenan y practican sus habilidades quirúrgicas antes de iniciarse con enfermos reales. En estos quirófanos sofisticados se validan también nuevos procedimientos y dispositivos médicos.

Fuente de riqueza

La institución genera riqueza en forma de patentes. Hasta la fecha se han logrado 17 patentes. Una de ellas, la sutura laparoscópica, puso fin a los «clips» con los que en los quirófanos de todo el mundo se cerraban la mayoría de las intervenciones. La sutura «made in Spain» acabó con los problemas de cicatrización que generaban.

El alma del centro es Jesús Usón, un catedrático de Patología Quirúrgica y Cirugía que vendió su proyecto a la Junta de Extremadura porque no lo querían en su tierra natal. Hoy se define como «extremaño». «Nací en Aragón pero llevo tres décadas en Extremadura que es donde he logrado el apoyo suficiente», cuenta a ABC.

Orgullo nacional

El proyecto empezó en 1986 en unas instalaciones más reducidas. En 2000 se inauguró el centro de 20.000 metros cuadrados que ahora es un orgullo nacional. Usón pidió la ampliación al entonces presidente de Extremadura, Juan Carlos Rodríguez Ibarra. «Le dije que si lo hacía no se equivocaría y creo que nadie se ha arrepentido», ríe.

La institución cubrió un vacío en tecnología punta en el sector sanitario y ahora que cumple diez años se ha convertido en una institución clave en biomedicina. «Una de las áreas de más impacto es la investigación de la medicina regenerativa en enfermedades cardiovasculares, explica Francisco Sánchez Margallo, su actual director científico.

De los laboratorios del CCMI han salido terapias celulares y otros compuestos para regenerar corazones infartados. No olvidan su vocación inicial y siguen perfeccionando la cirugía al mismo ritmo que cambia la tecnología. «La tecnología "4K", la última que se ha integrado en los televisores y perfecciona la imagen ya se está integrando en la cirugía laparoscópica. La realidad virtual y aumentada será también clave en la planificación quirúrgica», aventura.

Toda la actualidad en portada

comentarios